Compartir
Publicidad
¿Se está trasladando el consumo de televisión de la tele al smartphone o tablet?
Móvil y sociedad

¿Se está trasladando el consumo de televisión de la tele al smartphone o tablet?

Publicidad
Publicidad

Últimamente no dejamos de leer noticias sobre los distintos movimientos de Netflix a lo largo y ancho del planeta. Para más inri, HBO viene de camino a España y Amazon Instant Video revolotea por Europa poniendo los ojos ya en nuestro país. ¿Qué tienen en común todos estos servicios? Exacto, su fuerte apuesta por el smartphone.

La explicación es bastante lógica, claro. Cuando hablamos de que el número de horas que dedicamos a juguetear con nuestro móvil aumenta, el consumo de contenidos audiovisuales lo hace forma bastante pareja, pese a que siguen primando las redes sociales por encima del resto. Los datos los facilita Ericsson, desde su división Ericsson ConsumerLab, y aunque se trata de datos en constante movimiento, ayudan a vislumbrar la tendencia.

El streaming crece de forma imparable

Consumo Television Frente A Moviles 2015

El streaming es una realidad, ya va siendo hora de que dejemos de hablar de ello como si se tratase del futuro. Tan sólo en los últimos 3 años el porcentaje de usuarios que consumen contenidos audiovisuales bajo demanda ha crecido un 135%, y si de ese dato extraemos el 65% que lo hace directamente en móviles ya tenemos a un 30% de la población española conectada a una pantalla que no está ni sobre una mesa ni colgada en la pared.

Hablando únicamente de series, sin contar con las películas y el resto de vídeo por streaming como el que llega a través de Youtube y similares, el consumo en España ha aumentado un 235%. Un crecimiento nada despreciable. De 2010 hasta ahora, el combo móvil + tablet ha crecido hasta acaparar casi el 50% del consumo total y fijándonos en la tendencia de los "millenials" vemos que esa cuota seguirá aumentando.

Las nuevas generaciones inclinan la balanza hacia el móvil

Si nos fijamos en la gráfica de consumo por edades es fácil darse cuenta de qué está ocurriendo. Los jóvenes, eminentemente móviles en todos sus comportamientos, son los que van quitando oxígeno a las televisiones tradicionales. Al modelo de consumo estático y en pantalla grande. Conforme aumenta la edad, la televisión va teniendo más protagonismo pero ése es precisamente el problema. Las nuevas generaciones ocupan el sitio de las más antiguas.

El cambio en el modelo de consumo, por edades

Así pues, el tiempo irá pasando y la televisión móvil acabará quedándose con la gran mayoría del consumo de contenidos. De forma tan inexorable como el paso del tiempo, o como la muerte y Hacienda, el modelo actual está condenado a la extinción. Primero fueron los bracicortos tiranosaurios y después caerán los contenidos con los que el usuario no puede interactuar, en los que no decide.

Las ventajas de consumir televisión en el móvil

Sólo hace falta fijarse en que los servicios de vídeo bajo demanda permiten varios usuarios por cada cuenta, algo que fomenta que cada uno de ellos se busque la forma más cómoda de consumir su propio contenido. Así que aunque la pantalla principal de la casa sigue en plena forma, los móviles y tablets van capturando más y más horas de visionado. Haciendo que los dispositivos en movilidad ganen terreno a cada año que pasa de forma inexorable.

Otro dato a tener en cuenta es que mientras que la televisión favorece el uso de una segunda pantalla, el smartphone o el tablet captan toda nuestra atención, por lo que cuantas más horas dediquemos al consumo de contenidos en pantallas portátiles, menos horas dedicaremos a dispositivos más tradicionales como la televisión convencional.

La respuesta de las cadenas de televisión

Conscientes de esta tendencia, pues manejan datos de consumo a diario para anticipar variaciones en sus audiencias, las cadenas de televisión llevan tiempo queriendo frenar la fuga de usuarios. ¿Cómo? Pues ofreciendo precisamente lo que éstos demandan y encuentran en otros servicios. La huída hacia la nube de muchas cadenas es patente y el consumo bajo demanda, crece.

Atresplayer

Aplicaciones como Atresplayer o Mitele en cuanto a las cadenas privadas, o las propias de RTVE en la pública, buscan mantener el consumo de sus propios contenidos que, por otra parte, también aparecen en terceros proveedores. Sólo hay que echar un ojo a los contenidos de Netflix para encontrar, por ejemplo, series como Allí Abajo o El Ministerio del Tiempo. Los actores "más móviles", además de producir contenido propio, también licencian contenido tradicional.

Su gran ventaja, son servicios gratuitos

Mientras que Netflix y compañía viven de una suscripción mensual, las aplicaciones de las cadenas de televisión siguen financiándose a través de la publicidad. Bueno para el usuario por tener el contenido de forma gratuita, malo para el usuario pues la publicidad sigue el mismo modelo de televisión; tanto en abundancia como en invasividad.

Con todo, las propias televisiones apoyan el salto al móvil, o quizá será mejor decir que se adaptan de forma forzosa. La televisión no se consume como antes y las primeras en notarlo han sido ellas, pese a que la respuesta no ha sido tan veloz como cabría esperar. Actores como Youtube, más que consolidados, tienen una tímida respuesta con plataformas como Flooxer, casi abocadas al fracaso desde su nacimiento. La televisión ya es móvil, aunque el vuelco en las estadísticas esté siendo lento.

Datos móviles

Las tarifas de datos, el último escollo

Sabiendo que la tendencia en cuanto a consumo de televisión en móvil es ascendente, el único freno para que explote de forma definitiva es cuando hablamos de movilidad real, de echar mano de nuestras tarifas de datos. Una hora de vídeo en SD bajo 4G acerca el consumo a los 700/800MB mientras que con el contenido en HD supera sobradamente el GB de datos por hora. Algo a solucionar en un futuro con tarifas planas reales que funcionen como una ADSL móvil.

HBO, Netflix, Movistar Series, Amazon Instant Video. Demasiadas apuestas de peso para trasladar el consumo de televisión a los móviles como para continuar anclados a la idea de que se trata de algo temporal. No es descartable que en unos años la televisión, el dispositivo, como la conocemos ahora, sea una mera receptora de lo que decidamos enviar desde nuestro móvil. Conectar la televisión y ver algo que otros programan sin nuestro consentimiento puede acabar siendo cosa del pasado. Los datos están ahí.

En Xataka Móvil | Un 80% de los españoles ve la televisión mientras usa el móvil

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio