Publicidad

¿Y si tu operadora no te cobrara por el streaming de música en el móvil? T-Mobile y la neutralidad en la red

¿Y si tu operadora no te cobrara por el streaming de música en el móvil? T-Mobile y la neutralidad en la red
34 comentarios

Publicidad

Publicidad

Hace menos de dos días que la operadora T-Mobile anunció una novedad interesante en su servicio a los clientes que tiene en Estados Unidos. El programa llamado Music Freedom permite que ciertos servicios de streaming de música no tengan coste para los usuarios. Oír música en streaming les saldrá a coste cero en sus facturas móviles.

La lista de proveedores incluye a Pandora, Rhapsody (y su variante T-Mobile, bautizada "Rhapsody unRadio"), iHeartRadio, iTunes Radio, Slacker, Milk y Spotify, pero además los usuarios podrán votar en el sitio web oficial de la iniciativa para tratar de conseguir que otros servicios (como Google Play Music o Rdio) también estén disponibles. A priori la idea es fantástica, pero algunos analistas apuntan a que eso podría volver a debilitar el concepto de neutralidad en la red.

Datos "musicales" ilimitados

John Legere, CEO de T-Mobile, se presentaba ante su audiencia en un escenario en el que los colores rosa chillón -propios del branding de la empresa- mandaban claramente. Y lo cierto es que esa característica chillona se trasladó a los dos grandes anuncios -muy llamativos ellos- de la noche en el Paramount Theater de Seattle. El primero, el que permitía a otros clientes probar el servicio con un préstamo gratuito (con requisitos, eso sí) de un iPhone 5S. El segundo: el citado programa Music Freedom, que en mi opinión era mucho -pero mucho- más interesante.

t-mobile-music.jpg

La decisión de T-Mobile es toda una novedad para un segmento, el de las operadoras móviles, que normalmente trata de sacar provecho económico de lo que más pita en cada época. Y ahora lo que pita son los datos. En España -y seguro que en otros muchos países- seguimos dándonos de cabeza con lo absurdo de combinar velocidades 4G y cuotas de datos ridículas de 1 GB al mes, así que liberar a los usuarios de parte de ese gasto parece en principio casi una utopía.

De hecho, el streaming gratuito de música no solo les saldrá gratuito a los clientes de T-Mobile. Esos servicios de streaming tampoco pagarán un duro a esta operadora, una medida que contrasta con la que AT&T tomó hace unos meses al cobrar a los proveedores de servicio por el derecho a servir contenidos multimedia sin que éstos "se comiesen" la cuota de datos mensual de sus clientes.

¿Cuál es el truco? Es difícil de decir, desde luego. Si T-Mobile no cobra nada a sus usuarios ni a las operadoras, el movimiento parece destinado a atraer a más clientes ante esa generosa oferta. Los defensores de la neutralidad en la red, no obstante, tienen otra opinión.

¿Problemas para la neutralidad en la red?

En Estados Unidos hace meses que la idea de neutralidad en la red está en compromiso. Según este concepto, todos los datos deberían tener la misma prioridad, sin importar de quién vengan y a quién vayan destinados. Y sin embargo, hay quien indica que con esta estrategia T-Mobile está favoreciendo a los grandes proveedores de contenidos a expensas de los pequeños que no pueden acceder al programa.

neutralidad-2.jpg

Uno de los expertos en estos temas es Michael Weinberg, directivo de la organización Public Knowledge que trata de "preservar la apertura de Internet y el acceso del público al conocimiento". En un correo electrónico enviado a los redactores de Ars Technica, Weinberg reflexionaba sobre esa nueva oferta de T-Mobile:

En esencia la neutralidad en la red trata de evitar que los ISP elijan a ganadores y perdedores online. Es exactametne lo que T-Mobile pretende con este anuncio. Al crear escasez de forma artificial acotando la velocidad de transferencia de los clientes tras consumir éstos una determinada cantidad de datos, T-Mobile está habilitando autopistas especiales para un puñado de servicios musicales que o bien son ya presumiblemente populares o tienen a alguien en el personal con una relación existente con T-Mobile. Eso crea de forma inmediata dos tipos de servicios de música: los que pueden ser impulsados en T-Mobile y los que no. Estas clases crean barreras para nuevos candidatos. Si pueden conseguir suficientes clientes para que voten por ellos, podrán entrar en esa autopista especial, pero ahora tendrán que atraer a esos clientes como servicio que logrará que sean impulsados a ese consumo gratuito. De forma más general, este plan destaca cómo las limitaciones en los planes de datos se están usando actualmente entre los ISP para manipular la experiencia online de sus clientes. Ya se trate de Comcast eximiendo a sus propios servicios de vídeo a partir de un límite de datos o T-Mobile al bendecir un puñado de servicios de música, estas limitaciones permiten que los ISP empujen a la gente hacia ciertos servicios y no hacia otros. Eso cambia de manera fundamental la naturaleza de la competitividad online.

El argumento de Weinberg es coherente, y se reafirma con otro de Matt Wood, director del organismo Free Press Policy que también trata de defender la neutralidad en la red. "Incluso si todas las aplicaciones musicales estuvieran equilibradas, están haciendo que unas aventajen a otras. Este tipo de favoritismo reduce la innovación porque favorece cierto contenido, ciertos modelos de negocio y ciertas tecnologías sobre otras distintas".

T-Mobile se defiende

Legere no dio demasiada importancia a estos problemas al ser preguntado en el artículo al respecto de la CNN. En ese medio indicaban que "Legere restó importancia a las preocupaciones sobre las implicaciones de la neutralidad en la red que había transmitido la organización Music Freedom, e indicó que nuevos servicios podían ser incluidos en el programa de forma sencilla".

tmobile-music.jpg

Al ser preguntados por esa cuestión, en T-Mobile también dirigieron a los críticos a la encuesta que están realizando en el sitio web oficial del servicio y en la que los usuarios pueden votar por los servicios que quieren que se unan a la propuesta para que también esos streamings sean gratuitos. Entre ellos están Amazon Prime, Betas, Google All Access, Grooveshark, Jango Radio, Last.fm, Rdio, Sirius XM, Sony Music, SoundCloud y TuneIn Adio, y un portavoz de T-Mobile aádía que "hemos comenzado con servicios musicales que cubren al 85% de los clientes pero estamos habilitando que sean ellos los que nos digan qué otros servicios quieren".

La defensa de T-Mobile es poco cuestionable, sobre todo cuando tratan de facilitar la apertura de la oferta a otros proveedores de contenidos. No queda muy claro qué tipo de respuesta de los clientes se debe producir para que T-Mobile abra las puertas a ese servicio de forma efectiva. ¿Deben votar 10.000 clientes a favor del servicio? ¿100.000? ¿Un millón?

Los planes de datos de T-Mobile, eso sí, no son precisamente baratos en comparación con las tarifas que las operadoras ofrecen en neustro país. Por 50 dólares al mes tenemos 1 GB de datos 4G (si es que nuestro móvil lo soporta), además de llamadas, mensajes y datos "ilimitados". Y lo ponemos entre comillas porque tras llegar a ese gigabyte la tasa de transferencia se reduce a 128 Kbps, algo que en realidad no está tan mal considerando que en Movistar ese recorte de velocidad tras alcanzar la cuota de datos pasa a ser de 16 Kbps. Si a eso le sumamos el hecho de que hay streaming ilimitado de música con los servicios citados o que -y eso también es importante- la renta per capita en EE.UU. es claramente superior a la de nuestro país, las cuentas parecen salir.

Y sin embargo, es evidente que la táctica de T-Mobile favorece a ciertos servicios y contenidos sobre otros. Por lo tanto, compromete el concepto de neutralidad en la red, y hace que por ejemplo webs de streaming de vídeo o juegos multijugador en el móvil -por el momento poco extendidos, pero ese segmento va a más- no puedan disfrutar de ese privilegio. Si queréis ver series de TV en el móvil o competir con vuestros amigos en cierto juego, cuidado, porque el taxímetro de T-Mobile correrá como sucede en el resto de las operadoras.

Quizás llegue un día en el que desaparezcan los límites y podamos contar con esa soñada tarifa plana en movilidad. Mientras tanto, la propuesta de T-Mobile, aunque atractiva, hace que la balanza de la neutralidad en la red se vea una vez más algo más inclinada hacia esa ambición por crear una Internet Premium y otra para usuarios de a pie. Ya sabéis lo que dicen: nadie da duros a cuatro pesetas.

Imagen | Grant Hutchinson en Flickr
En Xataka Móvil | Spotify gratis para tablets y, con matices, también para móviles
En Genbeta | ¿Qué podemos esperar de la calidad de sonido de Spotify y sus competidores?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir