Publicidad

Microsoft Universal Mobile Keyboard, análisis
Revisión

Microsoft Universal Mobile Keyboard, análisis

Publicidad

Publicidad

Un buen teclado físico puede ayudarnos a sacar más partido a nuestro smartphone. Y, por supuesto, también a nuestra tableta. Cuando nos compramos un nuevo móvil y nos planteamos hacernos con algún accesorio normalmente pensamos en una buena funda o una batería externa, dos accesorios bastante populares. Pero, en función del uso que demos a nuestro teléfono o tableta, un teclado puede ser tan importante como los dos accesorios que acabo de mencionar.

Durante los últimos años, aprovechando el tirón de los teléfonos móviles y las tabletas, han llegado al mercado muchos teclados físicos inalámbricos, pero algunos dejan mucho que desear. Un dispositivo de este tipo debe tener una buena ergonomía, y, además, una construcción cuidada. De lo contrario nos durará un santiamén. Veamos si el teclado multiplataforma Universal Mobile Keyboard de Microsoft, que funciona con Android, iOS y Windows, realmente da la talla.

Construcción y ergonomía

Lo primero en lo que suelo fijarme cuando analizo un teclado físico diseñado para ser usado con teléfonos móviles y tabletas, y, por tanto, en el que debe prevalecer la portabilidad, es en su construcción. Este Universal Mobile Keyboard tiene dos partes claramente diferenciadas: el teclado y una tapa que lo protege cuando no lo estamos utilizando, pero que cuando lo usamos hace las veces de soporte en el que podemos colocar tanto nuestro teléfono como un tablet. Ambas piezas se mantienen unidas por dos pletinas magnéticas, por lo que es posible separarlas tirando ligeramente de ellas.

Detalle

El teclado está fabricado en un plástico de bastante calidad, aunque la verdad es que en este apartado no es de los mejores que he probado. Si su base fuese de aluminio y no de plástico su robustez sería mayor, pero también pesaría más y sería más caro. El plástico utilizado en la fabricación de la tapa, con textura de goma, me gusta bastante más que el del propio teclado. Además, ese acabado impide que nuestro móvil se arañe cuando lo colocamos sobre la tapa, así que a este elemento no le pongo ninguna pega.

Inclinacion

Vamos ahora con la ergonomía, un apartado muy importante si pensamos utilizar el teclado con frecuencia. En las imágenes podéis ver que es un dispositivo muy compacto, lo que nos obliga a mantener las manos bastante juntas mientras escribimos. Eso sí, una vez que te acostumbras es bastante cómodo, sobre todo porque el tamaño de las teclas es generoso. Lo que más me ha gustado es que las teclas apenas sufren de oscilación transversal, que es lo que nos provoca molestias en las muñecas al usarlo durante mucho tiempo. Y su tacto no es muy diferente al de otros teclados de tipo chiclet de buena calidad, como el de Apple con el que estoy escribiendo este post, así que mi balance en el apartado de la ergonomía es positivo.

Experiencia de uso

Conectar este teclado de Microsoft a nuestro móvil o tableta es pan comido. Se enciende de forma automática al levantar la tapa (también podemos encenderlo manualmente presionando un botón alojado en el lateral derecho de su base), por lo que solo tenemos que indicarle qué sistema operativo usa el dispositivo al que lo vamos a enlazar desplazando una tecla. Ahora habilitamos la conexión Bluetooth en nuestro móvil o tableta, buscamos el teclado e introducimos la contraseña que aparecerá en la pantalla. Y listo.

Conipadx1

Una vez que lo hayamos conectado al móvil, el teclado físico prevalece sobre el virtual, así que podemos empezar a utilizarlo de inmediato en cualquier aplicación. Si decidimos utilizar la tapa como peana para sujetar el móvil o la tableta, que es lo más probable, podremos decantarnos por dos inclinaciones distintas. Aunque, en mi opinión, la más cómoda para escribir es la que mantiene el móvil menos inclinado.

Detalleg

Este teclado utiliza una batería recargable de larga duración que, según Microsoft, nos ofrece una autonomía máxima de 6 meses por carga. Es evidente que no he podido probar si realmente dura tanto, pero sí he comprobado que una carga de 5 minutos nos permite usarlo unas 5 horas sin problemas, y también que se carga completamente en unas 8 horas. Como veis, no está nada mal.

Conclusiones

Separados

He dejado para el final del análisis una característica interesante que gustará a los usuarios que, como yo, necesitan utilizar el teclado físico con varios dispositivos, que, además, pueden usar un sistema operativo diferente. Lo he probado con un iPad y un Xperia Z1 de Sony, y no solo se conectó sin problemas a ambos, sino que me permitió conmutar de uno a otro de una forma muy sencilla: desplazando la tecla de selección del sistema operativo alojada en la esquina superior derecha del teclado.

El sabor de boca que me ha dejado este teclado después de escribir con él durante varias horas es muy positivo. Su acabado es bastante bueno, su ergonomía está cuidada y es realmente fácil de usar. Por todo esto, me parece una opción que merece la pena tener en cuenta si necesitamos un teclado de este tipo para exprimir nuestro smartphone o tablet. Eso sí, no es barato. Su precio oficial es 79,90 euros, una cantidad elevada que probablemente provocará que algunos usuarios se decanten por un teclado más económico.

Más información | Microsoft
En Xataka Móvil | Comparativa de teclados multiplataforma: ¿cuál es el mejor?
En Xataka Windows | Microsoft Universal Mobile Keyboard, un teclado de Microsoft para iOS y Android

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir