Compartir
Publicidad

Clavando clavos y cascando nueces, multifuncionalidad móvil al siguiente nivel

Clavando clavos y cascando nueces, multifuncionalidad móvil al siguiente nivel
Guardar
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace un par de semanas nos hacíamos eco de la resistencia del Gorilla Glass 2 empleado en la pantalla del Nokia Lumia 900, al que golpeaban repetidamente con un martillo y un objeto puntiagudo contra la pantalla, sin que éste sufriese daños mayores.

Parece ser que, en China, no contentos con ver este vídeo decidieron grabar una prueba con el HTC One X y subir el vídeo al portal de Sina (una de las compañías más importantes en internet por estos lares, contando con los blogs más importantes del país y el servicio de microblogging más popular de asia).

En este vídeo que podéis encontrar justo arriba apreciamos como un ciudadano de la república comunista se ensaña con el buque insignia de HTC, dándole tremendos golpes contra un clavo metálico que consigue insertar – con ciertas dificultades inicialmente – en un prisma de madera, tan solo usando la pantalla del terminal.

Nos sorprende la tranquilidad del verdugo y la potencia del castigo infligido (si escuchamos atentamente se puede apreciar la fuerza aplicada a cada golpe), hemos podido ver otros vídeos en los que estos test se conducen con un poco menos de energía y vitalidad, así que suponemos que el teléfono no era suyo.

Siguiendo en esta línea, nos hemos encontrado con otro vídeo – también traído desde China -, en el que otro ciudadano de la república popular, usa un Samsung Galaxy S5690 Xcover como sustituto de un cascanueces. Aunque no es tan espectacular, nos deja tan desconcertados como el anterior… ¿Estarán los chinos revolucionando el concepto multifunción en los teléfonos móviles?, ¿con las nuevas copias chinas del iPhone se podrán abrir latas?, ¿en caso de atraco podremos usar las nuevas generaciones de teléfonos como arma arrojadiza sin acabar en prisión por daños irreversibles al caco?, demasiadas preguntas sin resolver…

Dejando las bromas a parte, es sorprendente ver cómo cada vez los fabricantes se esmeran más y más para avanzar en la fabricación de los componentes de los teléfonos móviles, incrementando su tolerancia a caídas y golpes, incluso en las zonas más sensibles, como podría ser la pantalla, que tanto en el caso del Lumia 900 como en el del HTC One X incorporan la última generación de cristal de Corning, que se ha hecho un hueco en los smartphones de gama alta (el Samsung Galaxy S III también lo lleva, por ejemplo).

Vía MIC Gadget

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio