Compartir
Publicidad

¿Puede un gato secuestrar tu Android a distancia? Sí, si es ransomware

¿Puede un gato secuestrar tu Android a distancia? Sí, si es ransomware
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No ganan últimamente en Android para disgustos con tanto anuncio de malware. Cuando no se trata de Godless es una app que se hace pasar por Uber y se encuentra en la misma Google Play, o esta última detectada por el equipo de seguridad de McAfee y de la que, por ahora, no hay que lamentar víctimas.

Google pone bastante empeño en ir puliendo todos los fallos de seguridad que aparecen en las distintas versiones de su sistema operativo pero aún así sigue concediendo más de un agujero de seguridad por el que el software malicioso acaba colándose. El último se llama El Gato y ha sido detectado por McAfee.

El Gato, un ransomware con muy mala uva

El Gato

El ransomware localizado por McAfee ha sido bautizado como El Gato debido a que el código contiene una imagen de un gato. Un bonito detalle de un amante de los gatos que lamentablemente tiene muy malas intenciones, pues puede llegar a secuestrar un Android a distancia mediante un sistema que Google habilitó hace unas versiones de Android y que tiene una vulnerabilidad.

Este "El Gato" puede colarse en nuestro teléfono móvil desde un servidor remoto y activar el cifrado de nuestro contenido. Mientras que el sistema operativo nos pide una clave a la hora de cifrar nuestro teléfono de forma voluntaria, El Gato se queda ese código para sí para así poder pedir un "rescate" por recuperar toda la información contenida en nuestro smartphone.

Pero no sólo puede cifrar el contenido de nuestro teléfono sino que también es capaz de extraer mensajes en texto plano de nuestro teléfono, capturando cualquier información sensible que éstos puedan contener. No es que los gatos sean los miembros del reino animal más cariñosos con los que podamos encontrarnos, pero son sin duda mucho mejores que su nuevo pariente digital.

El código está diseñado para operar de forma invisible al usuario por lo que, de acabar infectados por El Gato, podríamos sufrir robos de información y asistir al bloqueo de nuestro teléfono sin darnos cuenta. Sólo lo apreciaríamos tras un reinicio, justo el momento en el que ya no podríamos entrar en nuestro propio teléfono móvil.

No todo son malas noticias, sin embargo. El código de El Gato que McAfee ha localizado se encuentra en estos momentos inactivo y tras un análisis exhaustivo de sus procesos se ha certificado que podría detenerse fácilmente, pues todo el trasiego de información entre nuestro móvil y el servidor que ejecutaría el código no está cifrado, siendo susceptible de ser frenado con contramedidas. Aparte de que esta detección temprana ayudará a poner el parche antes de que se produzca la herida, por supuesto.

Vía | Yahoo
En Xataka Móvil | Así fue 2015 en términos de malware en móviles, según Nokia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio