Femtoceldas

Publicidad
Publicidad

Noticias de Femtoceldas en Xataka Móvil

Las necesidades de ancho de banda móvil siguen creciendo a un ritmo cada vez más acelerado. Sin embargo, las capacidades de su principal canal de comunicación, el aire, permanecen constantes, con un espectro finito, muy escaso y caro. ¿Cómo afrontar los problemas de cobertura y la demanda de ancho de banda? Pues una de las opciones que se lleva barajando desde hace años son las llamadas small cells. ¿Qué son, en qué consisten, tendrán éxito? Vamos a verlo a continuación. Qué son y para qué se usan Las small cells son nodos intermedios de acceso móvil, pequeñas estaciones base, tanto en tamaño como en potencia de emisión, que sirven para conectar terminales móviles convencionales a las redes de las operadoras utilizando generalmente conexiones de Banda Ancha fija como ADSL, Cable, o Fibra Óptica y manteniendo la tecnología de red móvil existente (por ejemplo 3G o LTE). De este modo es posible descargar las redes móviles de las operadoras y minimizar las saturaciones. Existen varios tipos o denominaciones en función del tamaño de su área de cobertura. Por ejemplo, tenemos las femtoceldas que son las de radio más pequeño y uso generalmente doméstico, las picoceldas, de radio mayor y usadas en entornos empresariales o las microceldas, usadas en barrios o grandes edificios. La idea principal de estos dispositivos es que no se necesita poner una cara y enorme antena de telefonía móvil cerca de un lugar con mala cobertura o en el que hay muchos usuarios. Basta con poner este nodo intermedio y los clientes de la operadora se conectarán a él usando la misma tecnología móvil. ¿Crónica de un fracaso anunciado? Se suponía que desde 2011 este tipo de estaciones base despegarían en entornos domésticos y laborales. De hecho, esta misma semana, Marcus Weldon, presidente de BellLabs, ha vuelto a señalar la importancia de las small cells para el éxito de las redes 4G y 5G. Sin embargo, hasta ahora esto no ha sido así y los pilotos que se han realizado, incluso en España no parecen haber cosechado el éxito esperado. ¿Por qué?, ¿qué las hace poco atractivas para el usuario convencional? Por ejemplo, en nuestro país, tanto Movistar como Vodafone probaron a ofertar hace unos años este tipo de soluciones, pero por el módico precio mensual de entre 9 y 15 euros. Es decir, si tú como usuario veías que no tenías buena cobertura en casa o en la oficina, las contratabas y así, usando tu conexión fija de ADSL ya podías usar la red 3G de la operadora. ¿Tenía ésto sentido y encima pagando? Pues parece ser que los usuarios pensaron que no. Esta misma primavera Telefónica hacía un nuevo intento con un piloto para probar sus femtoceldas LTE con velocidades de hasta 150 Mbps para clientes de fibra óptica. Incluso este verano se anunciaba el despliegue de small cells en el mobiliario urbano de Benidorm, para mejorar así la cobertura de los turistas. Otras empresas tecnológicas también están apostando fuerte por esta tecnología. Es el caso de Qualcomm, con sus mini estaciones base o de Ericsson, que quiere poner estas celdas en los cristales de los edificios. Sin embargo, a pesar de todos los esfuerzos parece que no terminan de cuajar. Quizá la opción con más probabilidades de éxito sea la de colocarlas como parte del mobiliario urbano en zonas saturadas y con un funcionamiento transparente para el usuario. Por ahí es por donde parecen apuntar Alcatel-Lucent y Bell Labs,. ¿Tendrán razón? Lo veremos en los próximos años. Más información | Small Cell Forum

Publicidad
Inicio