Todos los datos de salud que pueden registrar los relojes inteligentes hoy en día
Tutoriales

Todos los datos de salud que pueden registrar los relojes inteligentes hoy en día

Hemos pasado de ver la hora en el reloj a poder utilizar este artilugio para hacernos un electrocardiograma, al menos con una derivación. Y es que, como si de artilugios del Inspector Gadget se tratase, los smartwatch de hoy día pueden realizar interesantes mediciones de salud como la mencionada anteriormente.

Y si bien es cierto que no son del todo precisos, ni homologables por tanto a un instrumento médico, sí que pueden resultar de utilidad. Por ello, en este post repasamos los sensores de salud que puedes llegar a encontrar en un reloj inteligente, lo cual no significa tampoco que todos los modelos tengan cada uno de esos sensores.

Sensores que puedes encontrar en un smartwatch

Ya decíamos anteriormente que no todos los relojes inteligentes tienen absolutamente todos los sensores de salud que existen. Salvo alguna extraña excepción, y al igual que sucede con las pulseras inteligentes, todos suelen tener un medidor de pulsaciones. Otros, en cambio, varían dependiendo siempre de la gama del smartwatch, pueden llegar a integrar otros más e incluso todos los existentes hasta la fecha.

Ritmo cardíaco

Oppo Watch 2

El ya clásico sensor que todos los smartwatch que se precien tienen y que es capaz de medir las pulsaciones por minuto del corazón. A diferencia de algunos otros como los que veremos después, este suele estar funcionando en segundo plano continuamente para detectar posibles anomalías.

Su presencia en los relojes es también fundamental para realizar otras mediciones derivadas como la frecuencia respiratoria o el seguimiento del sueño. Y es que los datos que proporciona sirven para realizar los cálculos pertinentes de esos otros sensores.

Frecuencia respiratoria

La forma más precisa de calcular la frecuencia respiratoria es contar el número de veces que nuestro pecho se levanta. Teniendo en cuenta que un smartwatch se lleva en la muñeca, este sensor tiene que basarse en datos como el del ritmo cardíaco o el movimiento para saber cuántas veces estamos respirando por minuto y ofrecer dicho dato.

Detector de estrés

Estres

Una de las funciones más curiosas que tienen los relojes inteligentes es este "sensor". Lo entrecomillamos porque realmente no existe como tal, sino que basa su funcionalidad en los datos obtenidos de las pulsaciones.

Se le conoce también como "detector de pánico" o similares. Y aunque a priori ya uno mismo debería saber cuándo está estresado o con ansiedad, hay relojes inteligentes que lo incorporan un sistema de avisos cuando se detecta que se podría estar pasando una crisis.

Detector de caídas

Gracias a otros sensores no tan propios de salud como el giroscopio o el acelerómetro, algunos smartwatch son capaces de averiguar cuando te has caído. En base a ello, algunos smartwatch como los los Apple Watch Series 4 (y posteriores generaciones) pueden llegar a avisar a servicios de emergencia y enviarles la ubicación para que acudan al rescate si fuese necesario.

ECG (Electrocardiograma)

Un sensor que, como el de los equipos hospitalarios, sirve para medir la actividad eléctrica del corazón. Gracias a este tipo de mediciones se pueden empezar a detectar ciertas anomalías que vayan más allá de tener un ritmo sinusal. Por ejemplo, una fibrilación auricular.

Ahora bien, este es un sensor que tiene una única derivación (la muñeca), por lo que no es tan preciso y confiable como los que se usan en centros médicos y tienen varias derivaciones. Por si te lo preguntabas, sí, es esa prueba en la que te ponen un montón de cables en el torso y pegados con unas pegatinas.

SpO2 (Oxigeno en sangre)

Conocer la saturación de oxígeno en sangre es algo fundamental para poder determinar la presencia de ciertas enfermedades relevantes en el organismo como la hipoxemia. Se expresa en un porcentaje que, en condiciones normales, no debería ser inferior del 95% y sí muy cercano al 100% (si no el 100%).

En los pulsómetros médicos se necesita poner un dedo** para la medición. Sin embargo, en algunos relojes como los de Apple, el oxígeno en sangre se obtiene con un cálculo que realiza el reloj tras la comparación de datos, los cuales se obtienen al emitir un haz de luz roja sobre las venas.

Temperatura

Termometro

Aunque es cierto que hay algunos smartwatch con esta función desde hace tiempo, relojes recientes como los Samsung Galaxy Watch 5 están empezando a estandarizarlo. Como habrás imaginado, su función es la de medir nuestra temperatura corporal y saber si tenemos fiebre o no. Si bien es cierto que no acaba de ser tan preciso como un termómetro tradicional en la axila, trata de compensarse con cálculos algoritmos para ofrecer un dato de temperatura corporal lo más próximo posible.

Seguimiento del sueño

Otra funcionalidad más que no se basa en ningún sensor concreto, sino en los datos que arroja el medidor de pulsaciones. Los datos que ofrece dependen del smartwatch y/o app que se utilice para ello. Normalmente suelen arrojar interesantes datos como la frecuencia respiratoria durante la noche, horas de sueño profundo y más.

Ten en cuenta su imprecisión: no son equipos médicos

Doctor

A pesar de que la implementación de sensores de salud requiera en algunos mercados de la aprobación de organizaciones médicas, un smartwatch no es tan preciso como un instrumento médico. Ni para bien, ni para mal. Y es que podrían alertarte de una posible afección en el corazón que realmente no se padezca, de igual forma que podría no alertarte de ella si realmente la padeces.

La fiabilidad también depende de la medición que se realice y el tipo de sensor. En el caso de la medición de pulsaciones, siempre suelen ser bastante certeros. Otros como los ECG, como ya comentábamos, pueden ser incompletos por ser un único sensor y hacer el cálculo en base a algoritmos.

No fies todo a tu smartwatch. Si te encuentras mal o este te indica sospechas de una posible afección, acude al médico.

Al final, todas estas mediciones de salud sirven para hacer una aproximación. Si detectan algo extraño, no está de más que acudas a tu médico para hacer una revisión. De igual modo, si te encuentras mal, no dudes tampoco en acudir a un centro médico por mucho que tu reloj inteligente indique que te encuentras bien. Como dice el refrán, muy bien aplicado a este caso, es mejor prevenir que curar.

Imagen de estrés | Flickr

Temas
Inicio
Inicio