Compartir
Publicidad
Publicidad

Wallapop vs Selltag: ¿cuál es la mejor aplicación para comprar y vender de segunda mano desde el móvil?

Wallapop vs Selltag: ¿cuál es la mejor aplicación para comprar y vender de segunda mano desde el móvil?
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Nuevos tiempos para la tecnología, nuevas necesidades y nuevos movimientos de dinero. Es lo que vieron en su momento servicios como Selltag o Wallapop, planteando nuevas formas de compra-venta particular alternativas a viejas conocidas como Mil Anuncios o Craiglist. ¿Cómo han evolucionado estos servicios más recientes y qué ofrece cada uno?

La app como motor

La gente de Selltag especifica que pretenden escapar a los modelos anticuados “que no están a la altura de 2014” y desde un principio se plantearon la creación de una app para móviles como la base de la plataforma. Empezó con la app únicamente en Android, hasta hace apenas unos días que presentó su app para iOS (de momento sólo adaptada a iPhone).

En esto Wallapop se adelantó ofreciendo desde un principio su app para las dos plataformas mayoritarias, algo probablemente clave para darse a conocer, sobre todo en España, reconocido feudo de Android, una condición que, aunque haya habido crecimiento en la cuota de iOS, no parece que vaya a cambiar en un futuro próximo.

Además de la difusión de las redes sociales, invitando al usuario a que desde un principio pueda registrarse con su perfil de Facebook o Twitter, en el caso de Selltag además ofrece la publicación periódica automática de los anuncios que, eso sí, sean atractivos. De hecho, los editan a nivel de título o en algún otro aspecto que pueda proporcionar una mejor imagen.

Wallapop además por su parte se inspira en Twitter y aprovecha el recurso del hashtag usándolo a nivel interno para promociones puntuales, como hace poco hizo con “#urge” ofreciendo la opción de que el anuncio para que la visualización fuese hasta 6 veces mayor.

Hashtag de Wallapop

Ausencia de comisiones

Algo que también mantienen en común en cuanto a su funcionamiento es que ofrecen su servicio sin quedarse con un porcentaje de la venta o aplicar comisiones según la cantidad que se alcance en ésta. Esto ya significa un atractivo en comparación al modelo de eBay, que sí las aplica según el precio de la venta, así como para los anuncios, como Segunda Mano o algunos servicios de Mil Anuncios.

Sin embargo, esto no es algo inamovible y ambas plataformas han recalcado la posibilidad de que en adelante pueda cambiar a medida que los servicios crezcan. Una posibilidad sería dar opción a servicios premium que conllevasen una serie de ventajas por un pago mensual con respecto a la opción básica gratuita.

Selltag: los discretos pioneros

Como introducíamos, Selltag nace a finales de 2013 como servicio alternativo a lo existente y con unos ideales base que pondrían en marcha con el tiempo. Los fundamentos: que no dé pereza poner algo en venta y que se trate siempre de transacciones seguras. De ahí la restricción a la hora de darse de alta ciñéndose a perfiles en redes sociales o al número de teléfono y no sólo al correo.

Se caracteriza pues por una evolución más progresiva (y silenciosa) y muy enfocada a realizar tratos con la máxima fiabilidad, poniendo a disposición del usuario una serie de consejos en todos los aspectos de la compra-venta. La app para Android nace en agosto de 2014 y tarda unos 6 meses en alcanzar las 100.000 descargas.

Descargas de la app de Selltag

Wallapop: cuando se reinventa lo reinventado

La app de Wallapop se publica en octubre de 2013 y seis meses después alcanzó el millón de descargas, registrando transacciones por valor de 300.000 euros al día y contando con un inventario de alrededor de un millón de productos subidos.

App de Wallapop

La popularidad de este servicio se disparó de manera explosiva hasta el punto de ver sus anuncios en televisión, los cuales a su vez contribuyeron probablemente a fomentar la fama quizás al sector de usuarios menos ligados a las redes sociales.

Quiero vender algo, ¿con cuál me quedo?

La utopía del vendedor es un servicio cómodo, fácil, popular, seguro y gratuito. El enfoque y la subsecuente evolución de ambos servicios que hemos comentado ha dejado que sean complementarios o alternativos según prioricemos el alcance de nuestro anuncio o que haya cierto filtro a la hora de que las propuestas de compra tengan cierta fiabilidad o seriedad.

Esto es lo que ofrece Selltag al vendedor:

  • Una app (para iOS y Android) que permite subir el anuncio fácilmente, pudiendo añadir hasta 10 fotos (y reordenarlas, así como escoger la principal, en caso de la app de Android).
  • Trabajar por ti: se tendrá en cuenta qué anuncios están mejor presentados, y éstos serán compartidos de manera automática y periódica por las redes sociales, sin que sea el propio usuario quien se preocupe de hacerlo.
  • Te muestra el número de visitas a tu anuncio.
  • Chat con los usuarios interesados en el producto: es habitual que se negocie el precio o que el posible comprador quiera conocer más detalles del producto.
  • Ver los contactos en común de vendedor y comprador: es una ventaja derivada de que las redes sociales sean el motor de esta plataforma. De este modo el que veamos conocidos en el perfil del otro usuario puede ser un factor que favorezca la transacción.
  • Selltag para iPhone

    Qué ofrece Wallapop al vendedor:

  • App disponible para iOS y Android. Podemos subir el anuncio también de manera sencilla, permitiendo en este caso añadir 4 fotos como máximo (que no se pueden reordenar).
  • Geolocalización: el fuerte del servicio. Tu anuncio será mostrado por defecto en los “escaparates” de los usuarios de la zona.
  • Hashtags: mediante la adición de determinados hashtags en el anuncio, el producto podrá aparecer en ciertas colecciones.
  • Podemos reservar: si tenemos un posible comprador que no se acaba de decidir, podemos indicar que se encuentra reservado, de modo que figurará todavía en muros y colecciones pero tendrá esta etiqueta a modo de advertencia. De esta manera podemos seguir acumulando ofertas por si la primera no se finaliza.
  • Quiero comprar algo, ¿qué servicio me conviene más?

    El comprador quiere encontrar los chollos que no tengan gato encerrado, siendo un plus en este sentido la cercanía y el que pueda haber un contacto para evaluar el estado del producto a comprar.

    Qué ofrece Selltag a la hora de comprar algo:

  • Una app de escaparate más discreto, en cuanto a número de usuarios y colecciones.
  • La exigencia del servicio a nivel del perfil del usuario y de los anuncios da cierto plus de fiabilidad, dentro de lo posible.
  • Chat con el vendedor: para negociar el precio y saber más cosas del producto.
  • Ver los contactos que se tienen en común con el comprador
  • Qué ofrece Wallapop al comprador:

  • La app en ambas plataformas, que filtro de búsqueda que puede restringir bastante los resultados.
  • Oportunidades: mediante las colecciones y los hashtags, así como de mostrar lo que nos queda cerca, Wallapop facilita que encontremos cosas sin ni siquiera buscarlas.
  • Chat con el vendedor.
  • Botón directo de contraoferta: la negociación es un hecho. Lo sabe el comprador, el vendedor y en este caso también los desarrolladores, que directamente ofrecen un botón directo para ello.
  • Valorar al vendedor: de este modo tendremos la impresión de otros compradores y podrá ayudar a decidirnos.
  • Wallapop para iOS

    Un mismo fundamento con enfoques distintos

    Es posible que al empezar a leer este artículo Wallapop te sonase casi como algo cotidiano pero no te haya ocurrido lo mismo con Selltag (incluso puede que ni lo conocieses). Las plataformas de compra-venta, a su vez, han de venderse, y éstas no lo hacen de la misma manera. Wallapop actualmente es mucho más popular y eso garantiza al menos más visualizaciones y ofertas (aunque no todas de la misma calidad).

    ¿La clave entonces de Wallapop? Lo resumen en su lema, “la monetización de la calle”. Tener como elemento base la cercanía y la posibilidad de ganar dinero, sin apenas desplazarse hasta el punto de convertir esta práctica en un hobbie, en un entretenimiento, mirando el catálogo “a ver qué cae” al estilo de Privalia o Zalando. Abrir la app y tener un escaparate de oportunidades a tiro de piedra.

    La cara B de la difusión

    No corren buenos tiempos para el trueque o la venta de segunda mano, y estos servicios obviamente pagan las consecuencias. De hecho, advertencias a este respecto figuran tanto en la web de Selltag como en el blog de Wallapop en relación a estafas ya habituales en este tipo de comercio, como ocurría con Mil Anuncios y los que hemos comentado con anterioridad.

    La popularidad es un hándicap en este sentido porque atrae a las malas prácticas como la miel a las moscas. Y no resulta nada sorprendente que esto haya acabado ocurriendo con Wallapop con su enorme e imparable difusión y crecimiento.

    Es por esto que la pereza que pretende eliminar Selltag suele aparecer en Wallapop al poco de poner a la venta un producto cuando los usuarios proponen tratos disparatados e injustos o intercambios pese a que el usuario pueda anticiparse a ello y advertir en el mismo anuncio que no se aceptarán los mismos.

    Otro caso en el que los usuarios amoldan el uso de una app “inventando” otro paralelamente al ideado por los propios desarrolladores

    Hablamos pues de otro caso en el que los usuarios amoldan el uso de una app “inventando” otro paralelamente al ideado por los propios desarrolladores. En este caso, Wallapop ha propiciado los ingredientes necesarios para que, además de impulsar la venta de segunda mano, un sector de su público haya creado una cara B al uso como entretenimiento.

    El precio implícito

    Por su manera de proceder con las compraventas y su innovación con respecto a las plataformas existentes, Selltag y Wallapop han conseguido diferenciarse, si bien la segunda lo ha conseguido de manera más notable e invasiva y se haya convertido en muchos casos en la primera (y única, por desconocimiento) opción a elegir.

    Como hemos comentado, ambas son gratuitas a todos los niveles, desde sus apps hasta su ausencia de comisiones (de momento), por lo que el coste evidentemente no condicionará el que decidamos usar uno de los dos servicios o ambos, al menos no el económico; la moneda que pagamos es de otro tipo.

    Esto se paga con una ausencia de canalización de los posibles compradores, y recibiendo “ofertas” que a veces suenan más a “ofensas”

    Wallapop y Selltag nos ofrecen comodidad y difusión, pero tienen letra pequeña: la primera ofrece un mayor escaparate y, por tanto un porcentaje bastante mayor que de respuestas que la segunda, pero esto se paga con una ausencia de canalización de los posibles compradores, y recibiendo “ofertas” que a veces suenan más a “ofensas” o dudando de lo que vemos en venta.

    Dos servicios que han impulsado la compraventa de segunda mano en un momento en que al menos en España la búsqueda del chollo es una constante en gran parte por la situación económica. Parece que entre uno y otro se digan los puntos a mejorar; con Wallapop las ofertas llegarán antes aunque muchas no se ajustarán a nuestras peticiones, con Selltag será más difícil obtener respuesta, pero suelen ser tratos más directos. Nos queda a los usuariosdecidir cuál nos encaja más en función de la urgencia de la venta y de nuestra paciencia.

    En Xataka Android | Wallapop, un mercadillo virtual en tu bolsillo
    En Applesfera | Selltag llega al iPhone: un vistazo a la nueva alternativa para vender y comprar productos de segunda mano
    En Genbeta | Selltag, un nuevo servicio español para vender tus productos de forma gratuita

    Temas
    Publicidad
    Comentarios cerrados
    Publicidad
    Publicidad
    Inicio
    Inicio

    Ver más artículos