Compartir
Publicidad

Siri no está en el iPad 2, y debería

Siri no está en el iPad 2, y debería
Guardar
75 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El mantra que justifica la ausencia de características en productos Apple es siempre el mismo: Apple se cuida mucho de no introducir características hasta que la experiencia de usuario sea perfecta. En esta ocasión, Apple no ha incluido Siri en su actualización a iOS 6 para el iPad 2 sin razones técnicas aparentes.

El iPad2 posee un hardware terriblemente parecido al iPhone 4S que sí incorpora Siri y, sin embargo, la actualización para la tableta de Apple no lo incluye. Por otra parte, Jailbreak nos ha enseñado que Siri funciona en este equipo, si lo instalas. Las razones de su ausencia no están, por tanto, basadas en la incapacidad del iPad del año pasado.

Desde el punto de vista del crecimiento en la adopción de Siri, es difícil encontrarle lógica: El futuro de Siri pasa ineludiblemente por la liberación de una API de la que los desarrolladores puedan hacer uso, y de este modo se pueda aumentar el número y calidad de sus funciones.

Desde esta perspectiva, a Apple debería interesarle que la adopción de Siri por parte de la base de usuarios sea la mayor en el menor tiempo posible. No olvidemos que Siri es un servicio en la nube, y que cuanta más gente lo use, más datos tendrá Apple para mejorarlo, y a mayor número de usuarios, más atractivo será para los desarrolladores crear nuevos e innovadores usos para Siri, en una hipotética liberación de su API que, más que probablemente, acabará ocurriendo.

Siri en iPhone e iPad

Está claro que si seguimos este razonamiento no tiene sentido lo que Apple ha hecho negándole Siri al iPad2: no hay razones técnicas para hacerlo, sino al contrario. Sin embargo, en Apple parece haber pesado más la posibilidad de que fuera una característica exclusiva del nuevo iPad (léase argumento de venta), como si al iPad le hicieran falta argumentos.

Argumento de venta para aquellos que ya tienen un iPad, porque para el resto ya está en el escaparate. Y aquí nos encontramos con dos perfiles: los que lo reemplazan de todos modos, que son a los que no les hacen falta razones, y los que dudan si hacerlo o no. Y en este segundo caso, el nuevo iPad debería justificar por sí mismo el cambio, sin que Apple genere argumentos artificialmente.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos