Compartir
Publicidad
Publicidad

Castilla–La Mancha apuesta por la computación en la nube para recortar gastos

Castilla–La Mancha apuesta por la computación en la nube para recortar gastos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

El Gobierno de Castilla–La Mancha ha dado el primer paso hacia la unificación de los sistemas de información de sus distintas Consejerías en un único Centro de Proceso de Datos, para lo cual utilizará una infraestructura de computación en la nube privada, puesta en marcha de la mano de Telefónica y la alianza VCE (Cisco, VMWare y EMC).

Según la Directora General para la Sociedad de la Información y las Telecomunicaciones en el Gobierno de Castilla–La Mancha, Agustina Piedrabuena, se han decantado por esta solución para cumplir con el objetivo de ahorro (será que no hay otras formas más simples con las que ahorrar), obtener mayores eficiencias en la gestión y mayor eficacia a la hora de dar servicios al ciudadano.

Estimamos unos ahorros del 50% del gasto que actualmente se viene realizando en infraestructuras TIC. Con la infraestructura de nube privada que hemos puesto en marcha ya tenemos ahorros constatables del 15%, aún cuando se está utilizando sólo el 20% de la infraestructura instalada.

La prestación de servicios tecnológicos desde este tipo de soluciones en la nube presenta ciertas ventajas potenciales, ya que evita la compra y actualización de algunos equipos para uso individual, la configuración por parte de usuarios sin experiencia de nuevas aplicaciones, reduce los costes globales de mantenimiento, permite mayor flexibilidad y escalabilidad a la hora de dimensionar el hardware en función de las necesidades, reduce los gastos de consumo energético, mantenimiento, limpieza y espacio físico, etc.

Pero no debemos olvidar que también tiene incrementos en los gastos de conectividad y Banda Ancha, requiere de nuevas inversiones (en un momento como el actual de incertidumbre económica) y presenta riesgos de discontinuidades (véase el problema de Gmail de hace unos días). Por ejemplo, si falla el sistema, el número de usuarios (en este caso diversas oficinas y Consejerías de la Administración) perjudicados con riesgo de quedarse sin servicio es muchísimo mayor que con las soluciones locales.

¿Estaremos volviendo a la era de los “terminales tontos” con tanta computación en la nube? y, lo que es más importante, ¿es el momento adecuado para acometer nuevas inversiones con dinero público para mejorar sistemas que ya funcionan?

Más información | Telefonica

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos