Compartir
Publicidad
Publicidad

Las operadoras se quejan de las trabas que les ponen los ayuntamientos a la hora de desplegar fibra óptica

Las operadoras se quejan de las trabas que les ponen los ayuntamientos a la hora de desplegar fibra óptica
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Todos queremos disfrutar de las mejores conexiones a Internet, pero lo cierto es que en muchas ocasiones las operadoras no lo tienen fácil a la hora desplegar sus nuevas redes de fibra óptica. Si hace tiempo vimos como estaban sufriendo un frenazo en algunas comunidades de vecinos, hoy hemos conocido que son algunas administraciones locales las que se lo están poniendo difícil.

Durante la segunda jornada del seminario ‘Hacia un mundo digital’, de los cursos de verano de la UPM, el secretario general de Orange España, Fernando Ballestero, se ha preguntado si tiene sentido que se hable de lo bueno que es desplegar fibra óptica, cuando algunos ayuntamientos les ponen todo tipo de pegas e impedimentos al intentar hacerlo.

Ballestero comentó también que los operadores de telefonía móvil tienen más de 1.000 pleitos abiertos por conflictos y discrepancias con las tasas locales que les imponen las distintas administraciones, lo cual no es un buen incentivo para desplegar nuevas infraestructuras. Según el directivo de Orange, las operadoras están respondiendo adecuadamente a los retos que plantea la Agenda Digital Europea, pero faltan mecanismos de consulta, visión y un marco regulatorio adecuado que no frenen esa respuesta.

Por otra parte, el director corporativo de estrategia y servicios regulatorios de Telefónica, Pablo Pfost, señaló que el sector está deteriorado porque hay factores que afectan negativamente como la excesiva presión fiscal y la demanda incierta de servicios. Por este motivo, la inversión en fibra tiene un retorno económico que no está tan claro como el de la telefonía móvil, lo que no ayuda a que las operadoras se lancen de forma masiva a su despliegue.

Como vemos, la burocracia que todo lo envuelve no ayuda al rápido despliegue de infraestructuras. Si a esto le sumamos una situación de crisis económica que nos afecta especialmente a los ciudadanos españoles, obtenemos como resultado unas redes de nueva generación que sólo están disponibles para una pequeña minoría de ciudadanos. ¿Y para los demás? Siempre nos quedará el servicio de Banda Ancha Universal a 1 Mbps.

Vía | Europa Press

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos