Compartir
Publicidad
Publicidad

Señores vecinos: ¡un poquito de por favor!, que hablamos del futuro de Internet

Señores vecinos: ¡un poquito de por favor!, que hablamos del futuro de Internet
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace tiempo comentamos el frenazo vecinal que se estaba dando en muchas comunidades a la hora de instalar cables de fibra óptica. Hoy conocemos una nueva resolución de la CMT en este sentido, que tratará de acelerar su despliegue y minimizar los problemas de su instalación.

En el barrio de Retiro en Madrid, los despliegues de fibra que Orange está llevando a cabo se han encontrado con diversos problemas, como por ejemplo la reticencia de las comunidades vecinales a conceder los derechos de paso por sus fincas.

Orange es la primera operadora que está desplegando fibra óptica en este barrio, donde en muchas zonas la salida de los cableados telefónicos (tanto de los pares de cobre como de la nueva fibra óptica) tienen lugar desde sólo uno o dos puntos en cada manzana.

Para poder tender la fibra desde estos puntos hasta las viviendas hay que realizar primero tendidos por las fachadas en todo el perímetro de la manzana, para más tarde instalar líneas verticales en cada portal de las viviendas. En este tipo de despliegues, las comunidades vecinales deben, una tras otra, autorizar que los cables atraviesen o discurran por su fachada.

esquema cableado

El problema es que si una comunidad se niega a dar dicha autorización (principalmente por el impacto estético), los portales siguientes no pueden disponer del servicio. Para minimizar estos problemas, Orange pensó en compartir las infraestructuras que Telefonica ya tenía instaladas para sus cables de cobre: grapas y soportes de acero con sus respectivos anclajes

Por este motivo solicitó un permiso a la CMT. En cuanto a las primeras, el regulador considera que esta instalación de infraestructura (grapas) es perfectamente replicable por un operador alternativo y que Telefónica no tiene obligación de darle acceso a este recurso.

En cuanto a los anclajes, la CMT obliga a Telefónica a facilitar acceso a Orange a las infraestructuras que sustentan cables en o entre las fachadas de los edificios, siempre que sean susceptibles de alojar varios tendidos. Telefónica deberá negociar de buena fe y de manera no discriminatoria los precios y condiciones en que dicha compartición se puede llevar a cabo.

De todas formas, Orange deberá tener el permiso expreso de las comunidades de vecinos y los permisos urbanísticos correspondientes. Por eso, desde aquí animamos a las comunidades a que permitan el despliegue en sus edificios, a pesar de sus posibles consecuencias estéticas negativas, ya que estamos hablando del futuro del acceso a Internet.

Vía | CMT Blog
Foto | © PhotoXpress.com, reproducida con autorización

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos