Publicidad

¿Te imaginas poder cambiar de proveedor de Internet al instante? En Idaho ya es posible

¿Te imaginas poder cambiar de proveedor de Internet al instante? En Idaho ya es posible
3 comentarios

Publicidad

Publicidad

Seguramente muchos habréis comprobado que cambiar de proveedor de Internet no es precisamente un proceso muy rápido, cuando no se presentan problemas de distinta índole. Sobre el papel, cambiar de operador de Banda Ancha fija en España lleva un máximo de seis días laborables, pero entre que nuestro operador de origen no nos quiera soltar y que tenemos que abrirle la puerta al técnico de la nueva compañía, ese proceso se puede ir a dos semanas perfectamente.

Ese proceso debería ser más rápido en los operadores que hacen uso de una misma red, pero a pesar de ello la necesidad de cambiar el equipamiento del interior del hogar lleva a que, a pesar de no cambiar de cable, la portabilidad también se demore varios días. Pero no es el caso de Ammon, un pequeño pueblo de Idaho en el que cambiar de operador tan solo implica hacer un click en una página web.

Casos de poblaciones españolas en las que los propios ayuntamientos u otras administraciones han desplegado una red de fibra tenemos varios, como en las cuencas mineras de Asturias o la red municipal de Ermua. Una vez desplegada la red por el municipio, los operadores privados que lo deseen pueden hacer uso de ella para ofrecer servicio a los usuarios, a cambio de una cuota a pagar al dueño de la red.

Pero aunque varios operadores hagan uso de la misma red, en esos casos la portabilidad también lleva varios días, por los tramites y el cambio de equipamiento que proporcionan los operadores. Eso no ocurre en Ammon (Idaho, Estados Unidos), un pequeño pueblo en el que el propio ayuntamiento ha preparado una solución para que cualquier usuarios conectado a su red pueda cambiar de operador con un simple click.

Al estilo Google Fiber

Ammon se decidió a construir su propia red de fibra ante el abandono de la iniciativa privada y la necesidad de contar con mejores conexiones. Un operador les pedía 80.000 dólares por tender una fibra que les proporcionase una conexión de 100 megas entre el ayuntamiento con otros edificios públicos, además de 1.000 dólares mensuales por hacer uso de ella.

¿Cuánto costaba que el propio ayuntamiento tendiese esa misma red? 22.000 dólares, así que dicho y hecho. Viendo las posibilidades y el abandono por la parte de la inversión privada Ammon decidió comenzar a conectar no solo edificios públicos, también negocios y finalmente a usuarios particulares. Ahora, para que éstos se conectasen el sistema que se eligió fue similar al de Google Fiber.

La fibra no llega hasta un barrio hasta que no hay suficientes interesados, y son ellos los que costean la instalación con cuotas mensuales asequibles

Cuando un barrio o zona demuestra tener suficiente demanda de conexión, el ayuntamiento la lleva hasta allí, y son los usuarios interesados los que mensualmente pagan mensualmente una cuota para pagar el despliegue, siendo dueños del mismo. Una vez la fibra ha llegado hasta el hogar, es hora de elegir proveedor, una tarea bien sencilla.

Un portal web para cambiar de operador

Y el truco para poder poder cambiar de operador en un solo click es bien sencillo. Todo el equipamiento e instalación de los usuarios conectados a la red es proporcionado por el propio gestor de la red, no siendo por tanto dependiente del operador elegido por el usuario. Así que como no es necesario cambiar ningún elemento físico, la portabilidad no implica ninguna complicación.

Los usuarios de la red municipal de Ammon tienen un portal desde el que comparar ofertas y elegir proveedor, haciéndose el cambio al instante

El portal del ayuntamiento cuenta con un apartado en el que el usuario puede ver todas las ofertas de los operadores disponibles y con un simple click el router toma los parámetros de dicho operador, estando la conexión lista para funcionar en cuestión de segundos. Si un usuario se cansa de la compañía elegida es tan fácil como entrar de nuevo en el portal, elegir nuevo proveedor y listo.

¿Parece muy sencillo no? Si los usuarios son dueños de todo el equipamiento necesario para conectarse a la red, cambiar de proveedor no tiene mayor misterio. ¿Sería ese modelo exportable a España? Debería, siempre en casos en los que el cable que llegue hasta el hogar sea el mismo. Pero no parece que lo vayamos a ver por aquí, al menos pronto.

Vía | Ars Technica

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir