Compartir
Publicidad

Una patente de Apple convierte la tapa trasera del iPhone en múltiples accesorios para la cámara

Una patente de Apple convierte la tapa trasera del iPhone en múltiples accesorios para la cámara
Guardar
22 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde la aparición del iPhone 4, han sido muchos los que han llegado a considerar la experiencia de uso de una cámara en un teléfono como una de las mejores de la industria, aún a pesar de que tratarse de un componente con un espacio muy limitado en un dispositivo. Tanto es así, que parece que ambos elementos se cruzan, chocando en el camino y poniendo bastante difícil a los ingenieros la tarea de combinar un tamaño razonable en un smartphone con la posibilidad de albergar una lente más grande, con funciones de zoom óptico o añadir filtros adicionales.

No obstante, Apple parece tener algunas ideas sobre cómo poner remedio a este asunto, pasando por tapas traseras intercambiables con elementos ópticos integrados en ellas.

Tal y como se describe en la solicitud de patente “Back Panel for a Portable Electronic Device with Different Camera Lens Options“, lo que podría traducirse como “panel posterior de un dispositivos electrónico portátil con diferentes opciones de lente de cámara” en lengua cervantina, tales partes traseras de un hipotético iPhone incluirían:

  • Filtro infrarrojo para la captura de imágenes en blanco y negro en condiciones de escasa iluminación.
  • Una lente que reduce la distancia focal mínima permitiendo utilizar la cámara para la realización de primerísimos primeros planos “extremos”.
  • Un deflector que, en combinación con una lente suplementaria, incrementaría la longitud focal y reduciría el campo de visión, de modo que la luz fuera de dicho campo no se reflejaría en el sensor de la cámara degradando la imagen adquirida.

Según la solicitud de patente recogida por el USPTO (United States Patent and Trademark Office), la posibilidades de la cámara integrada se verían incrementadas mediante la integración de algunos elementos adicionales de control, incluyendo una pequeña batería en la propia tapa extraible.

De este modo, la propia tapa se convertiría en un accesorio en sí misma, pudiendo incluir elementos que van desde un estabilizador óptico con corrector de imagen en función de la información aportada por el acelerómetro, hasta un flash estroboscópico con fuente de alimentación propia, pasando por un sinfín de posibilidades que, al tiempo, podrían llegar a abrir un nuevo nicho de mercado en lo a accesorios se refiere.

Evidentemente, tal y como comentamos al comienzo, el panel trasero desmontable introduce toda una serie de variables a tener en consideración en las diferentes fases de diseño, ingeniería y fabricación, convirtiéndolo por el momento en un interesante proyecto de I+D más que en una opción con ciertas posibilidades de ser llevado a cabo.

Vía | USPTO.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio