Compartir
Publicidad

LG G Flex 2: así son las mejoras respecto al LG G Flex original

LG G Flex 2: así son las mejoras respecto al LG G Flex original
22 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Era un secreto a voces: LG acaba de presentar en el CES de Las Vegas el LG G Flex 2, la segunda generación de su teléfono móvil curvado en el que han mejorado notablemente la pantalla, que se reduce de 6 a 5,5 pulgadas de tamaño pero gana en definición: de los 245ppp anteriores pasamos a 403ppp con resolución Full HD. A continuación os ofrecemos una comparativa con los principales cambios:

LG G Flex 2 LG G Flex
Pantalla P-OLED de 5,5 pulgadas 1920x1080 píxeles (403 ppp) P-OLED de 6 pulgadas 1280x720 píxeles (245 ppp)
Procesador Qualcomm Snapdragon 810 64 bits y 8 núcleos big.LITTLE de 4 Cortex-A53 a 1,5 GHz. y 4 Cortex-A57 a 2,0 GHz. Qualcomm Snapdragon 800 4 núcleos a 2,2 GHz
RAM 2 GB 2 GB
Cámara trasera 13 megapíxeles con OIS, flash dual y autoenfoque 13 megapíxeles y autoenfoque
Cámara frontal 2,1 megapíxeles 2,1 megapíxeles
Almacenamiento 16 y 32 GB (+ microSD hasta 2 TB) 32 GB (sin microSD)
Conectividad Bluetooth 4.1, LTE, WiFi ac, NFC Bluetooth 4.0, LTE, NFC
Batería 3.000 mAh 3.500 mAh
Dimensiones 149,1 x 75,3 x 7,1 a 9,4 mm 160,5 x 81,6 x 7,9 a 8,7 mm
Peso 152 gramos 177 gramos

Mejor pero... ¿suficiente?



A la vista de las especificaciones, está claro que LG apuesta por el nuevo Lg G Flex 2 como un potente terminal de gama alta a tener en cuenta que, además, tiene la pantalla curvada. Sin embargo, no lo va a tener fácil para convencer a los consumidores de toda la vida, acostumbrados a un panel plano. ¿Mejor experiencia multimedia? ¿Mejor audio al adaptarse mejor a la cara? ¿O simplemente puro marketing?

¿Dejará el LG G Flex 2 de ser un mero experimento para convertirse en una alternativa real al resto de gamas alta? Lo va a tener difícil

El LG G Flex original llegó al mercado de forma bastante discreta, a un precio de salida bastante elevado (799 euros) que no se justificaba por mucho que la pantalla fuese "distinta" al resto. Fue como un experimento, un puñetazo encima de la mesa de LG como diciendo "podemos hacer pantallas curvas para móviles si queremos", pero realmente poco más.

Sobre el papel, el LG G Flex 2 presenta mejoras sustanciales (especialmente en uno de sus elementos clave: la pantalla) y parece que han escuchado a los consumidores. El anterior LG G Flex era enorme. Enorme. Ahora reducen su tamaño y además la carcasa trasera repara más rápido y mejor los pequeños arañazos que pueda recibir. No han hecho un mal trabajo... pero también está por ver el precio, que LG no ha confirmado todavía, pero sí sabemos que será más caro que el LG G3 y su sucesor.

¿Quieren los consumidores un terminal curvo?

Pero ¿de verdad aporta algo un terminal curvado? ¿De verdad es una característica diferenciadora respecto a la competencia? Al igual que dije en su día con el Samsung Galaxy Note Edge, que se pueda hacer tecnológicamente no significa que haya que hacerlo... o que el consumidor lo vea útil al final.

En Xataka | LG G Flex 2: el móvil curvado vuelve a intentarlo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio