Nueve cosas que puedes hacer para dar una segunda vida a tu vieja tablet

Nueve cosas que puedes hacer para dar una segunda vida a tu vieja tablet
4 comentarios
HOY SE HABLA DE

Los tablets rotan menos que los smartphones a nivel comercial, y aún así no es infrecuente que los más antiguos acaben acumulando polvo en algún cajón en cuanto los reemplazamos por uno nuevo. Las razones son diversas, como que envejecen más que los teléfonos móviles en el sentido de que retenerlos durante más tiempo hace más dificultosa la segunda mano. O como que hay pocos planes renove que afecten a los tablets.

El resultado es que muchos tablets, salvo contadas excepciones y marcas, acaban en el fondo del cajón sin muchas probabilidades de que volvamos a encenderlos algún día. Pero eso puede hacerse si pensamos en otros usos que podemos dar a esos tablets almacenados para que sigan siendo útiles una vez que se les relega del puesto de dispositivo principal.

Dale tu viejo tablet a los más pequeños de la casa

Tablet

Este uso alternativo, aunque obvio, merece que se reseñe pues aunque un tablet ya no sirva a nuestros propósitos como en el día en que lo compramos (trabajar, jugar) sí que puede servir para que nuestros hijos le den una segunda vida. Sobre todo si hablamos de niños muy pequeños que se conforman con poder ver a 'Peppa Pig' en Youtube o jugar a apps educativas para despertar su interés por la tecnología y aprender.

Puede que tú quieras un tablet más potente porque te guste más el último modelo, porque necesites más potencia o porque quieras una pantalla de mayor calidad, pero los niños son menos exigentes en este sentido. Y donarles tu viejo tablet hará que haya menos probabilidades de que intenten usar el nuevo, con los riesgos que ello conlleva. Eso sí, adáptalo para ellos.

Convierte tu tablet en un lector de libros electrónicos

Imagina que tu tablet principal vive en la mochila que llevas al trabajo o a la universidad y tratas de cuidarlo lo máximo que puedes para que no se deteriore. O quizá quieres restringir su uso por diversos motivos. Si tienes uno antiguo guardado por ahí puede convertirse en tu lector de libros personal y dejarlo viviendo en la mesita de noche. O junto a la butaca en la que lees.

Lo habitual es que las baterías se deterioren con el paso del tiempo y que un tablet comience a tener mucha menos autonomía, pero si usas un tablet viejo para leer eso tendrá poca importancia. Puede vivir junto al enchufe, para servirte en tus ratos de lectura. Y poco importará que se quede casi sin batería cuando cierres la app de lectura (o tu app para escuchar audiolibros) porque su uso será ése, y no otro. Podrás esperar a que cargue de nuevo sin interrumpir tus otras actividades.

Usa tu tablet como cámara de videovigilancia

Los tablets no suelen brillar por la calidad de sus cámaras pero con que tengan una te bastará para convertirlos en cámaras de videovigilancia. Existen apps tanto para el iPad como para tablets Android que harán que tu dispositivo cumpla esta función. Simplemente podrás dejarlos fijos en algún sitio para poder comprobar de cuando en cuando que todo va bien.

Hay apps en este sentido muy variadas. Apps que te ofrecen imágenes en tiempo real, otras que sacan fotografías cada varios segundos que puedes consultar a distancia, etc. Sólo necesitarás encontrar el sitio en el que colocar tu tablet antiguo, instalarle alguna de las apps para videovigilancia y listo, segunda vida para tu tablet.

Convierte tu tablet en un vigilabebés

Vigilabebes

Un uso ligeramente parecido al anterior, al de usar el tablet como cámara de videovigilancia, pero con la salvedad de que existen apps específicas para realizar esta tarea. Apps que, además de permitirte ver su imagen en directo y grabar todo lo que quieras, enviarán alertas a tu teléfono móvil si se detectan problemas, movimientos inesperados y demás.

Algunas de esas apps permiten además usar el tablet como un altavoz a distancia para que puedas hablar desde tu móvil y se emita en la habitación de tu bebé, y así pueda oírte y calmarse. Apps bastante útiles cuando tu pequeño empieza a dormir en otra habitación diferente a la tuya.

Convierte tu tablet en un centro multimedia

Estamos en un caso parecido al del móvil convertido en libro electrónico, pero esta vez para centralizar en él toda la experiencia multimedia de la casa. Puedes instalar en tu tablet antiguo reproductores de música de todo, apps de streaming como Spotify, Apple Music y compañía y, sencillamente, que tu tablet sea el reproductor multimedia de tu casa.

Si además dispones de periféricos a los que poder emitir la señal (televisores inteligentes, sistemas de altavoces con Bluetooth, etc) podrás convertir tu tablet en el centro neurálgico de toda la música de tu habitación.

Usa tu tablet como navegador GPS... si tiene GPS

La cuestión aquí es que no todos los tablets del mercado cuentan con GPS integrado, pues en ocasiones su uso se planea para otro tipo de sectores. Como para que se queden en el hogar, por ejemplo. Pero si tu tablet viejo tiene GPS siempre lo puedes convertir en un navegador GPS para el coche o para otros usos.

Necesitarás con frecuencia descargar mapas offline en servicios como Apple Maps, Google Maps, Waze y compañía, pues los tablets con conectividad móvil sí que no abundan, pero aún así puede ser un buen dispositivo para que viaje en la guantera de tu coche. Y si encuentras un buen soporte para el salpicadero (complicado, pues los tablets son voluminosos y pesan mucho) mucho mejor. O para que lo maneje quien vaya de copiloto, quién sabe.

Convierte tu tablet en una consola retro

Tablet Retro

Quizá tu tablet no tenga GPS ni conectividad móvil, pero lo que seguro tiene es conexión Bluetooth, y mandos Bluetooth para jugar los hay a cientos en todo tipo de tiendas de tecnología. Así que convertir tu viejo tablet en una consola de videojuegos retro es una tarea bastante simple pues encontramos emuladores (frecuentemente para Android) de casi todo.

Simplemente tendrás que encontrar el emulador adecuado, cargar en él los juegos a los que quieras jugar (dinos cuál es tu preferido y por qué has elegido el Pang) y conectar tu mando Bluetooth para poder echar partidas siempre que quieras. Y si tu tablet te permite espejar la imagen en el televisor a través de un Chromecast o similar, mejor que mejor. Consola portátil y consola para el salón.

Convierte tu tablet en un marco de fotos digital

Antes te contábamos que uno de los usos de un viejo tablet es el de quedarse fijo vigilando a tus bebes, o mostrándote que nada pasa en tu casa. Pero además, lo puedes tener ahí, sobre algún mueble, mostrándote fotografías de viajes, de tu familia o de personajes famosos (cada uno pone las fotografías que le apetezcan).

Esto se consigue con apps tan simples como Digital Photo Frame para Android o LiveFrame para el iPad. Simplemente instala la app, carga las fotografías que quieras que vayan rotando y búscale un buen sitio al tablet. A ser posible con un pie bonito, haznos el favor.

Convierte tu viejo tablet en un despertador inteligente

Otro uso que va relacionado con lo de convertir el tablet en un marco de fotos, principalmente porque lo suyo es que busques un pie bonito, es el de que tu viejo tablet en desuso se convierta en el responsable de que no llegues tarde a ningún sitio. En un despertador inteligente que tener en la mesita de noche o en algún otro mueble del dormitorio lejos de tu mano (para que no lo apagues y sigas durmiendo).

Un bonito pie, tablet junto a la cama y apps como Timely en Android o Sleep Cycle: smart alarm clock en el iPad te servirán a tal propósito. Si te ibas a comprar un despertador, quizá te interese darle una segunda vida a tu viejo tablet con esto que te proponemos.

Temas
Inicio