Compartir
Publicidad

La Unión Europea quiere acabar con la "guerra de patentes" en telefonía móvil

La Unión Europea quiere acabar con la "guerra de patentes" en telefonía móvil
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Prácticamente todas las semanas volvemos a tener noticias de algún proceso legal iniciado por una compañía tecnológica contra alguna de sus competidoras. Pues bien, esto pronto podría acabarse en Europa tras el acuerdo que ha alcanzado hoy la Unión Europea con Samsung y el archivo de la causa contra Motorola Mobility sin imponer ninguna multa, dos casos importantes para la telefonía móvil que pasamos a explicar a continuación.

Por un lado, Samsung se ha comprometido a no solicitar judicialmente, durante un periodo de cinco años, que otras compañías dejen de vender sus teléfonos o tablets cuando éstas hayan licenciado previamente sus patentes relacionadas con tecnologías estándar. Se da por cerrado así y sin multa un caso de finales de 2012 en el que la UE acusaba a Samsung de querer bloquear la venta de los teléfonos de Apple utilizando, como pretexto y de forma abusiva, sus patentes.

"Las conocidas como guerra de patentes de smartphones no deberían tener lugar a costa de los consumidores", aseguró hoy mismo Joaquín Almunia, comisario de competencia de la Unión Europea. "Estamos intentando encontrar el equilibrio perfecto", añadía Almunia refiriéndose a los derechos de patentes y a las reglas de la competencia. En opinión de la UE:

"Si bien los propietarios de las patentes deben ser remunerados de manera justa por el uso de su propiedad intelectual, los que implementan dichos estándares deben tener acceso a la tecnología estandarizada de forma justa, razonable y en términos no discriminatorios".

Para la Unión Europea, si alguien quiere utilizar una implementación de un estándar (pensemos, por ejemplo, en la tecnología 3G) y pagar por ello un precio justo y razonable, el poseedor de los derechos debería aceptar. En el caso de que no se llegue a un acuerdo durante la negociación (que se podrá prolongar durante 12 meses como máximo), la solución debe pasar por un proceso de arbitraje y no debe llegar hasta el extremo de solicitar la prohibición de venta de los terminales de las compañías afectadas.

Es decir, no quieren que se utilicen las patentes como excusa para solicitar que un móvil no se pueda vender en determinados países, algo que sí está ocurriendo ahora. En su lugar, proponen que se obligue a los interesados a negociar entre ellos y, si no hay acuerdo, se lleve el caso ante un tribunal de arbitraje.

El caso de Motorola

Con Motorola ocurre un poco lo mismo: la compañía que ahora pertenece a Lenovo intentó detener la venta de los teléfonos de Apple en Alemania por utilizar una patente relativa al GPRS (parte del estándar GSM). Si bien al principio Motorola aseguró que dejaría que Apple utilizase esa tecnología y la propia Apple se mostró dispuesta a pagar derechos de uso por hacerlo, Motorola llevó el caso ante los tribunales poco después. A pesar de considerar esto un "abuso de posición dominante", la UE no ha estipulado ninguna multa.

Vía | Bloomberg y WSJ
En Xataka Móvil | Samsung y Google entierran el hacha de guerra: compartirán patentes los próximos 10 años

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio