Compartir
Publicidad

El fin del roaming en Europa: toda la letra pequeña a conocer antes de viajar

El fin del roaming en Europa: toda la letra pequeña a conocer antes de viajar
Guardar
54 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aunque parezca mentira, el fin del roaming en Europa por fin va a ser una realidad, concretamente a partir del 15 de junio. Son varios los operadores que han anticipado ese fin en todas o algunas de sus tarifas, pero a partir de dicha fecha todos los operadores tendrán que ofrecer a sus clientes la posibilidad de usar sus tarifas, con sus minutos, mensajes y datos incluidos, en toda Europa sin recargos.

Pero antes de que llegue dicha fecha y los primeros viajeros se olviden de desconectar los datos de sus móviles al pisar otro país europeo, es conveniente recordar que aunque hablemos de "roaming gratis", van a seguir existiendo ciertos límites. La mayoría de ellos están orientados a evitar pillerias, como que contratemos una tarifa de otro país para usarla en roaming constantemente, pero mejor será conocerlos antes de lamentarlo.

¿Todos los operadores ofrecerán roaming gratis en todas sus tarifas?

Antes del 15 de junio, ya hay operadores que, voluntariamente, ofrecen el roaming en Europa e incluso más países gratis. A partir de dicha fecha será de obligatorio cumplimiento para todos los operadores y en todas sus tarifas, aunque si algún operador justifica que no puede asumir el coste de esta medida se podría salir de ella. De momento ningún operador español ha dado ese paso, aunque no se puede descartar totalmente que algún OMV lo tenga que dar.

Las tarifas funcionarán igual en su país de origen que en cualquier otro país de los incluidos. Quiere decir que si ofrece 1 GB y viajamos, nuestro consumo de descontará de esa misma bolsa de datos. Si las llamadas nos cuentan 0 céntimos por minuto más el establecimiento, lo mismo pagaremos cuando viajemos o si tenemos llamadas y/o mensajes ilimitados también los tendremos mientras viajamos. Todo lo aplicable a una tarifa nacional se aplica al viajar, incluido el exceso de datos.

Los operadores podrían limitar el consumo de datos en roaming de ciertas tarifas, a 2,6 GB por cada 10 euros (sin IVA) que paguemos en la tarifa

Ahora, los operadores tienen una carta que pueden jugar, previo aviso. En ciertas tarifas podrán aplicar un límite a los datos que se puedan usar en roaming. Para calcularlo hay que tomar la cuota mensual de la tarifa sin impuestos, dividirla entre el coste mayorista del mega (de 0,77 céntimos en la actualidad) y multiplicarlo por dos. Eso quiere decir básicamente que por cada 10 euros (sin IVA) que paguemos podremos usar 2.597 MB en roaming sin pagos extra.

El caso de las tarifas de prepago sin bonos de datos contratados es especial. Para estos casos (que serán mínimos) el operador podría ofrecer datos al precio mayorista fijado, que en 2017 es de 7,7 euros más impuestos por giga.

¿Dentro de las fronteras de que países tendré roaming gratis?

La lista completa, que incluye los 28 países de la Unión Europea más asociados, es la siguiente:

Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Finlandia, Francia (incluido las Islas Aland, Martinica, Guadalupe, San Martín, Guyana francesa, Reunión y Mayotte), Grecia, Holanda, Hungría, Irlanda, Islandia, Italia, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Malta, Mónaco, Noruega, Polonia, Portugal, República Checa, Reino Unido (incluido Gibraltar), Rumania, San Marino y Suecia.

Cuidado con Andorra y Suiza, que a pesar de estar en Europa se quedan fuera. Reino Unido se podría quedar fuera, en el futuro, en función de las negociaciones para el Brexit, pero de momento estará incluido.

¿Todas las llamadas que haga en roaming entran en mi tarifa?

Mientras estés en roaming europeo todas las llamadas que hagas con destino a uno de los países incluidos en el acuerdo entrarán dentro de tu tarifa, descontando minutos de ella o pagándola según tu tarifa nacional. Es paradójico porque si llamamos desde España a otro país europeo tendremos que pagar una llamada internacional, pero estando en roaming está dentro de la tarifa.

¿Cómo vigilarán los operadores que no se haga roaming permanente?

Los operadores vigilarán a sus clientes para que no hagan roaming permanente, para evitar que alguien que resida en un país contrate una tarifa de otro país para usarla constantemente en el suyo. ¿Cómo lo harán? Lo primero es que podrán pedirnos que acreditemos la residencia en el país de contratación.

Si en cuatro meses seguidos hemos hecho más uso de la tarifa en roaming que en nuestro país nos quedaremos sin el roaming gratis

También estarán atentos a periodos largos en las que la SIM no se use o en los que se use exclusivamente en roaming, o la activación en roaming de varias SIMs por parte de un mismo cliente de manera secuencial. Además, si en cuatro meses seguidos la SIM tiene más uso en roaming que en su país de origen el operador podrá poner sobre aviso al cliente.

¿Qué pasa si sospechan que estoy abusando?

Si el operador detecta el uso en roaming permanente o cualquier otro tipo de uso abusivo, lo primero será avisar a su cliente. Éste tendrá 15 días para desistir del uso que esté haciendo o justificarse. Si tras ese periodo ni se cambia ni el uso ni se justifica, el operador podrá empezar a aplicar un sobrecargo al uso en roaming, pudiendo alcanzar un máximo de 23 céntimos el minuto en llamadas y los 24 céntimos por mega consumido.

¿Y si me voy de Erasmus o por una larga temporada?

La normativa que pone límites al roaming gratis quiere evitar el roaming permanente, y por tanto los operadores podrían poner pegas a aquellos que trasladen su residencia a otro país durante un largo periodo. Aunque ese uso en roaming constante tiene una razón, no se trata de un fraude, y está contemplado en la normativa, puede salir a cuenta contratar una tarifa local. Igualmente, acreditando ante el operador el motivo de la estancia prologanda, éste no debería poner restricciones al uso de la tarifa en roaming.

¿Tendrán problemas los que vivan cerca de fronteras?

Los residentes de poblaciones cercanas a fronteras de dos países llevan años teniendo problemas, porque sus móviles se pueden conectar a redes móviles del país vecino, pagando sobrecargos por roaming por el tráfico generado. Con la nueva normativa no deberían tener problemas, ya que los días en los que se conecten a redes móviles locales como extranjeras no contarían como días en roaming, aunque el tráfico generado en roaming sí será tenido en cuenta.

Foto de portada | Thijs ter Haar

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos