La increíble historia de la empresa brasileña que registró "iPhone" antes que Apple y lanzó su propio iPhone con Android
Móvil y sociedad

La increíble historia de la empresa brasileña que registró "iPhone" antes que Apple y lanzó su propio iPhone con Android

Los iPhone tienen iOS, eso lo sabe todo el mundo, pero durante un breve periodo de tiempo allá por 2012 hubo un móvil llamado "iphone" que tenía Android, y de forma totalmente legal. Estamos hablando del iPhone de Gradiente, una empresa brasileña que registró la marca de Apple siete años antes que Apple y le amargó el lanzamiento del teléfono en el país sudamericano durante unos cuantos años. Es más, el caso todavía sigue en los juzgados.

No es la primera vez que un producto se lanza con su marca registrada por otra entidad (de hecho, le pasó a Apple con el iPhone en varios países), aunque la mayor peculiaridad del iPhone brasileño es que terminó materializándose en el lanzamiento del primer y único iPhone con Android que ha existido hasta la fecha. Y no era muy bueno, la verdad.

El iPhone fue primero, pero no su marca

Steve Jobs anunció el iPhone hace ya quince años, en enero de 2007 y se pondría a la venta en un grupo selecto de países en los meses siguientes. Parte de la preparación para vender el iPhone globalmente pasa por aseguarse que los registros de marcas y patentes están en orden, en lo cual hubo alguna que otra sorpresa.

Algunas de ellas, posiblemente fortuitas, mientras que otras quizá no tanto. Al fin y al cabo, si bien la nomenclatura de los productos de Apple no está escrita en piedra, no hace falta ser clarividente para adivinar algunos posibles nombres de futuros productos, como un posible iPhone.

En Estados Unidos, Apple tuvo que pelearse con Cisco por el nombre de iPhone y lo mismo le pasaría unos más años con la marca "iPad", que tuvo que disputar a Fujitsu en Estados Unidos y a otra compañía en Taiwán. Sin embargo, el caso más curioso tuvo lugar en Brasil, donde una compañía de electrodomésticos registró la marca iPhone en el año 2000.

Es más, no una, sino dos. Se llevó el gato al agua la compañía de electrodomésticos Gradiente, aunque tan solo dos semanas antes la empresa brasileña TCE intentaba registrar exactamente la misma marca. El único motivo por el cual la marca iPhone acabó en manos de Gradiente y no de TCE fue porque esta última desistió en el registro en 2006. Gradiente siguió adelante y recibía el registro de la marca iPhone de parte del Instituto Nacional de Propiedad Industrial de Brasil, o INPI, en 2008.

2008, sí, con el iPhone ya presentado y a la venta en buena parte del mundo. Apple llevaba intentando registrar la marca desde dos años atrás, pero lo tenía complicado pues otra empresa lo había requerido nada menos que seis años antes, a pesar de no haber hecho uso de la marca. Todavía.

Apple se llevó la desagradable sorpresa de que la marca iPhone había sido registrada en Brasil en el año 2.000. Peor fue todavía cuando en 2012 el dueño de la marca lanzaba su propio iPhone en la forma de móvil Android patatero

El mayor quebradero de cabeza para Apple llegó en 2012, cuando Gradiente anunció su primer iPhone, un móvil Android algo patatero pero que, obviamente, costaba muchísimo menos que el iPhone. Dos motivos principales para ello: el iPhone costaba carísimo en Brasil, con hasta un 46% de impuestos, y el móvil Android tenia específicaciones bastante básicas.

Comenzó entonces un tira y afloja entre Apple y Gradiente que continúa hasta nuestros días. Primero, el INPI brasileño se puso de parte de Gradiente, denegando a Apple la exclusividad del nombre iPhone en Brasil, aunque la alegría no duraría mucho. Unos meses más tarde, se impone la decisión salomónica.

El Tribunal Regional Federal de Brasil determina que Apple y Gradiente pueden compartir la marca, pero con condiciones. Apple puede usar el nombre de iPhone, pero Gradiente solo podrá referirse a su móvil como Gradiente iPhone, y no como iPhone a secas. La sentencia no gusta a Gradiente, y la apelación está todavía pendiente hoy en día de ser resuelta. ¿Te has perdido? Aquí tienes una cronología de todo el asunto:

  • 2000: La empresa TCE Indústria Eletrônica da Amazônia intenta registrar la marca iPhone en el Instituto Nacional de Propiedad Industrial de Brasil, pero desiste en 2006.

  • 2000: Dos semanas más tarde, Gradiente intenta hacer exactamente lo mismo, registrar la marca iPhone.

  • 2006: Apple inicia el proceso para registrar la marca iPhone en Brasil.

  • 2007: Apple anuncia el iPhone y lo pondrá a la venta en Brasil un año más tarde.

  • 2008: El INPI brasileño concede a Gradiente el registro de la marca iPhone en Brasil y se lo deniega a Apple.

  • 2012: Gradiente anuncia su Gradiente iPhone, un móvil Android. Comienza la batalla legal entre Apple y Gradiente.

  • 2013 (febrero): El INPI niega a Apple el derecho de exclusividad sobre la marca iPhone en Brasil

  • 2013 (julio): Gradiente anuncia un nuevo iPhone, el Gradiente iphone C600

  • 2013 (septiembre): El Tribunal Regional Federal de Brasil determina que Apple y Gradiente deberán compartir la marca, aunque Gradiente podrá usar Gradiente iPhone y no simplemente iPhone. El registro original de la marca iPhone de Gradiente se cancela y será necesario un nuevo registro.

  • 2020. El Supremo Tribunal Federal de Brasil acepta la apelación de la IGB Eletrônica (Gradiente) contra la marca iPhone de Apple.

  • 2022. El juicio sigue pendiente de fecha, aunque no pinta bien para Gradiente después de que el fiscal general Augusto Aras se mostrara favorable a la posición de Apple.

Así era el iPhone con Android

Gradientez
El primer Gradiente iphone

Para situarnos un poco, hubo en total dos móviles Gradiente iPhone. El primero de ellos se lanzó en 2012, en la época de Android Ice Cream Sandwich y competía con el iPhone 4S. En el mercado de móviles Android, destacaban el Google Nexus S o el HTC Inspire 4G. Todavía había un poco de todo, pero lo normal era encontrarse con móviles con procesadores de 1 GHz de velocidad de reloj o más, a veces con dos núcleos y con al menos 512 MB de RAM.

En este panorama, Gradiente lanzó su iPhone, un móvil pequeño y modesto hasta para su época, con unas medidas de 12 x 6 centímetros, un procesador de un núcleo a 700 Mhz, 384 MB de RAM y 2 GB de almacenamiento del cual no quedaba prácticamente nada al descontarle el sistema. Venía con Android 2.3 Gingerbread instalado, una versión con dos años de antigüedad.

El Gradiente iPhone era una patata pero valía diez veces menos que el iPhone

Siendo sinceros, era un móvil algo patatero que habría pasado desapercibido si no fuera por la polémica de su nombre y por su precio. Comparándolo con otros móviles Android del momento no salía muy bien parado, pero si lo comparábamos con un iPhone, la diferencia no está tan clara. Sí, es mucho más básico que el iPhone 4S, pero es que el iPhone 4S costaba unos 1.300 euros al cambio en Brasil, mientras que el Gradiente iPhone se puso a la venta por 700 reales, o 130 euros al cambio.

Gradiente iphone

Pantalla

TFT 3,7"
320 x 480 px

Dimensiones y peso

120 x 60 x 11,70 mm
130 g.

Procesador

Un núcleo a 700 Mhz

RAM

384 MB

Almacenamiento

2 GB
MicroSD hasta 32 GB

Cámara frontal

VGA

Cámara trasera

5 MP

Batería

1350 mAh extraíble

Sistema operativo

Android 2.3 Gingerbread

Conectividad

3G
Wi-Fi
Bluetooth
Micro USB
Radio FM

Otros

Dual SIM

Precio de salida

700 reales (130 euros al cambio)

La buena noticia es que al año siguiente Gradiente lanzó un nuevo iPhone, el Gradiente iPhone C600 con un diseño renovado y una hoja de especificaciones bastante mejorada. Por supuesto, seguía siendo un móvil Android, pero ahora con un Snapdragon S4 con dos núcleos de 1,4 GHz a bordo, 1 GB de RAM y 8 GB de almacenamiento ampliable mediante MicroSD.

Con un más actual Android Jelly Bean a bordo, este nuevo "iPhone con Android" montaba una cámara principal de 13 megapíxeles y una frontal de 2 megapíxeles, tenía conectividad 3G+, pantalla TFT de 5 pulgadas con resolución HD y batería de 1.900 mAh extraíble. No son especificaciones muy lejos a las del Samsung Galaxy S4 de la época: no era gama alta, pero tampoco gama de entrada.

Segundogradiente
El segundo y mejorado Gradiente iPhone C600

Estas especificaciones mejores también supusieron un aumento de precio. El Gradiente iPhone original se puso a la venta por 700 reales (130 euros) mientras que esta segunda generación se lanzó por 1200 reales (233 euros), todavía relativamente económico.

Apple comenzó a manufacturar al menos parte de sus iPhone en Brasil para reducir su precio, pero aún así el iPhone 5 de la época se puso a la venta por 2.799 reales, más del doble. Era un móvil menos patatero, sí, pero la diferencia de precio era menor y a estas alturas estaba ya claro que un iPhone es un iPhone y un móvil desconocido con el nombre de iPhone, no es un iPhone. Es, como mucho, un Gradiente iPhone.

Gradient iphone C600

Pantalla

TFT 5.0
HD

Procesador

Snapdragon S4
Dos núcleos a 1,4 GHz

RAM

1 GB

Almacenamiento

8 GB
MicroSD hasta 32 GB

Cámara frontal

2 MP

Cámara trasera

13 MP

Batería

1900 mAh extraíble

Sistema operativo

Android 4.2.2 Jelly Bean

Conectividad

3G+
Wi-Fi
Bluetooth
Micro USB
Minijack
NFC

Otros

Dual SIM

Precio

1200 reales (223 al cambio actual)

Desde entonces Gradiente no ha lanzado más iPhone y raro será que lo haga. La compañía sigue en litigios con Apple por el nombre y los últimos comentarios del fiscal general del país no parece que vayan a decantar la balanza por la empresa local. Así pues, salvo un último e inesperado giro de guión, parece que la historia del primer y último iPhone con Android ha llegado a su fin. Descanse en paz.

Temas
Inicio