Publicidad

IU acusa a la Policía Nacional de espiar a manifestantes mediante sus teléfonos móviles

IU acusa a la Policía Nacional de espiar a manifestantes mediante sus teléfonos móviles
10 comentarios

Publicidad

Publicidad

Llevar un teléfono encendido, o incluso apagado, en nuestro bolsillo sin que hagamos nada con él. Un hecho tan sencillo y habitual como este podría estar siendo usado por la Policía Nacional para situar a personas en manifestaciones tal y como recoge en un escrito con preguntas digirido al Gobierno por parte de un diputado de Izquierda Unida.

Ricardo Sixto, portavoz de la coalición en la Comisión de Interior, ha dirigido un escrito con 11 preguntas relacionadas con sus sospechas de que la Policía Nacional podría estar usando en manifestaciones unos maletines que registrarían metadatos de nuestro móvil, como nuestro número de teléfono, y que incluso podría facilitar la interceptación de llamadas y mensajes.

Ya vimos como en Ucrania se produjo un hecho misterioso en las protestas que tuvieron lugar a comienzos de año en su capital. Multitud de personas recibieron un SMS en su móvil en el que se les atribuía estar siendo parte de un altercado masivo, mensaje que incluso recibieron personas que nada tenían que ver con los disturbios y que no se llegó a aclarar quien enviaba.

Un hecho insólito relacionado en parte con las acusaciones que hoy ha vertido Sixto sobre la Policía Nacional. Según el diputado de IU el cuerpo policial habría llevado consigo a las Marchas de la Dignidad, que recorrieron el pasado 22 de marzo el centro de Madrid, unos maletines capaces de recabar información de los manifestantes, sin que hubiese contacto entre policía y manifestante.

¿Registrar la asistencia de personas a una manifestación mediante su móvil?

Siempre según el diputado la Policía habría usado en dicha manifestación u otras maletines de la marca de seguridad israelí Verint o similares que serían capaces de registrar datos sobre los móviles, tales como el número de teléfono o el IMEI del terminal, situados en 500 metros a la redonda, e incluso con el mismo se podrían llegar a interceptar las llamadas y mensajes que pasasen por dichos terminales.

Por supuesto que la interceptación de comunicaciones GSM requiere de una orden judicial, se desconoce si la Policía habría tenido dicha autorización cuando supuestamente usó los maletines, pero además los metadatos obtenidos mediante estas prácticas tendría una validez legar dudosa. Sixto menciona que en otros países europeos o iberoamericanos usan los datos recopilados en manifestaciones "para localizar, detener e imputar a manifestantes varios días después de terminada la manifestación", algo que con la legislación española en la mano parecería complicado.

Nos volvemos a encontrar con asociar un número a una persona, como ocurre con las IP. Los jueces ya han establecido que la IP de una conexión no se puede asociar a una persona, véase el caso de nito75 y R, al igual que ocurriría con un número de teléfono. La Policía o el juez de turno buscaría al titular de la línea pero no se lo podría acusar de ningún tipo de altercado, ya que por ejemplo un mismo titular puede tener una o distintas líneas que finalmente usen otras personas como ocurre en el caso de menores. En un caso extremo, el móvil podría haber sido robado u olvidado en un vehículo que se aproximase a la manisfestación, por lo que el usuario no estaría presente en ella.

Un mes para aclarar el uso de los maletines

Como hemos mencionado el uso de estos maletines es una acusación de un diputado, que por supuesto está por probar y hay que poner en cuarenta. Ahora el gobierno tiene un plazo aproximado de un mes para responder a las preguntas planteadas por Sixto y en caso contrario este las podría formular de manera oral en la Comisión de Interior, donde tendrían que ser contestadas por un representante del Ministerio de Interior.

Teléfono congelado
Así aconsejaba Snowden tener los móviles para no ser espiados

Tomando la noticia con la cautela que se debe tomar, una vez más vemos como el simple hecho de llevar nuestro móvil en el bolsillo, incluso apagado, hace que seamos vulnerables a ser vigilados, y eso sin tener en cuenta las vulnerabilidades a las que nos enfrentamos con nuestros smartphones.

Imagen superior | Enrique Dans
Vía | El Diario
En Xataka Móvil | Así se está usando el teléfono móvil como herramienta (y arma) en las protestas de Ucrania
En Genbeta | ¿Qué dicen los metadatos de tu teléfono sobre ti? Mucho, según este estudio

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir