Compartir
Publicidad

Las señales móviles pueden decirnos dónde y cuánto está lloviendo

Las señales móviles pueden decirnos dónde y cuánto está lloviendo
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los radares meteorológico son aparatos muy sofisticados. Emitiendo una señal microondas y estudiando la parte que se refleja, son capaces de determinar qué está sucediendo en la trayectoria que atraviesan: ¿llueve mucho o poco? ¿Está cayendo granizo? ¿Hay niebla en la zona estudiada? Sin embargo, el darle respuestas a estas preguntas requiere una infraestructura de radares meteorológicos, algo caro de implantar y mantener.

¿Y si ya tuviéramos lista la infraestructura y los "radares" y no tuviéramos que hacer nada adicional? Podemos utilizar los enlaces de telefonía móvil que ya están desplegados por medio mundo. Eso es lo que propone Ericsson con su Micro Weather, un proyecto que vimos en funcionamiento en el Mobile World Congress. En la demostración, que podéis ver en vídeo a continuación, utilizaron por un lado tres "duchas", y por un emisor y un receptor a los lados de las mismas. En la pantalla de la derecha veíamos cómo iba variando la potencia de la señal en función del número de duchas que estuvieran abiertas.

Cuando una señal de microondas (es decir, que opera con una frecuencia de entre 300 MHz y 300 GHz) atraviesa una zona en la que está lloviendo, la señal pierde un poco de potencia. A mayor frecuencia, mayor atenuación. Nosotros, los usuarios, no notamos nada porque la pérdida es mínima y los sistemas ya están preparados para ello. Esta atenuación que se produce se puede medir y desde Ericsson aseguran tener el algoritmo necesario para interpretar la cantidad de agua que está cayendo en ese lugar.

En la imagen que os dejamos a continuación vemos un ejemplo. A la derecha vemos una gráfica que compara los niveles de precipitación (en azul) con la potencia recibida (verde). Como se aprecia, ambas gráficas están relacionadas. En el mayor pico de precipitaciones se produce la mayor pérdida de potencia (con cierto retraso, debido a la propagación de la onda).

Ericsson Minilink

Una idea que no es nueva

Esta idea no es nueva: se llevan décadas estudiando el efecto de la lluvia en la propagación de las señales de alta frecuencia (para los más curiosos, aquí he encontrado un paper de 1975 que habla de esto mismo). Hay cientos y cientos de trabajos sobre esta misma temática y hasta la ITU-R ha publicado un modelo de atenuación por lluvia para su uso en predicciones meteorológicas. En 2006, comenzó a hablarse de utilizar estos modelos entre enlaces de telefonía móvil.

En 2013, la National Academy of Sciences de los Países Bajos realizó un estudio para comparar los datos procedentes de las señales de la red móvil (en torno a 2.400 enlaces) y aquellos procedentes de pluviómetros ya instalados. El resultado se refleja en la siguiente imagen. Los datos de los pluviómetros siguen siendo más exactos, pero los que ofrece la atenuación de las señales móviles consiguen una buena aproximación:

Información Lluvia
Datos de la red móvil (izquierda) y de la red de pluviómetros (derecha)

Sin embargo, lo que propone Ericsson es que los operadores han desplegado su red utilizando sus enlaces microondas (más de 3 millones de enlaces de este tipo por todo el mundo sólo de Ericsson) los aprovechen y los doten de otros sensores de bajo coste (temperatura, presión, viento...) para convertirlos también en una especie de radares meteorológicos sin realizar una gran inversión. Después, como nos decían en el MWC, las compañías propietarias de estos enlaces son libres de vender esta información, guardarla o "regalarla" a la comunidad.

¿Para qué sería útil?

BBC se hacía eco de un estudio de 2012 en el que se reflejaba que el número de pluviómetros habían disminuido más del 50% en Europa en el periodo entre 1989 y 2006. En América del Sur, durante ese mismo tiempo, cayeron un 90%. Sabiendo que estos enlaces de telefonía móvil cubren más del 90% de la superficie terrestre y que la infraestructura ya está desplegada, a fin de cuentas sólo habría que analizar los datos, podría ser un proyecto muy útil no sólo para nosotros sino también para las zonas más desfavorecidas del planeta, donde la información meteorológica podría ayudar a prevenir desastres o, al menos, ayudar a planificar el uso de los recursos una vez se producen.

Por ahora, como decimos, es una propuesta de Ericsson, y no tanto un proyecto real, que han explicado a sus clientes (operadoras fundamentalmente), pero viendo la información valiosa que se puede obtener sin necesidad de desplegar una costosa infraestructura no sería muy descabellado pensar que alguna operadora se animara con ello.

Enlace | "Micro Weather":http://www.ericsson.com/news/140224-micro-weather244099438c

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio