Telefónica prueba a sumergir sus servidores en líquido para refrigerarlos

Telefónica prueba a sumergir sus servidores en líquido para refrigerarlos
2 comentarios

Del mismo modo que la refrigeración líquida es algo cada vez más común en ordenadores y teléfonos móviles, sumergir los servidores en un fluido no conductor también se está convirtiendo en una técnica cada vez más habitual en muchas compañías. Este año, lo hemos visto, por ejemplo, en Microsoft, y ahora es Telefónica la que está experimentando con ello.

La teleco española ha llevado a cabo un piloto en Madrid, en el que ha utilizado una solución de Submer que sumerge los servidores en un líquido no conductor de la electricidad, no tóxico, biodegradable y más eficiente energéticamente. El objetivo, asegura, es utilizar menos energía para soportar la creciente demanda de datos en Edge Computing y 5G.

Mejora la eficiencia energética hasta un 50%

Telefonica Submer 02

Telefónica lleva tiempo utilizando el sistema free cooling en miles de edificios y estaciones radio base: cuando las temperaturas son bajas, se aprovecha el aire externo para enfriar los equipos y servidores y reducir en hasta un 30% en consumo de energía. En los días cálidos, la implementación de free cooling no es suficiente y hay que recurrir al uso de los sistemas de enfriamiento.

Ahora, Telefónica y Submer han probado en la central de Bellas Vistas, en Madrid, una solución de refrigeración por inmersión líquida que pretende ayudar a reducir el consumo de esos equipos de refrigeración de las centrales y data centers. Esta nueva técnica, según Telefónica, mejora la eficiencia energética hasta un 50%, reduce las emisiones de carbono por el uso de gases refrigerantes y optimiza el coste total (TCO) de los centros de datos.

En el piloto de la central de Bellas Vistas, se ha empleado un equipo SmartPod de Submer, con capacidad para 50 kW, y se ha sumergido la gama completa de equipamientos TI, como servidores de almacenamiento y procesamiento, y equipos de comunicación.

A diferencia de la refrigeración por aire, en la tecnología de enfriamiento por inmersión, los servidores están sumergidos en tanques con un líquido no conductor de la electricidad que mejora la transferencia de calor, no tóxico y biodegradable.

Al entrar en contacto directo con los chips de los servidores, el líquido absorbe el calor y lo disipa a través de intercambiadores instalados en el exterior

El fluido en contacto directo con los chips de los servidores, que operan entre 70 y 90 grados, absorbe el calor y lo disipa a través de intercambiadores instalados en el exterior. Una de las ventajas es que esta solución elimina el uso del gas refrigerante y sus respectivas emisiones de carbono asociadas, ya que, a diferencia de los sistemas tradicionales, la refrigeración por inmersión no necesita de plantas enfriadoras.

Temas
Inicio