Compartir
Publicidad
Esto es lo que necesita Microsoft en 2015 para no perder el tren del móvil
Otras

Esto es lo que necesita Microsoft en 2015 para no perder el tren del móvil

Publicidad
Publicidad

Hace unos días hacíamos balance de la situación de Windows Phone en el año 2014. En ese reportaje llegábamos a la conclusión de que este había sido un año de transición necesario. La adquisición de Nokia imponía cambios en la estrategia de una división móvil que está preparándose para afrontar su futuro.

Y de eso es precisamente de lo que queremos hablar en este tema relacionado con el anterior. ¿Qué le espera a Microsoft en 2015? La competencia con el duopolio Android-iOS seguirá estando muy difícil, pero aquí la apuesta de Microsoft tiene nombre propio: Windows 10.

Id olvidándoos del "Phone" de Windows Phone

En Microsoft llevan meses avisándonos de que para empezar habrá cambios importantes en la nomenclatura de su plataforma móvil. Cuando el pasado mes de septiembre nos avisaban de que abandonarían la marca Nokia para sus terminales -eso ha dado pie a la presentación de los primeros Microsoft Lumia- también indicaron que tendríamos que ir acostumbrándonos a no usar el término "Windows Phone".

Windows Phone 8 1 2

Eso se nos ha hecho difícil, y de hecho seguimos utilizando esas dos palabras para referirnos a una plataforma móvil que se enfrenta a mucho más que un cambio de nombre. Windows Phone ya no será Windows Phone, y en 2015 no veremos un Windows Phone 8.2, 9.0 o 10.0.

No. Simplemente asistiremos al nacimiento de ese prometedor Windows 10 cuya base será compartida por todas las plataformas en las que trabaja la empresa de Redmond. La filosofía "One Windows" que Satya Nadella ha impulsado desde que sustituyó a Steve Ballmer como CEO de Microsoft será la piedra angular de una ambiciosa estrategia para esta compañía.

Mobile First, Cloud First

El nuevo mantra esgrimido por Nadella desde prácticamente su primer día en el nuevo despacho era claro. La estrategia ha cambiado y ahora tiene como pilares fundamentales los dispositivos móviles y la nube. Esas dos grandes divisiones se reparten el protagonismo en el futuro, y resulta curioso cómo Microsoft deja en segundo plano aquello que le está dando dinero -las licencias software- y el resto de divisiones hardware como la que ha ofrecido un singular Surface Pro 3.

Satya Nadella3

Los últimos resultados de Microsoft, presentados a finales de octubre, indicaban que el comportamiento financiero de la empresa es notable. Ingresaron 23.200 millones de dólares frente a los 18.530 millones del año anterior, aunque los beneficios netos bajaron sensiblemente desde los 5.240 millones del primer trimestre fiscal de 2014 a los 4.500 millones de dólares de este primer trimestre fiscal de 2015. ¿La razón? los gastos de reestructuración para asimilar la adquisición de Nokia.

En móviles los resultados fueron decentes, y en esos tres meses se vendieron 9,3 millones de smartphones basados en Windows Phone, lo que representón un 5,6% más que el récord de 8,8 millones de unidades vendidas durante el mismo trimestre del año anterior.

Y sin embargo, todo eso es pasado, aunque nos sitúa en un punto curioso y ante un dato relevante: Microsoft ha logrado crecer en móviles a pesar del duro año que tenía por delante. Los lanzamientos de terminales como el Lumia 930, 630 o 530 se suman a propuestas curiosas como los Lumia 730/735 y 830 que tratan de apostar por una gama media que muchos no tenemos claro que tenga razón de ser.

Necesitamos terminales que piten

El 2014 ha sido un año "meh" en lo que se refiere a los dispositivos móviles basados en Windows Phone. No ha habido dispositivos especialmente destacables, y la evolución de las gamas ha sido conservadora. No se le podía pedir mucho más a Microsoft en este año de adaptación, pero esperamos mucho más de ella en 2015.

Nokia Lumia 1020 Analisis Xataka 22

De hecho, creemos que las propuestas de la empresa deben ser mucho más ambiciosas ahora que han tomado las riendas de forma definitiva. Hay dos claros terminales que los usuarios esperan en 2015. En primer lugar, el sucesor del ya casi mítico Lumia 1020, un dispositivo del que ya empiezan a aparecer rumores y que ha tenido tiempo suficiente para pulir los defectos de su predecesor y dar una nueva dimensión al concepto de móvil fotográfico.

En segundo, un nuevo gama alta que rompa esquemas y que sea un reemplazo efectivo de los actuales 925/930. Aquí hay plan B, porque además de contar con un terminal algo más compensado en dimensiones como los miembros de la familia 9x0 también podría (debería) aparecer el sucesor del Lumia 1520, un phablet con muy buenas intenciones que también pide a gritos una renovación.

Eso sin olvidar la gama baja: los últimos Microsoft Lumia 535 -los primeros que sustituyen la palabra "Nokia" por "Microsoft"- se apartaban un poco de la línea que había iniciado el exitoso Lumia 520, pero creemos que Microsoft tiene un enorme potencial en este tipo de segmento: el sistema operativo ha demostrado ir muy fluido incluso en un hardware modesto, y la empresa debería aprovechar su baza tanto con terminales compactos como con phablets asequibles que sigan la línea del Lumia 1320 y avancen en ese concepto que interesa sobre todo en mercados asiáticos.

Windows 10 es la gran incógnita

Sin embargo los terminales serán una parte de la ecuación, y yo diría que la más pequeña y menos interesante. Eso se debe a la sencilla razón de que en 2015 esperamos con los brazos abiertos a Windows 10, la nueva versión del sistema operativo de Microsoft que lo será de todos sus dispositivos y plataformas.

Windows Phone 2015 2

La convergencia de esta plataforma estará garantizada a través de un núcleo común a todos los productos hardware, y a partir de ahí cada familia de dispositivos dispondrá de módulos y componentes específicos para ella. El objetivo: que esas aplicaciones universales que han comenzado a aparecer en los últimos meses en Windows se conviertan en la regla y no en la excepción.

Eso simplificará la vida a usuarios y desarrolladores, que podrán acceder a una tienda también universal de aplicaciones y que básicamente tendrán acceso a aplicaciones que se adaptan a las necesidades de cada dispositivo. La interfaz de esas aplicaciones, esperamos y deseamos, será "adaptable", y cambiará según las ejecutemos en un smartphone, un tablet o un PC con una pantalla 4K, pero puede que esa idea vaya aún más allá.

La idea podría ser aún más ambiciosa: nuestro smartphone podría convertirse realmente en todo un PC. Conectándolo a un monitor, un teclado y un ratón deberíamos tener acceso a una sesión de trabajo similar a la que proporcionaría un ordenador de sobremesa o portátil con Windows, y esa podría convertirse en la capacidad definitiva y definitoria de Windows 10, un sistema operativo que es realmente prometedor sobre el papel pero que tendrá que demostrar sus virtudes en el móvil en pocos meses.

No te quedes sola, Microsoft

El competitivo mercado de la movilidad ha hecho que hoy en día sea muy difícil competir con Android e iOS. Aunque las recientes predicciones de IDC apuntan a que la plataforma móvil de Microsoft ganará cuota de mercado en los próximos años, puede que ese crecimiento no sea el que esperan en Redmond.

Htc One M8 1

Eso tiene un claro inconveniente: la empresa podría quedarse sola en su intención de fabricar dispositivos basados en Windows (Phone), ya que los fabricantes podrían ir a algo más seguro como parece que es la apuesta por Android. En Microsoft ya se han llevado un varapalo con la decisión de Huawei de abandonar la fabricación de dispositivos móviles basados en Windows (Phone) de forma indefinida, y ese podría ser el futuro para otros fabricantes de distinta entidad.

Eso es algo en lo que Microsoft ha tratado de trabajar desde que se hiciera con Nokia. Las intenciones parecen claras: la gratuidad de la plataforma para dispositivos por debajo de 9 pulgadas de diagonal de pantalla y los acuerdos con diversos fabricantes deberían impulsar el aún escaso catálogo de terminales. Y sin embargo, hemos tenido pocas noticias de esos movimientos, siendo la más destacable la aparición de un atractivo HTC One M8 basado en Windows Phone. Esta será sin duda una de las claves del futuro de una empresa que está realizando una apuesta ambiciosa en el terreno de los móviles. Veremos cómo le sale la jugada a Microsoft.

Imagen | Jonas Daehnert
En Xataka Móvil | Windows Phone, balance de 2014

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio