He cambiado mi iPhone por un teléfono ruggerizado y estas han sido las razones

He cambiado mi iPhone por un teléfono ruggerizado y estas han sido las razones
6 comentarios

El iPhone es algo así como el Ferrari de los smartphones (dejamos en el aire qué marca sería el Lamborghini), pero no significa que decantarte por el teléfono de Apple sea un camino de no retorno: hay quien deja iOS y da el salto a un gama alta Android. Menos común es cambiar el iPhone por un teléfono ulrarresistente, también conocidos como móviles ruggerizados. Pero haberlos, haylos: este es el caso de Íñigo Ros y sus motivos para hacerlo.

De fan de Apple a decir adiós al iPhone

La historia de amor de Íñigo con los iPhone es larga, tanto como la durabilidad que le ofrecían los teléfonos de Apple: "Tras ocho años con mi iPhone 4, dejaron de crear actualizaciones para el sistema operativo del mismo, por lo cual me vi casi obligado a comprar uno nuevo."

Lo tenía claro: repetiría con iPhone.

"De nuevo opté por un iPhone, en este caso el modelo iPhone 6s. Tenía claro que quería un terminal igual de resistente y con las mejores prestaciones (además era muy sencillo duplicar la interfaz de un teléfono a otro, descargar la copia de seguridad de la nube de Apple y listo). "

Otro iPhone y otro cliente satisfecho: "Durante tres años lo disfruté bastante, las fotos y videos eran brutales, podia escanear documentos en maxima calidad, las aplicación corrían a las mil maravillas."

Iphone 6s análisis portada

El cuarto sucedieron dos hechos que cambiaron la historia de sus elecciones: "Lanzaron unas cuantas actualizaciones de software que en vez de mejorar el terminal, lo empeoraban. (nota: hablamos del "Applegate" originado por el throttling de los modelos iPhone 6 y iPhone 6s). Además, irónica (pero lógicamente, porque las baterías se degradan con el paso del tiempo), la batería cada vez me duraba menos y sin el cargador encima, estaba perdido."

Íñigo cambió de medio de transporte: "Pasé del coche a la bici como transporte en ciudad, por lo que a lo largo de ese año rompí cuatro veces la pantalla del teléfono tras caerse al asfalto."

A la tercera quinta va la vencida : "la siguiente vez que pasó decidí no volver a repararlo y buscar algún teléfono que fuese súper resistente a los impactos, inclemencias del tiempo y con la maxima bátería posible. Teniendo claras mis necesidades, me decliné por el Blackview 9100, con 13000 mAh de batería y una carcasa casi a prueba de bombas."

De ruggerizado a ruggerizado

Su primer teléfono ruggerizado cumplió de sobra sus expectativas: "Nunca me quedaba sin batería, lo llevaba a la playa y me bañaba con él. Estaba hecho para ser maltratado y darle un uso intensivo en cualquier entorno. Tenia hasta un modo de uso debajo del agua."

No obstante, su Blackview 9100 no era perfecto: "Su peso rondaba los 400 gramos, por lo que depende de en qué bolsillo lo guardases te hacía efecto péndulo al andar."

"Lo cambié porque aunque era un móvil genial, tenía un cargador especial difícil de conseguir, tipo USB-C pero más alargado, cuyo adaptador acabé perdiendo y, haciendo apaños con un USB-C, acabé rompiendo el puerto."

Cubot Monte

Necesitaba otro teléfono y volvería a ser un modelo ruggerizado, el Cubot King Kong 5 Pro concretamente. "Lo quería ultrarresistente, pero estaba dispuesto a sacrificar autonomía a cambio de que fuese más ligero y fácil de llevar y que tuviera un conector estándar."

Acertó con su elección: "Me gusta la duración de su batería de 8.000 mAh (unas 72 horas con uso moderado) y su diseño, tanto estéticamente como que soporte el agua, el contacto con la tierra, barro, asfalto, la nieve, la grasa de maquinaria... lo puedo usar hasta con los guantes de protección mecánica del trabajo. Vivo sin miedo a que le pase nada."

Trasera Cubot

CUBOT King Kong 5 Pro - Smartphone de 6.1" HD+, 4GB y 64GB, Cámara Triple 48 MP, Batería 8000mAh, Android 11, Procesador Octa Core, Color Negro

¿Volver a iPhone? No, gracias.

No obstante, se sigue acordando de sus viejos iPhone: "El sonido es peor que móviles de su rango de precios y por supuesto que el iPhone. Además, sus 320 gramos de peso hace que en ciertas circunstancias pueda ser un poco incómodo."

Aunque objetivamente y en frío la potencia del procesador entre un iPhone y su teléfono son notables "A nivel de hardware es inferior, pero para lo que yo uso el teléfono las prestaciones son más que de sobra."

"La fluidez y la simpleza del iPhone a la hora de manejarlo me siguen pareciendo un poco mejores todavía que en Android, pero apenas noto diferencia en la mayoría de circunstancias."

Los resultados fotográficos también son notablemente diferentes, pero Íñigo explica que "uso más bien poco la cámara y ahí sí que noto que la resolución es peor, pero no me merece la pena".

Íñigo concluye que "por la mitad del precio de un iPhone tienes el mejor y más completo teléfono ruggerizado. Y yo, teniendo en cuenta mis necesidades, no volvería ni a un iPhone ni a un teléfono cualquiera."

Lo tiene claro: "A día de hoy no contemplo otra opción de teléfono que no sea ruggerizado."

Temas
Inicio