Publicidad

Pantallas curvadas y flexibles: ¿qué hay de nuevo, viejo?

Pantallas curvadas y flexibles: ¿qué hay de nuevo, viejo?
14 comentarios

Publicidad

Publicidad

Desde hace poco más de cinco años, hemos visto a alguno de los principales fabricantes de pantallas – Sony, Samsung, LG, AUO - mostrar en ferias prototipos de paneles que se podían doblar. El fenómeno se multiplicó y ganó en calidad e interés cuando la tecnología OLED se fue mostrando como una buena amiga de dispositivos móviles.

Pero de ahí a llevar esa flexibilidad hasta un producto real, había un camino muy largo por recorrer. En los últimos meses estamos comprobando que dos compañías se han adelantado sobre el resto con considerable ventaja, y también con bastante poderío: Samsung y LG ya tienen teléfonos con pantallas flexibles en su interior.

Sí, los productos no son exactamente plegables, y el grado de flexibilidad es pequeño (en el caso de LG, el modelo de Samung es rígido), pero dentro de esos dispositivos hay mucha tecnología, el germen de lo que tiene que venir en poco tiempo.

Samsung LG

El resto de elementos también deben ser flexibles o curvados

Acompañando a la pantalla, el resto de elementos también tienen que contar con cierta flexibilidad o curvatura, así que los diferentes departamentos de investigación y desarrollo de las marcas están trabajando de forma paralela a los chicos de las pantallas. Un buen ejemplo de ello es LG (LG Display, LG Innotek, y LG Chem), con baterías apiladas, flexibles, e incluso con forma de cable.

A muchos les puede sonar esta andadura a la que hemos vivido unos meses atrás con el 3D, que no cuajó en ningún producto. Pero los coreanos la venden como un nuevo nivel en la ergonomía de los productos – sin entrar en flexibilidad – y también mejoras en la resistencia de los productos.

El mercado actual es demasiado aburrido y la nueva tecnología de pantallas abrirá nuevos caminos. Rachman Woo, responsable en LG

Hasta hace muy pocos meses no han conseguido que todos los elementos puedan contar con flexibilidad. Los plásticos por su naturaleza la tienen, las baterías ya hemos visto que hay formas de curvarlas o hacerlas menos rígidas, pero el cristal de la pantalla es una pieza bastante delicada en este puzle.

La tecnología actual permite que ese cristal sea lo suficientemente fino como para acompañar al equipo en la flexibilidad, pero también resistente para proteger el panel y sensores táctiles. El máximo exponente lo tenemos en Corning, que posee un producto que casa con las necesidades, llamado Willow Glass.

Willow

Las novedades que se gestan en departamentos de investigación y desarrollo están lógicamente más avanzadas que lo que se puede fabricar en grandes cantidades. En los últimos tres años, tanto Samsung como LG han acomodado o creado nuevas factorías para crear pantallas OLED y OLED flexibles, de ahí que los productos sean ahora algo real. Otra cosa es el precio, que sigue siendo bastante más alto que un dispositivo equivalente en especificaciones.

YUOM: Samsung fue la primera en tomárselo en serio

Los coreanos se comen la tostada, pero no debemos olvidar que en los primeros años había empresas muy activas con la tecnología, como HP o Sony, y también el ejercito norteamericano. Otros nombres que no podemos obviar en esta carrera son AOU, Toshiba, E Ink o Liquavista (comprada por Samsung).

Incluso Nokia ha jugado con patentes y proyectos muy interesantes como Kinetic (vídeo a continuación), pero ya sabemos que en los últimos años ha estado bastante torpe en la definición. De LG y Samsung hemos visto prototipos sin parar, algunos basados en tinta electrónica, pero sobre todo en tecnología OLED.

Samsung pasó de prototipos sin identidad, y en abril de 2012, decidió crear una marca, una imagen que englobara a todos sus desarrollos basados en tecnología OLED flexible. Así nació YOUM, y en enero del año siguiente, mostraron todo su potencial en el CES (a partir del minuto 40):

Lo que ocurrió en los sucesivos meses hasta ahora, es el anuncio del Samsung Galaxy Round, y la respuesta de LG con su G Flex.

La pantalla P-OLED del LG G Flex

Nos centramos en el modelo de LG, que es el que más información ha compartido con nosotros. La pantalla de 6 pulgadas del LG G Flex está construida con un panel conocido como P-OLED (plástico OLED), que es fino como un papel, y sin la lámina de cristal protectora, tiene un nivel de flexibilidad increíble.

Más increíble si cabe si tenemos en cuenta la calidad de la pantalla en colorido y ángulos de visión, lo mejor es que veáis en un vídeo de lo que estamos hablando, gracias a los chicos de Phone Arena:

El futuro a medio y largo plazo

Samsung está en ello, no cabe duda, pero es LG la que más activa se está mostrando en las últimas semanas: quiere lanzar el LG G Flex a nivel internacional a comienzos de 2014, y también tiene un segundo modelo en el horno, con un grado de flexibilidad y resistencia mucho mayor.

Las expectativas que manejan en LG son bastante altas, consideran que en 2018 el 40% de los teléfonos contarán con pantalla flexible en su interior. Bien por que el dispositivo necesite cierta flexibilidad, bien por que el panel es más resistente en la práctica. En 2015, el 12% de los teléfonos tendrán pantallas curvadas, que ya es un avance bastante significativo.

El mapa de ruta de las compañías ambicioso para los próximos años, pero si lo que nos estamos preguntando es por una pantalla completamente flexible y acomodable a cualquier superficie, tendremos que esperar diez años para que sean algo habitual. Otro de los ingredientes que puede que empecemos a ver en futuras pantallas es el de la transparencia, ya tratada por Samsung en diferentes prototipos.

Corning
Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir