Publicidad

Samsung Galaxy S6 Edge, distinto planteamiento (y sensaciones) que con el Note Edge

Samsung Galaxy S6 Edge, distinto planteamiento (y sensaciones) que con el Note Edge
34 comentarios

Publicidad

Publicidad

Como esperábamos, Samsung ha copiado la estrategia del Galaxy Note para el lanzamiento del Galaxy S6: llega al mercado con dos diseños, uno estándar y otro más atrevido de pantalla curvada. Nada cambia por dentro, sólo su aspecto.

Pero el Galaxy S6 Edge viene con un planteamiento distinto al del Note Edge, que tenía una curva de 160 píxeles y añadía información o funcionalidad. Las curvas del S6 Edge están a ambos lados y no tienen píxeles extra, su principal función es ser agradables al tacto y bonitas. ¿Qué ha cambiado, cuáles son nuestras sensaciones y qué podemos esperar?

Galaxy S6 Edge vs. Note Edge: comparativa

Samsung Galaxy Edge S6 Samsung Galaxy Note Edge
Dimensiones 142,1 x 70,1 x 7,0 mm 151,3 x 82,4 x 8,3 mm
Peso 132 gramos 174 gramos
Pantalla Super AMOLED 5,1" Super AMOLED 5,6"
Resolución Quad HD 2560 x 1440 Quad HD+ 2560 x (1440 + 160)
Chipset Exynos 7420 Qualcomm Snapdragon 805
CPU Octa-Core 4 x 2,1 GHz + 4 x 1,5 GHz Quad-Core 2,7 GHz
GPU Mali-T760 Adreno 420
Memoria RAM 3 GB DDR4 3 GB DDR3
Almacenamiento 32 / 64 / 128 GB 32 GB + microSD hasta 128 GB
Cámara trasera 16 MP / vídeo 4K a 30 fps 16 MP / vídeo 4K a 30 fps
Cámara frontal 5 megapíxeles 3,7 megapíxeles
Redes LTE Cat. 6 (300/50 Mbps) LTE Cat. 6 (300/50 Mbps)
Conectividad WiFi ac, NFC, IR, Bluetooth 4.1, ANT+ WiFi ac, NFC, IR, Bluetooth 4.1, ANT+
Batería 2600 mAh + carga inalámbrica 3000 mAh extraíble
Colores Blanco, negro, azul, verde Blanco, negro

Una nueva generación que rompe con el pasado

Para los nuevos Galaxy S, Samsung ha mimado especialmente el diseño. El S6 Edge no tiene metal falso ni piel de imitación como el Note Edge, sino un borde de aluminio real y una trasera de cristal Gorilla Glass 4. El comentario generalizado es que se trata del mejor diseño de Samsung hasta ahora.

Otra diferencia de construcción importante es que la batería no es extraíble ni la memoria ampliable por microSD, dos bazas que Samsung mantenía a pesar de la tendencia del mercado. Como contrapunto, ahora ofrecen carga inalámbrica, carga ultrarrápida y el modelo básico parte con 32 GB de memoria interna.

Samsung también intenta distanciarse del pasado con la nueva versión de TouchWiz, más ligera. Prometen haber reducido un 40% el "exceso de software". La interfaz no parece haber cambiado demasiado, pero notaremos que todo es más rápido y fluido que cuando probamos el Note Edge, y que varias opciones que sobraban han desaparecido.

En cuanto al hardware, la nueva generación también estrena el chipset Exynos 7420 de ocho núcleos y arquitectura de 64 bits para todos los mercados (Samsung confía en el rendimiento de su propio procesador y se olvida de Qualcomm); además de 3 GB de memoria LPDDR4, que puede doblar la tasa de transferencia de la memoria DDR3.

Mismas especificaciones a distinto precio

Como pasó con el Note Edge, el Galaxy S6 Edge es más caro que el Galaxy S6. De nuevo, la diferencia es de 150 euros:

  • Galaxy S6: 699 euros (32 GB) / 799 euros (64 GB) / 899 euros (128 GB)
  • Galaxy S6 Edge: 849 euros (32 GB) / 949 euros (64 GB) / 1049 euros (128 GB)

El Galaxy S6 contará con una mayor disponibilidad que el S6 Edge (por ejemplo, en Estados Unidos las cuatro operadoras grandes ofrecerán ambos modelos, mientras que las pequeñas únicamente el S6), pero tratándose de Samsung el stock no debería ser un problema.

Del Note Edge al S6 Edge por ensayo-error

Hay pasos atrás desde el Galaxy Note Edge hasta el Galaxy S6 Edge. La curva del Note Edge es un intento de innovación atrevido: una minipantalla anexa que muestra notificaciones, mensajes personalizados o los botones de un reproductor. Pero para nosotros, como para muchos otros analistas, se quedó en un añadido sin valor real para el día a día.

Ahora Samsung ha simplificado su idea inicial y ha presentado algo que, en cambio, nos gusta mucho. La pantalla curva del S6 Edge resulta natural y aporta, sobre todo, un gran atractivo al teléfono. Pone a Samsung al nivel de Apple, HTC o Sony en diseño industrial.

¿Y por qué decimos que hay pasos atrás? Porque las del S6 Edge no son curvas con "personalidad propia", ni siquiera añaden píxeles al panel. Sus funciones son: por un lado, la comodidad al deslizar el dedo para moverse hacia atrás o adelante en las aplicaciones; y por otro, algunas ideas sencillitas que añade TouchWiz.

Una aparece cuando hacemos un swipe hacia el borde: nos saltan las fotos de nuestros contactos más frecuentes, redondeados por un círculo de color, para que podamos escribirles o llamarles rápidamente. Luego, cuando tenemos el móvil sobre la mesa y uno de esos contactos nos está llamando, la curva se ilumina del color del contacto correspondiente, de modo que sabemos quién nos está llamando. Otras opciones se heredan del Note Edge: notificaciones y el reloj sin desbloquear el teléfono.

El Note Edge era una "edición limitada". El S6 Edge es un verdadero flagship

Samsung ha vendido más de medio millón de Galaxy Note Edge y desde la compañía aseguraban que era una "edición limitada" del Note 4.

Mi apuesta es que el Galaxy S6 Edge se venderá mucho mejor, a pesar de que mantiene el salto de precio de 150 euros y de que la única diferencia destacable respecto al Galaxy S6 sea el diseño. Y es que en este caso el añadido no es tener más información en la pantalla sino el encanto de un diseño único en el mostrador de la tienda.

En Xataka | Samsung Galaxy S6 Edge, llegan las dos curvas a la pantalla

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir