Compartir
Publicidad

Samsung se moja con la protección contra agua del Galaxy S7 Active

Samsung se moja con la protección contra agua del Galaxy S7 Active
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad
Actualización: Tras las quejas recibidas por los problemas con la resistencia al agua del Samsung Galaxy S7, Samsung ha llevado a cabo una investigación que ha dado como resultado el descubrimiento de un problema en una de las líneas de producción de este modelo concreto. La compañía asegura que ya ha sido solventado y que sólo un pequeño porcentaje de unidades estaban afectadas, aunque no dan cifras concretas. Los usuarios afectados podrán pedir una sustitución de sus terminales a Samsung.

A principios de junio Samsung anunció la versión todoterreno de su actual buque insignia, a la que un año más apellidaron Samsung Galaxy S7 Active y que, también un año más, se quedó como exclusiva del operador estadounidense AT&T. El terminal comparte la mayoría de características técnicas con el modelo original, pero apuesta por un diseño mucho más robusto que soporta golpes y, por supuesto, también es resistente al agua.

No es la primera vez que la resistencia al agua de un dispositivo móvil es motivo de polémica, pero en este caso se inició cuando el medio Consumer Reports puso a prueba las capacidades estancas del Samsung Galaxy S7 Active. El resultado fue una pantalla dañada en la que el panel táctil había dejado de funcionar y entradas de agua en otros elementos como las cámaras. La respuesta de Samsung no se ha hecho esperar, esto es lo que dice la compañía.

Samsung Galaxy S7 Active

Antes de nada conviene recordar que el Samsung Galaxy S7 Active viene con el certificado de resistencia al agua IP68, en el que el primer dígito se refiere a la protección total contra polvo y el segundo a la resistencia al agua. Según Samsung, los dispositivos de la serie S7 (incluyendo los S7, S7 edge y S7 Active) puede estar hasta 30 minutos sumergidos en agua siempre y cuando no se supere un máximo de 1,5 metros de profundidad.

Según Consumer Reports, la prueba realizada cumplía con los requisitos pero pasados 30 minutos el agua había entrado en las lentes de la cámara y había provocado daños en el panel táctil de la pantalla, dejando el dispositivo inservible. Para no pillarse los dedos, repitieron la prueba con otra unidad distinta y obtuvieron el mismo resultado.

Samsung ha respondido a las quejas, y lo ha hecho con un escueto comunicado en el que recuerdan que el Samsung Galaxy S7 Active ha pasado duras pruebas de resistencia para asegurar un grado de protección al nivel de los requisitos del certificado IP68. Mantienen que el dispositivo es totalmente estanco y sugieren que el terminal de la prueba fallida podría tener algún tipo de defecto. No obstante, también recuerdan que la garantía cubre posibles daños producidos por líquidos, aunque hay muchos aspectos que pueden afectar como si el agua es salada o su temperatura. Lo mejor en estos casos es evitar inmersiones completas para no llevarnos un susto.

Vía | Android Community
En Xataka | ¿De verdad me puedo meter en el mar o en una piscina con este gadget "resistente al agua"?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio