Compartir
Publicidad
Sensores de huellas en smartphones, ¿cuál es la mejor forma de integrarlos?
Seguridad

Sensores de huellas en smartphones, ¿cuál es la mejor forma de integrarlos?

Publicidad
Publicidad

Desde hace unos años, la seguridad biométrica se ha colado en nuestros smartphones y ha llegado para quedarse. Ya no hace falta desbloquear el móvil con una contraseña o un patrón, basta con usar la huella dactilar. Además de aumentar la seguridad, este sistema aporta comodidad, pero para eso el sensor de huellas tiene que estar bien integrado en el diseño, algo que no siempre sucede.

El escáner de huellas se ha convertido en una característica casi obligatoria en cualquier gama alta que se precie, y cada vez es más habitual verla en móviles de gama media. Los equipos de diseño de los principales fabricantes han solucionado la colocación del sensor dactilar de distintas formas, pero ¿cuál es la mejor?

¿Por qué queremos un sensor de huellas en el móvil?

La seguridad biométrica consiste en la identificación de personas en base a sus rasgos físicos, aspectos como el iris de los ojos, la forma del rostro, la voz o las huellas dactilares son únicos para cada individuo y además no se pueden olvidar como a menudo sucede con las contraseñas.

Apple integró su primer sensor de huellas en el botón de inicio del iPhone 5s allá por 2013 -aunque para ser justos, antes fue Motorola con su Atrix de 2011, que integraba el sensor en la parte trasera. El resto de marcas siguió los pasos y hoy es una función habitual en smartphones, incluso se han desarrollado nuevas aplicaciones a partir de esta tecnología como es el caso de los pagos móviles.

Pero sobre todo, tener un sensor de huellas en el móvil es más cómodo. Nos evitamos tener que teclear contraseñas, validamos compras.. y todo simplemente poniendo el dedo sobre el sensor. La sensibilidad y precisión del sensor también son importantes, pero no hay que olvidar otros factores como que sea fácilmente accesible o que su forma no rompa con el diseño.

Las soluciones de los fabricantes

La diferenciación es clave en un sector como el de la telefonía móvil y los sensores de huellas no se libran. Aunque la mayoría de marcas apuestan por la misma tecnología, hemos visto varias propuestas distintas en términos de diseño, cada una con sus ventajas e inconvenientes.

1. En el botón de inicio

iPhone TouchID

Es una de las soluciones más habituales y también la más cómoda. El sensor de huellas queda en el frontal del dispositivo de forma que podemos acceder rápidamente con el pulgar cuando estamos sujetando el móvil o usar el índice si está sobre una mesa y no queremos cogerlo.

La pega del botón de inicio físico es que agranda el diseño al ocupar espacio en la parte inferior y no permite ceñir el borde a la pantalla. Es el caso de los iPhone, que con su emblemático botón redondo tienen un diseño más alargado que la mayoría de terminales con el mismo tamaño de pantalla.

HTC 10 HTC 10

Samsung también integra el sensor de huellas en el botón frontal, pero en su caso la tecla tiene una forma más alargada y consigue un ratio de pantalla más equilibrado. Es una forma similar a la que escogió HTC para el sensor del recién presentado HTC 10, un buen ejemplo de cómo integrar un sensor de huellas y respetar el diseño.

El tamaño no es el único problema del sensor dactilar frontal, esa posición privilegiada puede llegar a estropear el diseño si no está bien integrado. El ejemplo más reciente lo tenemos con el Moto Z de Lenovo, un móvil que presume de diseño con un chasis de aluminio de 5,2 milímetros de grosor. Sus formas son suaves y redondeadas y va y le colocan un sensor de huellas cuadrado en todo el centro. No sólo queda mal visualmente, sino que da la sensación de que ocupa más espacio del que debería.

2. En la parte trasera

Nexus 5X

Muchos de los smartphones que vienen con sensor de huellas lo montan en la carcasa trasera, donde hay espacio más que suficiente para colocarlo sin que afecte en absoluto al tamaño y resulta mucho más discreto.

Uno de los primeros modelos en integrar un sensor detrás, justo bajo la cámara fue el gigante HTC One Max y gradualmente lo hemos ido viendo en más y más smartphones, sobre todo phablets. Huawei también apuesta por este sistema con los Huawei Mate y su serie estrella, que este año se amplió con el Huawei P9.

Huawei P9 Huawei P9

Google introdujo el soporte para sensores de huellas con Android 6.0 Marshmallow y por supuesto sus nuevos teléfonos, los Nexus 5X y Nexus 6P contaban con esta tecnología. Los de Mountain View, de la mano de Huawei y LG, también eligieron la zona trasera para situar esta pieza.

El sensor en la parte trasera es cómodo si estamos sosteniendo el móvil en la mano porque podemos llegar a él fácilmente con el dedo índice. Además el agarre es más seguro porque no hay que mover el pulgar, por eso resulta cómodo sobre todo en móviles grandes. La pega es que si hemos dejado el móvil sobre la mesa tendremos que cogerlo cada vez que queramos consultar algo.

3. En el lateral

Sony Xperia Z5

Sony se resistió a integrar sensores de huellas en sus móviles hasta el año pasado cuando lanzaron la gama Xperia Z5, y la forma en la que lo solucionaron sorprendió por su originalidad. El sensor de los últimos flagship de Sony va integrado en el botón de encendido, que está situado en el lateral derecho del dispositivo a media altura.

La propuesta es la más acertada desde el punto de vista del diseño. El botón es compacto y está muy bien integrado, tanto que ni siquiera parece que contenga un sensor de huellas. A pesar de las dudas iniciales, el sensor de huellas de Sony funciona muy bien y se puede alcanzar fácilmente con el pulgar, pero sólo si eres diestro. Algunos usuarios zurdos se han quejado de que resulta complicado alcanzar el sensor a menos que usen el teléfono con la mano derecha en los modelos más grandes, en el Sony Xperia Z5 Compact no supone un problema.

Bajo la pantalla en 2018

Los sensores de huellas aterrizaron en nuestros smartphones hace relativamente poco tiempo pero ya se han convertido en un elemento casi imprescindible. Son rápidos y precisos, pero todavía tienen mucho que mejorar en el apartado del diseño.

LG sensor de huellas invisible

Lo del sensor de huellas integrado directamente en la pantalla del móvil era un rumor bastante recurrente que en 2018 se hará realidad gracias a Qualcomm. Si la solución acaba siendo económica, el debate sobre la posición idónea para el lector de huellas se podrá dar prácticamente por acabado, ya que poco molestará en esa posición.

En Xataka | Los sensores de huella dactilar podrían borrar del mapa a los botones de inicio en nuestros smartphones
Imagen portada | Pixabay

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos