Timos en llamadas telefónicas: las estafas más extendidas y cómo evitar ser víctima de ellas
Seguridad

Timos en llamadas telefónicas: las estafas más extendidas y cómo evitar ser víctima de ellas

Los ciberdelincuentes nunca descansan. En estos tiempos estamos viendo como los móviles son el gancho perfecto para multitud de estafas. Y aparte de sofisticados métodos de estafas mediante apps maliciosas o SMS con enlaces maliciosos, no faltan los ya clásicos timos relacionados con llamadas telefónicas.

De hecho, no hace falta ni siquiera que tengas un smartphone para ser víctima de las estafas telefónicas. Por suerte, todas tienen ciertos elementos comunes que hacen que identificarlas y evitarlas sea más sencillo. A continuación repasamos las que son más habituales y, por supuesto, consejos para evitar que seas víctima.

Tu operadora telefónica te sube la tarifa. Mentira

Operadoras

El timo de la doble llamada es una de las estafas más recientes y que mayor problemática puede llegar a generar al aprovecharse de la sensibilidad puntual de la víctima para conseguir sus datos personales y, en última y principal instancia, su dinero.

En este caso se hacen pasar por tu operadora de telefonía en lo que se conoce como vishing, que es el término utilizado para describir la usurpación de identidad de una entidad o persona y tratar de engañar a la víctima con fines poco lícitos e incluso ilegales. En este caso afirman que te va a subir la tarifa entre 10 y 20 euros al mes (o incluso más).

Una vez acabada esta primera llamada, la víctima suele sentirse enfadada y con alta predisposición a cambiar de compañía si se da la oportunidad. Momento perfecto para que los estafadores hagan una segunda llamada fingiendo ser ahora otra operadora. A veces usan el nombre de una compañía real y otras dicen ser una nueva operadora que incluso está respaldada por la OCU, algo que la propia organización niega.

Tu compañía telefónica nunca te llamará por teléfono para informarte de una subida de precio y menos sin acreditar de forma eficaz su identidad y tener a mano tus datos personales completos.

En esta segunda llamada ofrecen unas mejores condiciones respecto a cómo se quedaba la tarifa actual de la víctima con la supuesta subida de precio. Recordamos que no es real ni la anterior, ni esta llamada, pero tratan de hacer ver a la víctima que sí. El objetivo es que se acepte esa supuesta oferta y conseguir sus datos personales y de pago para el nuevo contrato.

Obviamente, ni la operadora sube el precio a la víctima, ni realmente ese nuevo contrato que se lleva a cabo en la segunda llamada son reales. Una vez que los estafadores tienen ya los datos bancarios de la víctima, se desentienden. Ya tienen lo que querían y tendrán acceso al dinero de la víctima o incluso puede que le hayan ya solicitado un pago previo.

Aunque en el último apartado de este post daremos consejos generales para evitar estafas, ya te adelantamos que las compañías telefónicas nunca te llamarán para subirte el precio. Tal y como pudimos saber en un contacto con los principales operadores, tienen otras formas de avisar de subidas de precios, como por ejemplo informarlo en la última factura antes de la subida y siempre de acuerdo al contrato que se firmó originalmente.

El timo de la llamada pérdida. No hay que devolverla

Cuando observamos en nuestro móvil que tenemos una llamada perdida, casi como un instinto, tendemos a devolver la llamada. Y esto, si se trata de un número que desconocemos o que tiene un prefijo extraño, es un error. Y es que en estos últimos años se ha conocido una extendida estafa relacionada con llamadas pérdidas procedentes de países como Albania, Costa de Marfil, Ghana o Nigeria, aunque pueden provenir de otros territorios internacionales.

Incluso la Policía y Guardia Civil han llegado a avisar sobre estas estafas. El modus operandi que utilizan los estafadores suele ser siempre el mismo. Se tratan de llamadas cortas para que no de tiempo a que la víctima descuelgue el teléfono.

Si se devuelve la llamada se cobrará una tarificación especial que en muchos casos acaba en manos de los emisores de la llamada. Aunque quién se quede el dinero es en cierta parte lo menos importante para la víctima, ya que no será sencillo que recupere el dinero.

El "banco" pidiéndote confirmar tus datos. Otro fraude

Dinero Banco

Aunque puede suceder con cualquier otra empresa de la que la víctima sea cliente, son las entidades bancarias las que más enteros ganan en las estafas. Básicamente se trata de usurpar la identidad de un banco con el objetivo de siempre: llegar a tener acceso a la cuenta bancaria o tarjetas de pago de la víctima.

Cabe decir que usurpan a todo tipo de entidades como BBVA, CaixaBank, Santander y más. En este caso los estafadores tienen más difícil 'pescar' víctimas, dado que no siempre aciertan al usurpar la identidad, ya que si la víctima no es cliente de ese banco que dicen ser, no picará.

Las excusas que usan aquí para solicitar los datos a la víctima son variados. A veces afirman que es por simple control de seguridad rutinario y otras veces afirman que la cuenta o tarjeta está bloqueada. Sea como fuere, buscan la forman de que se les otorguen los datos personales para acceder a la cuenta.

A veces, durante la llamada te informan del envío de un SMS o email con acceso a la presunta web o app del banco, pero son portales maliciosos para que registres tus datos de acceso.

A veces incluso les indican la descarga de una app o les envían un SMS con un enlace que lleva a los presuntos portales oficiales del banco. Sin embargo, por muy sofisticados que los hayan hecho, son páginas falsas que están en manos de los delincuentes.

Si bien en estos últimos tiempos está siendo más habitual ver estafas de bancos por SMS sin que se produzca una llamada, no podemos olvidarlo porque, aunque en menor medida, se siguen dando con relativa frecuencia.

Al igual que en el caso del timo de la doble llamada, aquí también podemos adelantarte algo para evitarlo: los bancos nunca te piden datos de acceso a tus cuentas. Ni por SMS, ni por llamadas, ni por email. Si acaso, podrían solicitarte cambiar la contraseña o algo similar en una sucursal física o a través de la app o web, pero siempre usando sus canales oficiales de confianza.

Consejos para evitar estas y otras estafas telefónicas

Vishing

Decir que no descuelgues el teléfono a números desconocidos evitará cualquier intento de estafa, sí, pero no es lo más práctico porque perderías llamadas que pueden ser importantes de verdad. Así, nos encontramos con una serie de recomendaciones generales que aconsejamos aplicar para no llevarlo tanto al extremo y sin embargo evitar ser víctimas de un fraude.

  • Utiliza un filtro de llamadas que evite llamadas de este tipo. Se hace mediante apps de terceros que son capaces de identificar llamadas sospechosas. Cabe decir que se evitarán también las llamadas comerciales. En cualquier caso, no es sinónimo de evitar llamadas de estafadores, aunque las reducirá en buena parte.
  • No devuelvas llamadas números que no conozcas, salvo que tengas plenas certezas de que son números de confianza. Si además tienen un prefijo internacional, se suman más motivos para desconfiar.
  • Nunca des tus datos personales sin plena certeza de que quién te lo está pidiendo es quién dice ser. En una llamada de una empresa de la que seas cliente, es normal que te pidan los datos si eres tú quien llama, mientras que si son ellos los que llaman nunca te pedirán datos. Puedes cambiar los papeles y decir que te den ellos tus datos como muestra de confianza y, si es una estafa, no te los darán o directamente te colgarán.
  • Añade autenticación de doble factor a tu cuenta bancaria para así evitar que, incluso teniendo tus datos de acceso, puedan acceder a tu cuenta. Básicamente consiste en la recepción de un SMS cuando se va a realizar una operación, el cual recibirás en tu móvil y sin ello no podrán operar. Si desconoces cómo se hace, contacta con tu banco para que te ayuden a configurarlo.
  • Bloquea los números de teléfono si averiguas que es una estafa para evitar que puedan llamarte nuevamente en el futuro.
  • Reportar los números a la compañía a la que estén usurpando, de forma que puedan tener constancia del asunto y tomar las medidas que crean pertinentes.
  • Denuncia en caso de ser víctima ante las autoridades.
  • Contacta con tu banco para anular tarjetas y ponerles en conocimiento que has sido víctima de un fraude. Si lo haces a tiempo, podrás incluso recuperar el dinero robado en caso de que los delincuentes se hayan puesto ya manos a la obra con ello.

Sabiendo estos consejos como normas básicas y llevando siempre la desconfianza por bandera, no deberías tener ningún problema. Somos conscientes de que se pueden recibir llamadas reales de números desconocidos, pero si realmente son de asuntos importantes, no te preocupes porque igualmente recibirás la comunicación por otra vía de confianza.

Temas
Inicio