Compartir
Publicidad

El empujón que Firefox OS necesita se resume en dos palabras: gama alta

El empujón que Firefox OS necesita se resume en dos palabras: gama alta
22 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Yo era uno de los optimistas cuando llegó Firefox OS. La plataforma móvil de Mozilla apuntaba maneras, pero un año después de anunciarse esos grandes acuerdos con operadoras y fabricantes, la situación no es la esperada.

De hecho, el impacto de Firefox OS ha sido probablemente muy limitado --ni Telefónica ni otras operadoras o fabricantes han dado cifras demasiado concretas de ventas-- y puede que ese protagonismo absoluto de la gama baja haya hecho mucho daño en un factor fundamental: atraer a los desarrolladores.

Enséñame la pasta

Los desarrolladores apuestan por las plataformas que funcionan a nivel económico. Por eso iOS sigue siendo la plataforma preferente para muchísimos desarrolladores --los propietarios de iPhones e iPad siguen siendo los que más invierten en aplicaciones y juegos de pago-- y por eso ese (aproximadamente) 80% de cuota de Android a nivel global no parece importarle mucho a una Apple que sigue teniendo un feeling especial con esos desarrolladores.

Firefox OS

En otras plataformas el problema ha sido el mismo. BlackBerry 10 es un sistema operativo perfectamente válido, pero su tienda de aplicaciones no podía competir ni en cantidad ni, sobre todo, en calidad, como demostró el escándalo descubierto en agosto de 2013.

En Windows Phone las cosas han mejorado mucho en ese sentido, y pocas son ya las aplicaciones "importantes" o "imprescindibles" de Android o iOS que no están ya en Windows Marketplace. El éxito de terminales como el Nokia Lumia 520 y la buena evolución del sistema operativo --aún por mejorar en algunos campos-- han facilitado ese camino.

Y luego tenemos a los pequeños jugadores, a las plataformas que quieren tener su sitio en un mercado feroz pero que ofrecen algunas características diferenciadoras. Tizen, Sailfish OS, Ubuntu y Firefox OS son las más conocidas, y el problema es el mismo en todas: tienen que atraer a los desarrolladores. ¿Cómo hacerlo?

Developers, developers, developers

Parece lógico pensar que un usuario que apenas sí invierte en un terminal móvil va a invertir en comprar aplicaciones o juegos. O al menos, que realizará la misma inversión que haría en un terminal de última generación. Apple parece confirmar esa idea: sus directivos debieron esbozar más de una sonrisa --y más de dos-- al ver cómo usuarios y medios parecían (parecíamos) apostar por un iPhone 5C de gama media. El famoso iPhone barato nunca se hizo realidad, y Apple siguió apostando por algo lógico: el segmento que le da de comer y aquel usuario que le permite mantener su status de marca absolutamente centrada en la gama alta.

Firefox OS

La propia filosofía de Android permitía llegar a todos los ámbitos, pero si os fijáis, solo en los últimos meses --con la llegada de Android 4.4 y de su Project Svelte-- en Google parecen haber prestado atención a los mercados emergentes. Los terminales de bajo coste basados en Android probablemente sean legión en unos meses --quizá ni siquiera este año-- pero hasta ahora era un segmento que parecía no interesar ni a Google, ni a sus partners en la fabricación de smartphones.

En Firefox OS, por contra, la apuesta ha sido desde el inicio la de acercar la "telefonía inteligente" a los usuarios con menos recursos económicos. Todos los terminales que han aparecido eran dispositivos claramente orientados a la gama de entrada, y eso ha hecho que los países en los que lógicamente tenía más sentido lanzarlos eran aquellos en los que hay potencial para que dichos terminales tengan un público objetivo con interés.

De hecho, el lanzamiento en nuestro país de los ZTE Open fue --en mi opinión-- valiente, pero absolutamente erróneo. Primero, por la aún limitada madurez de un sistema operativo con mucho camino por recorrer, y otro, por ese lanzamiento de un smartphone muy limitado en recursos y que no podía competir en atractivo con dispositivos que sin irse mucho de precio daban muchas más alegrías a sus usuarios.

El dinero está (de momento) en la gama alta

Lo que Firefox OS necesita es, sin duda, terminales de primera línea. Una gama alta que demuestre que aquellos que quieren un teléfono potente y versátil también podrán confiar en esta plataforma. Y que eso a su vez haga que los desarrolladores se fijen en dicha plataforma y comiencen a implementar versiones de sus aplicaciones y juegos en HTML5, ese fantástico pilar en el que se asienta toda la estrategia móvil de Mozilla.

Firefox OS ZTE Open

Sin embargo, un año después del prometedor anuncio de Mozilla sobre Firefox OS, estamos en la casilla de salida. O casi. Ha habido muy pocos indicios de que los fabricantes apuesten por terminales de gama alta. Sony pareció comentar algo al respecto hace casi un año --nada nuevo desde entonces--, y ahora es ZTE la que ha hablado de sus Open C y Open II, dos terminales que parece, por fin, estarán dotados de especificaciones más que aceptables. No hace mucho supimos también que Geeksphone y su smartphone Revolution parecen querer recorrer ese camino, aunque la apuesta de este fabricante español no parece --siguen sin conocerse sus especificaciones finales-- tan ambiciosa como algunos esperábamos.

Ese podría ser el comienzo de una tendencia inversa a la de Android --primero terminales de entrada, luego gama alta-- que probablemente ayudaría a Mozilla, a Telefónica y al resto de implicados en este proyecto más que cualquier anuncio sobre mejoras en el sistema operativo o sobre las bondades de un HTML5 al que el usuario de a pie, admitámoslo, le importa un pimiento.

Lo que quieren esos usuarios son todas esas aplicaciones que se disfrutan en iOS o Android --o Windows Phone--, en un sistema que vaya fluido y sobre todo en un smartphone con el que puedan presumir un poquito o al menos sacar fotos decentes. Y esas condiciones no se podrán cumplir sin dos premisas: que haya desarrolladores para esas aplicaciones, y que los fabricantes comiencen a sacar smartphones de gama alta con Firefox OS.

De hecho, esta última es en mi opinión --insisto por última vez-- la clave que hará que Firefox OS triunfe en países desarrollados. Y en consecuencia, que también lo quieran a rabiar en países emergentes. Y si no, al tiempo.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio