Publicidad

Queremos betas públicas de sistemas operativos móviles
Sistemas operativos

Queremos betas públicas de sistemas operativos móviles

Publicidad

Publicidad

Una de las noticias del día ha sido la teórica puesta en marcha inminente de un programa de evaluación de versiones preliminares de iOS. Dar acceso a los usuarios a versiones previas de sistemas operativos es algo que los grandes llevan haciendo cierto tiempo: Microsoft aprovecha esa práctica desde hace años en Windows, y Apple hizo lo propio con las versiones preliminares de OS X 10.10 Yosemite.

En el terreno de los dispositivos móviles las cosas han sido menos fáciles, y solo Microsoft se había animado recientemente a ofrecer una versión preliminar de Windows 10 para móviles. Las ventajas de los programas de evaluación son muchas, así que, ¿por qué no implantarlos de forma masiva también en plataformas móviles?

Microsoft, dando ejemplo

La empresa liderada ahora por Satya Nadella ya hizo sus pinitos con este tipo de soluciones preliminares con el programa llamado "Preview por Developers" que permitía a muchos usuarios evaluar las ventajas de Windows PHone 8.1 antes siquiera de que se lanzara la versión final.

Windows 10 Technical Preview Mobile

Ahora ha vuelto a hacer lo mismo y como comentábamos ha publicado una edición preliminar de Windows 10 para móviles que se puede utilizar en algunos de los terminales de la gama Lumia. Las razones de esa beta limitada a ciertos modelos eran lógicas, pero ha dado igual: ya se ha descubierto un método de poder probar Windows 10 en cualquier dispositivo Windows Phone.

La filosofía de Microsoft aquí es idéntica a la que la firma ha seguido desde hace años en sus sistemas operativos de escritorio. Las ventajas son claras, y permiten que los propios usuarios se conviertan en beta-testers y ofrezcan su opinión sobre distintos aspectos pero que sobre todo informen de fallos en inconsistencias que es posible corregir gracias a todo ese caudal de información.

Apple se apunta a la moda

En Apple parecen haber tomado la misma decisión, y aunque aún no se ha confirmado nada de forma oficial se espera que el próximo mes de marzo se produzca la liberación de una versión preliminar de iOS 8.3 que los usuarios puedan evaluar a través del programa AppleSeed.

Ios 8

No solo eso: la empresa de Cupertino anunciará la nueva versión del sistema operativo, iOS 9, durante su conferencia para desarrollladores el próximo mes de junio. Y los rumores apuntan también a que antes de que aparezca la versión final con los futuros iPhone liberen una versión previa durante el verano.

La publicación de estas versiones preliminares sigue también la estela de lo que Apple hizo recientemente con OS X 10.10 Yosemite, y que ha permitido también corregir fallos y pulir características en distintas áreas del sistema operativo. Parece que la idea ha cuajado en Cupertino, y la idea podría prolongarse de forma indefinida en este tipo de plataformas.

¿Y tú, Google?

Curiosamente en Google apenas se ofrece esta posibilidad de forma directa, y los usuarios deben esperar mucho más de la cuenta para actualizar sus dispositivos a las últimas versiones de Android. El problema de la fragmentación ya no es tan grave -Google ha ido separando partes del núcleo principal con ese objetivo-, pero aún así ese acceso a las últimas versiones está condicionado a unos pocos terminales que van añadiendo soporte para esas actualizaciones.

Nexus 6

Ni los fabricantes ni las operadoras lo ponen fácil a la hora de contar con esas últimas versiones de Android, y solo los dispositivos de la familia Nexus han permitido acceder a las nuevas versiones de esta plataforma desde el día cero (y ni siquiera). En el caso de Lollipop, por ejemplo, Google ofreció compilaciones previas para los Nexus 5 y 7 (solo WiFi, 2013) unos meses antes para que los desarrolladores pudieran ir preparando sus aplicaciones y evaluando también el SDK de Android 5.0. Pero lo que Google no ha hecho nunca es abrir un periodo de pruebas que permita a los usuarios interesados de otros muchos dispositivos participar en esos procesos de desarrollo.

Los problemas de poner en marcha un plan de este tipo no parecen a priori tan graves: Microsoft los ha superado con Windows Phone y Windows 10, y de hecho Google podría hacer lo mismo con una serie de especificaciones mínimas en las que poder ejecutar los nuevos sistemas previos a su lanzamiento final, pero aún así, en Google no parecen dispuestos a ello.

Quizás la empresa de Mountain View debería plantearse dar esa opción, algo que seguramente reforzaría el interés por la plataforma sobre todo en el caso de los usuarios con esa afición especial por probar todo lo nuevo -aunque no sea del todo estable-. Nosotros estaríamos encantados con esa opción, ¿y vosotros?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir