Compartir
Publicidad
Qué son los Hz de una pantalla, una de las piedras angulares de los móviles ‘gaming’
Varios

Qué son los Hz de una pantalla, una de las piedras angulares de los móviles ‘gaming’

Publicidad
Publicidad

El mundo móvil evoluciona a gran velocidad, y a cada paso nuevo que se da en cualquier dirección suelen aparecer nuevos conceptos que asimilar. O tal vez se importan conceptos de otros sectores, que de golpe y porrazo tienen importancia en el universo de los smartphones. Es el caso de los teléfonos 'gaming', el nicho nacido para exprimir al máximo los juegos y que ha hecho que los hercios de las pantallas sean un concepto visible.

Pero los hercios llevan mucho tiempo siendo muy importantes en el 'gaming' del PC, y por supuesto también en el de los televisores tradicionales, pues los hercios nos hablan de la velocidad de refresco. Un concepto que vamos a tratar de explicar para así comprender su importancia y, por qué no, también cuándo son menos importantes y podemos obviarlos. Así pues, ¿qué son los hercios de una pantalla?

Qué son los hercios

Hercio

Según la definición de la Wikipedia, un Hercio "representa un ciclo por cada segundo, entendiendo ciclo como la repetición de un suceso". "La magnitud que mide el hercio se denomina frecuencia", y aplicado a los teléfonos móviles en su apartado de pantallas, que no de procesadores, hablamos de frecuencia de refresco.

Los hercios, o Hz, como se simplifican para los listados de especificaciones y otros documentos, no indican otra cosa que las veces que una pantalla se enciende y apaga cada segundo. Y para eso es importante saber cómo funcionan las pantallas a la hora de representar imágenes, pues es un proceso que puede resultar curioso para los que lo desconozcan.

Un hercio representa por tanto un encendido y apagado de la pantalla del móvil por segundo. 60 hercios, 60 apagados.

Aunque una pantalla nos parezca que está encendida de forma permanente, y que sobre ella ocurren cosas de forma fluida, en realidad no es así. Las pantallas se están constantemente encendiendo y apagando, a una velocidad tal que nuestros ojos no lo perciben y que tiene mucho que ver con el concepto de la "persistencia retiniana". Una imagen que está encendida el tiempo justo antes de cambiar a otra para que nuestro cerebro la retenga y se aprecie fluidez. El descubrimiento que dio paso de las fotografías al cine.

Así, la pantalla se enciende con una configuración de colores determinada para mostrar una imagen. Acto seguido se apaga, reconfigura sus colores para mostrar una nueva imagen y vuelve a encenderse. Y se apaga. Así de forma constante. Y cuantas más veces repita el proceso en un segundo, más hercios. En resumen: una pantalla de 60Hz es una pantalla capaz de encenderse y apagarse 60 veces cada segundo. ¿Y qué objeto tiene aumentar esta frecuencia o hercios? Te lo contamos ahora.

Los hercios, la fluidez y los fotogramas por segundo

Hercios

Los hercios se aumentan para mejorar la fluidez de la imagen. Es así de sencillo. A mayor cantidad de encendidos y apagados, más fluidez en lo que se muestra y nuestro cerebro percibe menos cortes, menos saltos entre imágenes. Actualmente, el estándar en el móvil se sitúa en los 60Hz. Cualquier móvil que tengamos entre manos refresca su pantalla 60 veces cada segundo. Y si las ampliamos, nos metemos ya en el terreno del 'gaming', aunque con el tiempo también puede acabar convertido en un estándar.

A menudo se confunden los hercios con los fotogramas por segundo, pero aunque son conceptos similares se sitúan en lados opuestos del mismo medio: la imagen. Mientras que los hercios representan las veces que una pantalla se enciende y se apaga por segundo, los fotogramas por segundo representan la cantidad de imágenes que un dispositivo, en este caso el móvil, es capaz de generar cada segundo. Hercios, mostrar. FPS, generar.

Mientras que los hercios representan el encendido y apagado de la pantalla, los fotogramas por segundo nos hablan de generación de imágenes.

De hecho, son tan opuestos que la diferencia entre ellos puede provocar cuellos de botella e imágenes perdidas. Por ejemplo, si un dispositivo puede generar 60 imágenes por segundo pero sólo puede mostrar 30 en su pantalla, la mitad de estas imágenes se descartan. Sin más. No es algo que ocurra con el móvil, con 60Hz como el estándar, pero puede ocurrir, aunque los sistemas operativos actuales, tanto iOS como Android, no generan imágenes (en el propio sistema) a más de estos 60fps. Aunque en el futuro podría cambiar, claro está.

En este momento podemos llamar 'móvil gaming' a todo el que destaque, entre otras cosas, en características que eleva este número de hercios. Como el Razer Phone de hace dos años, o su renovación a finales del pasado 2018, que ofrecen ya 120Hz en su pantalla. O como el OnePlus 7 Pro, también ha crecido aunque sólo hasta los 90Hz. Recordemos que a mayor número de hercios, más nitidez y, sobre todo, más capacidad para mostrar imágenes.

Así que ya sabéis. Hercios es la medida para los encendidos y apagados del panel y no, 60Hz o 60 fotogramas por segundo no son el límite de la visión humana. Unos pilotos de combate demostraron ser capaces de llevar este límite hasta los 220 fotogramas por segundo, lo que quiere decir que lo ideal para ellos sería un panel de 220Hz. Mientras tanto, en el móvil, ya tenemos 120Hz. No está nada mal. Aunque aún queda por crecer.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio