Compartir
Publicidad
Cinco razones por las que el cliente web de WhatsApp no mola
Aplicaciones

Cinco razones por las que el cliente web de WhatsApp no mola

Publicidad
Publicidad

Seguro que muchos usuarios de WhatsApp están la mar de contentos con el desembarco del cliente web de WhatsApp estos días. La aplicación web que funciona en Chrome permite emparejar nuestro dispositivo con ese navegador para que podamos mantener una sesión sincronizada que controlar desde la pantalla del ordenador y no desde el smartphone.

Eso permite que la interacción con el cliente de mensajería instantánea sea mucho más rápida, y de hecho hace la vida más cómoda a muchísima gente que en casa o en el trabajo podrán disimular mucho mejor. Qué bien, ya no tengo que estar cogiendo el móvil cada dos por tres y que el jefe me vea, ¿a que sí? Pues bien, frente a esas ventajas están las desventajas: el acercamiento de WhatsApp a la web es muy criticable. Pero mucho.

Cuatro + una razones por las que WhatsApp no entiende la web

Lo contaba en un elaborado artículo Andre Alves Garzia, un desarrollador brasileño que explicaba los errores que WhatsApp había cometido en su puesta en escena del servicio, y a los que yo añado uno que considero importante:

  1. Solo con Chrome: nada de Firefox, Internet Explorer, Opera o Safari. El cliente web de WhastApp solo funciona con el navegador de Google, algo que deja a un lado a buena parte de los usuarios de navegadores web en todo el mundo -según Net Applications, solo el 22,65% de usuarios de escritorio y el 23,65% de usuarios móviles usan Chrome- y que convierte ese requisito en una seria limitación para muchos usuarios que simplemente están acostumbrados a otros navegadores o que ni siquiera tienen acceso a Chrome.
  2. No es un cliente web autónomo: la dependencia del móvil es total, como también lo es de un móvil en el que tengas instalado WhatsApp. Como decíamos, el servicio empareja tu móvil con el cliente web, pero ¿y si usas un teléfono sencillo sin cliente WhatsApp y solo quieres usar el cliente web? ¿Por qué no crear una aplicación web nativa con un login propio asociado a tu número de teléfono (la autenticación en dos pasos sería una alternativa viable, por ejemplo) pero sin tener ambos emparejados?
  3. Nada de iOS: algo que no comenta este desarrollador, pero que me parece sorprendente. Es increíble que en WhatsApp se hayan olvidado de un sistema operativo tan relevante como el de Apple, que no está soportado en este tipo de funcionalidad. Los usuarios de iPhone no tienen acceso a esta prestación ya que como indican en su blog, "desafortunadamente, por el momento no podemos ofrecer WhatsApp Web para nuestros usuarios de iOS debido a limitaciones de Apple", algo que nuestros compañeros de Applesfera cuestionan tras hablar con un desarrollador que ha dado su propia opinión técnica al respecto.
  4. No funciona si tu móvil no está conectado a Internet: la asociación entre el móvil y el navegador ya impone una restricción importante que hace que esa autonomía del cliente web sea aún más difícil: nuestro móvil tendrá que estar conectado a la red WiFi o a una red móvil de datos. Si se nos acaba la batería del móvil, por ejemplo, no podremos seguir utilizando el cliente.
  5. APIs no estándares: no solo utilizan Chrome como único navegador compatible, sino que utilizan una API para el sistema de ficheros local que no es un estándar web y que por tanto se aparta de esos estándares propios que navegadores como Chrome han tratado de impulsar para ganar cuota con características propietarias. FAIL.

¿Dónde está la mano de Facebook?

Resulta extraño que en WhatsApp hayan tomado este tipo de decisiones cuando hace ya casi un año que Facebook comprara la compañía por la friolera de 19.000 millones de dólares. El avance de WhatsApp en todo este periodo ha sido prácticamente inapreciable, con mejoras poco relevantes que siguen demostrando que hay otros clientes de mensajería instantánea más avanzados y completos.

Zuckerberg Incocentada 1

No parece que en Facebook quieran saber nada del tema, y es algo que es una pena porque precisamente Facebook lleva entendiendo desde hace mucho la web y los estándares abiertos. Es uno de los servicios que aprovecha más y mejor la potencia del software libre, ha compartido varios proyectos con licencias Open Source y a pesar de sus errores hay que reconocer que es difícil no tener acceso a Facebook en prácticamente cualquier plataforma existente hoy en día.

¿Es que no hay ningún tipo de criterio o colaboración a la hora de desarrollar una aplicación que al fin y al cabo tiene detrás a uno de los gigantes de Internet y de la web en nuestros días? Es lo que parece a juzgar por un cliente web muy discutible en su implementación a pesar de que muchos usuarios de a pie jamás vayan a entender esas limitaciones -salvo quizás los de iOS, que probablemente protestarán con mucha razón-.

Telegram y la maldición de las aplicaciones virales

Utilizo como ejemplo a Telegram, pero en realidad hay otras muchas soluciones de mensajería instantánea que superan a WhatsApp tanto en prestaciones como ejecución. Lo hemos vivido muy recientemente con una nueva aplicación como Wire, liderada por alguien como Janus Friis que de esto sabe un rato, y que a pesar de tener una interfaz fantástica y muchas buenas opciones ya parece haber quedado relegada a un segundo (o tercer) plano.

Telegram Whatsapp

Otras han corrido la misma suerte, y están luchando por las migas de una lucha que ya parece decidida en favor de WhatsApp en nuestro país (y otros muchos). SpotBros, ChatON, Viber o WeChat tienen una cuota de mercado muy reducida a pesar de haber trabajado tan duro (¿o más) como WhatsApp y ofrecer varias prestaciones de interés. Pero WhatsApp llegó primero, no lo hacía del todo mal iniciamente y se hizo viral. Y eso fue la condena del resto.

Telegram es probablemente en nuestro país la más valorada de las alternativas (aunque LINE es otro de los ejemplos perfectos para las inevitables comparaciones), y con razón: sus responsables ya explicaron hace tiempo como WhatsApp parece seguir la estela de las novedades que se van integrando en WhatsApp. Pasó con el mecanismo del doble check azul, su cliente web independiente del móvil o el cifrado de mensajes, y aunque no hay llamadas VoIP -algo que por lo visto llegará pronto a WhatsApp, en esencia se trata de un cliente superior que se ve condenado simplemente porque "mis amigos y familiares usan WhatsApp".

Qué penita. Pero así nos va. Como se podría decir en otros ámbitos, tenemos el WhatsApp que nos merecemos.

En Xataka Móvil | WhatsApp contra todos: un mundo de alternativas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio