Compartir
Publicidad

Ocho aplicaciones que iban a comerse el mundo y el mundo se las comió

Ocho aplicaciones que iban a comerse el mundo y el mundo se las comió
23 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una historia de vida o muerte. Así son las apps: o una larga y próspera vida, o una muerte para quedarse en el olvido. Muchas empresas han desarrollado apps que prometían el oro y el moro, como suele decirse, y que tras su lanzamiento se quedaron muy lejos de alcanzar las cifras del éxito que esperaban. ¿La última? Telegram está prometiendo lo que ya hemos oído en el pasado, y aunque es cierto que es pronto para pronosticar su futuro... esta cantinela nos es conocida.

Esta historia puede referirse a todos los campos de la industria, y hoy nos centraremos en aplicaciones para smartphone. Apps que iban a comerse el mundo y el mundo se las comió, para no volver a saber nada más de ellas. Juegos y redes sociales, pero sobre todo mucha mensajería instantánea que no ha podido con esa que todos tenemos en mente.

Path

Path SS

Path prometía revolucionar el mundo de las redes sociales más personales y cercanas a los usuarios, pero desde su lanzamiento en 2010 no han dejado parado de recibir críticas. Las dos principales han sido la geolocalización no autorizada y el acceso a información no autorizada, que como veis se refieren a graves problemas de privacidad. Actualmente Path continúa funcionando, pero en 2013 cosechó cifras muy negativas que terminaron con el despido de parte de sus trabajadores.

Gowalla

Gowalla logo

Recuerdo Gowalla con cariño. Una alternativa de Foursquare que lucía un buen diseño y prácticamente las mismas posibilidades, aunque su masa de usuarios fue mucho menor que la de la propia Foursquare. Se fue apagando poco a poco hasta que en 2011 fue comprada por Facebook, quien la utilizó para implementar sistemas de localización en la app principal de Facebook.

Facebook Poke

Facebook Poke

Facebook ha tenido muchas, y una de las más reconocidas es Facebook Poke. Otra más de mensajería instantánea (y no será la última) que permitía autodestruir los mensajes en cuestión de segundos. Tuvo su parte de tirón por ser Facebook quien la desarrollaba, pero no se volvió a saber nada más de ella.

OnLive

Onlive tablet

Onlive es un servicio de streaming con el que se prometía jugar a videojuegos y que estos fuesen ejecutados en un servidor lejano, y no en nuestra máquina. En Xataka lo probamos con resultados bastante positivos, pero en 2012 llegó casi a desaparecer. Desde entonces ha pasado a un tercer plano y su protagonismo ha sido robado por PlayStation Now, una idea similar pero desarrollada por un gigante como Sony.

Color

Color app

Lo de Color dio lugar a mucho debate, sobre todo en Estados Unidos. Se invirtieron 41 millones de dólares (¡¡¡41.000.000 dólares!!!) en su desarrollo que terminaron en basura, ya que el servicio cerró y no se volvió a saber nada más. Una versión simplificada de Instagram que, al igual que en muchos otros casos, no supo seducir a los usuarios que prefirieron quedarse con sus colegas en la red social de al lado, terminando con sólo 30.000 usuarios diarios un año después de su lanzamiento.

TU me, Joyn, Libon

IM apps

El rey de la corona lo tienen las teleoperadoras y tiene nombre propio. En concreto son tres nombres propios: TU me, Joyn y Libon son los tres casos que en España han afectado a Telefónica/Movistar, Vodafone y Orange, y con los que las tres compañías han intentado sacarle partido al éxito de WhatsApp. Otras alternativas más (y van...) que, como era de esperar, se quedaron en nada. En nada de nada.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio