Compartir
Publicidad
¿Qué narices tiene la app de Kim Kardashian para llevar más de 23 millones de descargas?
Aplicaciones

¿Qué narices tiene la app de Kim Kardashian para llevar más de 23 millones de descargas?

Publicidad
Publicidad

43,4 millones de dólares. Ése es el dinero que ha recaudado la aplicación Kim Kardashian: Hollywood (Android e iOS) en el último trimestre. Sí, tres meses y casi 50 millones de dólares. Para ponerlo en perspectiva, hace unos días WhatsApp aseguraba haber ingresado 16 millones de dólares durante los seis primeros meses del año. Vale que WhatsApp no es el gran modelo en ingresos que se podría suponer de una app con tanta actividad, pero nos sirve para el ejemplo.

El juego de Kim Kadarshian ya consigue más ingresos que el resto de juegos desarrollados por la misma compañía (Glu Mobile) incluso multiplicados por diez. En cuanto a actividad, las estadísticas también son sorprendentes: 22,8 millones de descargas, 1.200 millones de sesiones iniciadas y más de 5.700 millones minutos de juego en total. La app lleva disponible desde finales de junio y se ha convertido en un éxito: esperan conseguir 200 millones en ingresos antes de final de año. ¿Por qué?

Dinero App Kim

En primer lugar, y antes de profundizar sobre la app, explicaremos brevemente quién es Kim Kardashian. A poco que veas la televisión, te sonará su reality (lo anuncian hasta la saciedad). Precisamente su fama llegó en 2007 como consecuencia de un programa que emitía E! sobre su familia. Es modelo, ha posado para Playboy, tiene su propia línea de ropa, es productora de algún que otro programa, protagoniza videoclips... aunque nadie sabe con seguridad cómo ha llegado a ser tan famosa. Además, tiene un hijo con su actual pareja, Kanye West. Si queréis saber más sobre ella, sus juergas, sus polémicas y todo lo demás, nuestros compañeros de Poprosa tienen un buen resumen.

Kim Kardashian: Hollywood, lo hemos probado

Kim 2
Comenzamos escogiendo el look de nuestro personaje

El ser blogger de tecnología tiene ciertos privilegios, como el poder probar algunos cacharritos antes que nadie, pero también conlleva ciertos sacrificios. Por eso me he tirado un buen rato jugando a Kim Kardashian: Hollywood, para contaroslo y evitar que vosotros tengáis que pasar por lo mismo. Y, de paso, ver cuál es la razón o razones por las que el juego es un rotundo éxito.

Nada más descargarlo, y una vez lo abres, es la propia Kim la que te da la bienvenida con un vídeo grabado. Después, te toca escoger tu personaje: el tipo de peinado, el tipo de ropa, ojos, cara, etc. Y voilà, comienza la historia. Lo primero que llama la atención son los gráficos, y es que hay que reconocer que están bastante currados. Pero no te esperes grandes efectos: tu personaje se pasea por los distintos escenarios, pero nada más.

La historia comienza cuando Kim Kardashian visita la tienda de ropa donde trabajas y tienes que decidir (a modo Elige tu propia aventura) si le dejas entrar aunque esté cerrada y si le regalas la ropa que le has recomendado. A partir de ahí, Kim y tú sois grandes amigas y te metes de lleno en su mundo: sesiones de fotos, elegir un representante, polémica con otras estrellas de segunda fila... Hasta te lanzan tweets envenenados.

En el juego te conviertes en una amiga de Kim Kardashian que tiene que encontrar su camino hasta lo más alto del estrellato
Kim 3
En algunas ocasiones podrás tomar decisiones... aunque no parecen tener repercusión

La dinámica es muy sencilla. En algunos casos, como decimos, puedes elegir qué acción tomar (aunque creo que al final todas te llevan a lo mismo) y tienes que ir cumpliendo una serie de misiones fáciles, tipo "vete a la oficina de tu manager" o "vete a la casa de Kim para que te concierte una cita con un chico". A medida que vas completando misiones, subes de nivel, ganas dinero y ganas estrellas grises de "Kim", que después puedes canjear por contenidos extra. También vas consiguiendo más vestidos, más looks... en definitiva, vas avanzando. ¿Tu objetivo? Dejar de ser una estrella de categoría "E" y conseguir followers para llegar a estrella de categoría "A".

Pero también vas perdiendo energía (el símbolo del rayo). En mi caso, me quedé atascada en plena cita con un amigo de Kim. Se supone que debía conquistarle mediante acciones simples (tipo "flirtea" o "pide el especial de la casa", lo que te da puntos extra), pero cada una de ellas te hace perder energía. Y cuando pierdes energía... o esperas o pasas por caja. Lo mismo si necesitas dinero o estrellitas grises. Es ahí donde está el negocio de esta app.

"Comprar ropa nueva, coches y casas pueden aumentar tu poder de estrella en el amor y en el trabajo", te dice la app, y para conseguirlo nada mejor que pasar por caja
Kim App 1
Y aquí, conquistando a Steven, me quedé sin "energía". Sí que es cansada la vida de Kim...

Yo no pagaría, pero...

Durante las pruebas, calculo que habré pasado unos 30 minutos jugando hasta que me he quedado sin "energía" (no literal, aunque casi, sino en el juego...). ¿Pagaría por seguir? No, aunque tampoco creo que sea el público objetivo de este juego. El target parece ser más bien el de seguidores del clan Kardashian. Los que disfruten con sus aventuras, posiblemente se diviertan "jugando" a ser como ellos. Además, las chicas Kardashian saben lo que hacen y no tienen problemas en aparecer "casualmente" ante los paparazzis con el juego cargado en la pantalla de sus teléfonos.

Kin 4
¿Quieres ser cool en el juego? ¿Saltarte las incómodas esperas? Pues entonces, toca pagar

Con Kim Kardashian: Hollywood ocurre un poco lo mismo que ha sucedido con la misma familia Kardashian: han conseguido "construir un imperio multimillonario basado en la inexplicable fascinación del público con su familia extremadamente rica y con las payasadas absurdas que montan en su día a día". No es mi definición, es la que dan sobre ellos en el Washington Post, pero en mi opinión es bastante acertada.

Si sus realities tienen audiencia, si sus historias personales siguen vendiendo revistas, si la chica sigue triunfando en las redes sociales... es lógico que un videojuego sobre ella pueda llamar la atención de sus fans. Y éste hace un buen trabajo y puede llegar a ser adictivo, invitándote a querer saber qué será la tontería con la que te encontrarás después y es que, de verdad, lo de ver cómo reaccionan las estrellas de clase "D" cuando hablas con ellas siendo clase "E" no tiene precio. O sí: 43,4 millones de dólares.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio