Un futuro Apple Watch con sensor de hidratación corporal en la correa, según una nueva patente

Un futuro Apple Watch con sensor de hidratación corporal en la correa, según una nueva patente
1 comentario

El mundo de las patentes nos acerca lo que posiblemente se vea en el futuro de cada mercado, aunque algunas de ellas se quedan como simples registros de los avances y no llegan nunca a ver la luz. La última que pone un pie en los medios llega desde el ecosistema de Apple y nos habla de uno de sus productos más emblemáticos a estas alturas de la película: el Apple Watch.

Como continuación a más de una década de investigaciones por parte de Rockley Photonics, uno de los proveedores de Apple, los responsables del Apple Watch acaban de recibir la aprobación de una nueva patente. Una patente que indica cómo se instala un sensor de hidratación en la correa del Apple Watch. Nuestro reloj nos dirá que ya va tocando beber un poco, y lo leerá desde la correa.

Medir la hidratación a través de una lectura de electrolitos

En su noble objetivo de convertir el Apple Watch en el mejor medidor de salud y deportivo del mercado, Apple ha presentado una patente que indica cómo se instala un sensor que mide nuestra hidratación corporal en la pulsera de su reloj. No hablamos de las clásicas apps que nos recuerdan que es momento de beber sino de un sensor puro y duro que medirá el nivel de hidratación de nuestro cuerpo para alertarnos.

Apple cuenta que en el mercado hay diferentes métodos para medir esta hidratación corporal pero a menudo son invasivos, costos y poco confiables. La compañía liderada por Tim Cook añade también que en ocasiones se requiere de sensores desechables que hay que jubilar tras un solo uso o que necesitan que se mida la ingesta de líquidos diaria mediante distintos tipos de registro. El nuevo sensor de Apple sería durable y mediría la hidratación de forma externa y no invasiva.

El sistema ideado por Apple y Rockley Photonics recibe y mide nuestra transpiración corporal a través de sensores eléctricos. Consiste, pues, en una serie de electrodos insertados en la correa del Apple Watch que son capaces de medir la concentración de electrolitos en nuestra transpiración y, a través de esto, saber el nivel de hidratación de cada usuario. Una medición que ayudaría a mejorar la propia hidratación y, por ende, la salud del individuo.

Estas mediciones, casi sin intervención del usuario, pueden realizarse de forma periódica y a lo largo del tiempo, de forma que se obtengan informes que ayuden a mejorar nuestra salud en general. Como solemos indicar siempre que hablamos de patentes, esto no significa que el sensor de hidratación esté cerca del mercado o que vaya siquiera a implementarse, pero siempre es bueno saber hacia dónde se dirigen los presupuestos de I+D+i de las grandes marcas.

Vía | Apple Insider

Temas
Inicio