Compartir
Publicidad

Conoce tu router (VIII): Calidad del servicio (QoS)

Conoce tu router (VIII): Calidad del servicio (QoS)
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aclaro ya que no voy a hablar sobre la clave para conseguir que nuestro ISP deje de hacernos la vida imposible con los cortes en nuestro ADSL o que arregle nuestro problema en la primera llamada que hagamos a su servicio técnico. No, la calidad de servicio, más conocida como QoS (Quality of Service) de la que voy a hablar tiene más de tecnicismo de lo que parece a simple vista.

Las comunicaciones en la red no son perfectas. Existen muchas razones por las que una transmisión de datos no se realice a la perfección y conlleve algunos fallos que muchas veces son imperceptibles pero que en otras ocasiones vemos u oímos con total claridad, para nuestra desgracia, obligándonos a redundar o sufrir redundancia en forma de recarga de página, reconexión, etcétera.

Entrando un poco más en el mar de la información digital, toda esta se transmite en forma de paquetes. Para verlo más claro con un ejemplo, cuando entramos en una web, nuestro router crea uno o más paquetes virtuales que contienen la petición para ver dicha web. Pensad en ello como un paquete de correos convencional pero viajando a velocidades casi inimaginables. Una vez el servidor que alberga la web deseada recibe la petición, descompone el código puente en los paquetes que sean necesarios y nos los envía para que nuestro router y posteriormente nuestro navegador, los una y conforme la web tal como la vemos habitualmente.

Ahora, seguro que más de una vez hemos visto como alguna imagen de la mencionada web no se ha cargado, o la carga de la misma parece que se queda a medias. ¿Por qué ocurre eso? Pues la causa es la pérdida de alguno de esos paquetes, que al igual que algunos regalos enviados por mensajería han desaparecido misteriosamente.

La pérdida de paquetes no es el único problema que nos podemos encontrar. El no recibir los paquetes en el orden adecuado, ya sea porque cada uno ha tomado una ruta distinta para llegar hasta nosotros o por el retardo a la hora de enviarlos (denominado jitter), en ciertos casos puede ser un problema. Sobre todo cuando hablamos de sistemas en los que la información debe ser procesada secuencialmente como una conexión de VoIP.

Y es aquí (una vez presentados algunos de los problemas) que QoS viene a presentar una solución. QoS es un sistema disponible en casi todos los routers actuales que permite ofrecer una garantía en la transmisión de cierto tipo de información así como establecer prioridades en los flujos de la misma.

Como lleva ocurriendo desde que iniciamos este especial, no puedo centrarme en ningún modelo en concreto a la hora de explicar cómo configurar el QoS, pero sí puedo mencionar algunas de las opciones que podemos encontrar.

El QoS se activa con un simple clic en nuestro panel de configuración, dentro de la opción correspondiente (que suele llamarse QoS, así que es fácil de encontrar). Aparte, según el modelo de router, es posible encontrar opciones rápidas que prioricen un tipo de tráfico sobre el resto, como puede ser la VoIP, en cuyo caso nuestras conexiones a través de Skype y programas similares, tendrán un peso mayor sobre el de la navegación web, el P2P y demás.

QoS permite priorizar el caudal de red

Otra posibilidad del QoS es la de repartir el caudal de red equitativamente entre los distintos dispositivos conectados. Así por ejemplo podemos dividir dicho caudal al 50% para dos equipos en la red, al 60-40%, al 25% entre cuatro equipos… las posibilidades dependen únicamente de nuestras necesidades y configuración de nuestra red local.

Algo que hay que tener muy en cuenta sobre QoS es que se activa a nivel de equipo de red, por lo que sólo afectará al tráfico saliente del equipo que lo utilice. Así que si en una comunicación que se transmita pasando por 2 o más equipos (routers, switchers, hubs, etc) en uno de ellos el QoS no esté operativo, no servirá de nada activarlo ya que un eslabón de la cadena de comunicación romperá el buen trabajo realizado por el resto.

Es por esto último que el QoS a nivel doméstico prácticamente sólo se utiliza para gestionar el tráfico de nuestra LAN, como en el caso mencionado anteriormente de división del caudal de red. Sea como sea, si somos un usuario medio que no exige una conexión perfecta en todo momento, QoS es una característica con la que posiblemente no tengamos que lidiar en la vida. Si aun así os pica la curiosidad, ya conocéis algunas de las posibilidades que ofrece.

En Xataka ON | Conoce tu Router

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos