Compartir
Publicidad
Publicidad

EEUU quiere que consumir contenidos "protegidos" en streaming sea un delito grave

EEUU quiere que consumir contenidos "protegidos" en streaming sea un delito grave
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Gobierno de Estados Unidos busca nuevas formas para terminar con la piratería. Según se recoge en las recomendaciones de su “Libro Blanco de la Propiedad Intelectual”, que deberán ser aprobadas por el Congreso, una de las medidas que están barajando aplicar es la de perseguir a los proveedores y consumidores de contenidos en streaming que infrinjan los derechos de autor.

El Ejecutivo considera que la piratería “causa daños económicos y amenaza la salud y la seguridad de los consumidores estadounidenses”. Por ello está dispuesto a perseguir la distribución de contenidos ilegales con todos sus medios.

Según parece, una de las preocupaciones de la Administración es la proliferación en la Red de servicios que facilitan contenidos en streaming sin pagar los respectivos derechos de autor. Por ello consideran que debe ser delito no sólo la distribución, sino también el consumo de dichos contenidos.

Su propuesta pretende perseguir a los usuarios, considerando sus actividades como infracciones graves. Por ello proponen la posibilidad de que las autoridades tengan acceso a la información necesaria para perseguir a las personas que no respeten los derechos de autor en la distribución o el consumo de contenidos en streaming, es decir, quieren incrementar el control sobre los usuarios en múltiples aspectos.

Desgraciadamente no sólo EEUU está valorando este tipo de medidas. Como hemos visto en los últimos días, diferentes Ejecutivos y operadoras están empeñadas en que la libertad y neutralidad en Internet sea cosa del pasado. En primer lugar pretenden eliminar las tarifas planas, después aplicar gestión del tráfico en función de convenientes criterios de calidad de servicio, más tarde permitir que las fuerzas de la ley puedan pinchar las conexiones sobre la misma base legal que inspiró la Patriot Act para perseguir a los infractores y, por último, incrementar las penas por los delitos de propiedad intelectual.

Como veis la cosa se está poniendo seria. Los gobiernos e ISPs parecen haberse dado cuenta del enorme negocio de los contenidos en la Red y están tratando de poner los medios que sean necesarios para asegurarse su parte de la tajada.

Más información | Libro Blanco de la Propiedad Intelectual

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos