Compartir
Publicidad

¿Nos hemos vuelto adictos a Internet?

¿Nos hemos vuelto adictos a Internet?
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estamos navegando tranquilamente en casa, viendo el último éxito de YouTube o subiendo las fotos de las vacaciones a Facebook y de repente algo no funciona bien. Las páginas no cargan, los vídeos se paran, nos dan ganas de amenazar, golpear y gritar al ordenador, ¿qué sucede? Vamos al router y observamos que la luz de conexión está apagada. No hay nada que hacer, en ese momento nos damos cuenta: ¡Nos hemos quedado sin acceso a Internet!

Todos hemos vivido una situación parecida en algún momento de nuestras vidas digitales interconectadas, que en algunos internautas va más allá del simple cabreo temporal y puede llegar a ser origen de diversos cuadros de ansiedad, estrés e incluso depresión. Entonces, ¿Nos hemos vuelto adictos a Internet?, ¿cómo influye la falta de conectividad en nuestras vidas?

Juventud, redes sociales y Banda Ancha, un cóctel explosivo

Últimamente se habla mucho de estos temas en los medios de comunicación tradicionales, sobre todo en la televisión. Aunque en general nos pueda parecer que exageran y que son demasiado alarmistas, las cifras reales de diferentes estudios indican que no van muy desencaminados.

Por ejemplo, un reciente informe de la operadora británica Sky Broadband ha revelado que más del 51% de los usuarios encuestados (entre un total de 2.000) que se enfrentaban a algún problema técnico que les impedía comprobar sus correos o entrar a sus redes sociales afirmaba sufrir ansiedad, enfado y/o tristeza.

El 26% de los hombres y el 21% de las mujeres encuestados se conectaba más de 6 horas al día, y el 32% de todos ellos sentía la necesidad de comprobar sus correos más de 6 veces al día (sin contar las horas de trabajo) y un 5% lo hacía unas 20 veces.

Algo similar sucede con las redes sociales, que además acompañan a los usuarios permanentemente en sus actividades diarias gracias a los terminales móviles. Según el estudio, más del 14% de los encuestados declaró la necesidad de acceder y consultar las novedades de los diferentes servicios sociales por lo menos 6 veces al día.

Además, cuanto mayor es la calidad de nuestras conexiones y su velocidad para transmitirnos los datos, mayor parece ser también la dependencia con los distintos servicios de Internet y menor la paciencia de los usuarios ante cualquier contratiempo, sobre todo en los internautas más jóvenes, los nativos digitales, que en muchos casos no han vivido el mundo offline con el que nos hemos criado los usuarios más veteranos, y para los que la Banda Ancha es algo que ha llegado “de serie” a sus vidas.

adicto a Internet joven

¿Adictos a Internet o adictos a la información?

Que somos dependientes de las nuevas tecnologías no creo que pueda ponerse en duda. Sin embargo, quizá deberíamos aclarar que por lo general no somos adictos a las tecnologías en sí mismas (o por lo menos no de forma habitual), sino a lo que podemos hacer con ellas. En el caso de Internet, podríamos decir que somos adictos o dependientes del continuo flujo de información que nos puede proporcionar.

Hace poco se realizó un estudio llamado ‘The world unplugged‘ del International Center for Media & the Public Affairs junto a la Salzburg Academy on Media & Global Change, en el que se pidió a 1.000 estudiantes de diez países en los cinco continentes que durante 24 horas se desconectasen de la Red. ¿Los resultados? Múltiples síntomas negativos y alteraciones de la conducta, entre los que destacaron:

  • Sensación de adicción, depresión y ansiedad
  • Imposibilidad de cumplir con la desconexión durante esas 24 horas
  • Sensación de que han perdido una parte importante de sí mismos
  • Sentimientos de soledad, angustia y aislamiento
  • Imposibilidad de encontrar recursos alternativos para pasar el tiempo y entretenerse

La interrupción del continuo flujo de información procedente de Internet produjo síntomas psicológicos negativos en tan solo 24 horas. El estudio demostró también que los usuarios más jóvenes se están acostumbrando a que la nueva información, las noticias, muchas veces les lleguen de forma pasiva a través de sus redes sociales, ya no tienen que ir buscarlas. Y aunque fuera así, muchos de ellos no sabría cómo hacerlo, ya que los medios de comunicación tradicionales han pasado a un segundo plano.

Entonces, ¿nos hemos vuelto adictos a Internet? Bueno, yo creo que un poquito sí. Aunque es necesario matizar que para una gran mayoría de usuarios la falta de acceso a la Red no causa los síntomas anteriormente mencionados, o por lo menos no de forma severa. Sin embargo, para otro creciente conjunto de ciudadanos la vida y actividades diarias sólo están completas con Internet.

Es decir, podríamos afirmar que existen diferentes grados de adicción determinables en función del tiempo que pasamos conectados, del número de servicios y dispositivos que usamos a diario y sobre todo de si somos capaces de desconectar por completo durante varios días sin sentir angustia y ansiedad, o por lo menos podemos controlarlas con facilidad.

Aunque existen diferentes tests para medir el grado de adicción a Internet, yo creo que en realidad no existe un baremo claro para determinarlo, sino que somos nosotros mismos quienes deberíamos reflexionar sobre nuestra conducta, tomar consciencia de nuestro nivel de dependencia de estas nuevas tecnologías de la información y en su caso poner de nuestra parte para minimizar su impacto negativo en nuestras vidas.

Y vosotros, ¿os consideráis adictos a Internet?, ¿cómo os sentís cuando no podéis acceder a la Red durante un cierto tiempo?, ¿pensáis que nos estamos volviendo demasiado dependientes de estas nuevas tecnologías?

Más información | ispreview, theworldunplugged
Foto | © PhotoXpress.com, reproducida con autorización

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio