Compartir
Publicidad

Adiós a la preselección, la opción que nos permitía llamar desde el fijo con un operador distinto a Telefónica

Adiós a la preselección, la opción que nos permitía llamar desde el fijo con un operador distinto a Telefónica
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El teléfono fijo está camino de pasar a ser una reliquia. Muchos usuarios confiesan tenerlo únicamente porque su operador lo incluye en el paquete contratado, pero el auge de las tarifas con llamadas ilimitadas en los móviles y las habituales restricciones en las llamadas a éstos desde el fijo ha provocado que algunos incluso opten por ni conectarlo, aunque lo tengan incluido en su tarifa.

Igualmente, hubo una época en la que el teléfono fijo era prácticamente el único teléfono de los hogares españoles y solo se podía contratar con un operador, Telefónica. Entonces se liberalizó el mercado y el primer efecto fue la posibilidad de realizar las llamadas desde el fijo con otro operador distinto, marcando un prefijo antes del número a llamar, que dejó de ser necesario cuando llegó la preselección, que años después la CNMC ha decidido suprimir por su ya escaso uso.

No fue hasta 1997 cuando el mercado español de las telecomunicaciones se liberalizó, con la privatización del hasta entonces monopolio, Telefónica. Pronto llegaron las primeras alternativas para el móvil (Amena y Airtel), mientras que competir en el fijo no era tan fácil, dado lo costoso y prolongado de instalar nuevas redes fijas. Por ello, se posibilitó que los nuevos rivales de Telefónica pudiesen hacer uso de su red fija para ofrecer servicios a los clientes finales.

Del prefijo a la preselección

Inicialmente podíamos contratar el servicio de llamadas desde el fijo con alternativas como Retevisión, Uni2 u otros operadores locales, pagando la cuota fija a Telefónica y el consumo a nuestra compañía. Eso sí, para llamar teníamos que marcar siempre un prefijo antes del número al que queríamos llamar, habitualmente de tres cifras, ya que si no la llamada nos la facturaría Telefónica. Hasta el año 2000 no llegó la preselección, que fue cuando pudimos indicar a Telefónica que queríamos cursar todas nuestras llamadas con otro operador y olvidarnos del prefijo.

La posibilidad de preseleccionar un operador para las llamadas desde el fijo nos ahorraba marcar un prefijo

La regulación impuesta por la extinta CMT sigue vigente, obligando a la hora Movistar (como operador de posición dominante) a aceptar preselecciones, aunque su contratación ha caído en picado en los últimos años. De los 2,4 millones de líneas fijas acogidas a esta opción que existían en España a principios de 2005, hemos pasado a ni 250.000 a mediados de 2016. Es por ese brusco descenso y la mayor apertura del mercado que la CNMC ha decidido no seguir obligando a Movistar a aceptar preselecciones.

La cuota de línea seguirá desregulada

El adiós a la preselección es la mayor novedad sobre la renovación de la regulación del mercado de telefonía fija que hoy ha publicado la CNMC. La Comisión Europea ya recomendó desregular por completo este mercado en 2014, aunque el regulador mantendrá el servicio de Acceso Mayorista a la Línea Telefónica (AMLT) que permite a los rivales de Movistar ofrecer servicios de telefonía fija usando su infraestructura.

Otro punto que tampoco se toca, pero que estaba desregulado desde 2012, es el precio de la cuota de alquiler de línea de Movistar. Ésta está fijada actualmente en 17,40 euros mensuales y no parece que vaya a ser elevada en 2017, al igual que ha ocurrido en los últimos años, aunque cada día son menos los usuarios que pagan dicha cuota, al estar integrada en los productos convergentes.

En Xataka Móvil | ¿Qué fue de Retevision?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos