Compartir
Publicidad
Al final, las amenazas de un fútbol televisado más caro no se han cumplido
Mercado

Al final, las amenazas de un fútbol televisado más caro no se han cumplido

Publicidad
Publicidad

Con la desaparición de Gol Televisión y Canal+, ésta tras su integración en Movistar, parecía que la guerra del fútbol había tocado a su fin. Ahora prácticamente la única vía para poder ver todo el fútbol era contratarlo con algún operador, llámase Movistar (que también lo oferta vía satélite), Vodafone, Orange o telecable.

La primera temporada futbolística con los operadores como protagonistas se saldó con una guerra entre ellos que llevó el precio del fútbol a cotas (bajas) que no habíamos visto nunca antes. Ahora, las compañías ya se encargaron de advertir que esos precios no eran sostenibles en el tiempo, y que para la siguiente temporada subirían. Pero lo cierto es que, conocidos ya los precios del fútbol en todas las opciones, aquella amenaza no se ha cumplido.

Agosto de 2015. Aunque los derechos de La Liga, tanto Primera como Segunda División, estaban en manos de Movistar, los partidos de la máxima categoría también se pudieron ver en Vodafone, Orange y telecable. Ello fue debido a que dentro de las condiciones que la CNMC impuso a Movistar para comprar Canal+ estaba la obligación de compartir los derechos deportivos con sus rivales, que tendrían que pagar parte de los costes de adquisición de los derechos.

Y a pesar de que los derechos para solo esa temporada costaron 600 millones de euros, difíciles de rentabilizar, pronto se abrió una guerra de precios con el fin de captar el mayor número de clientes convergentes posibles. Movistar puso inicialmente un precio "normal", 25 euros al mes por todo el fútbol nacional, pero los 9,95 euros mensuales de Orange o los seis euros al mes de Vodafone le obligaron a lanzar su propia promoción, ofreciendo fútbol junto con otros contenidos por 9,90 euros al mes hasta final de año.

Un precio insostenible decían

La guerra fue tal y como la contamos. Movistar había echado sus cuentas, poniendo un precio al pack fútbol acorde al coste de los derechos (y a pesar de los 25 euros al mes igual se quedaba corto) pero fue llegar la competencia y romper el precio, lo que llevó a todos a entrar en la dinámica de tirar los precios. Nadie quería perder clientes por culpa del fútbol, aunque el deporte rey no fuese de por sí rentable.

Pero mientras los usuarios se aprovechaban del papel que jugaba el fútbol en la oferta de los operadores, con precios mucho más bajos que los de temporadas anteriores en Gol Televisión o Canal+, las compañías telefónicas ya iban avisando: el precio no era sostenible. Vaticinaban que para la temporada que comienza este fin de semana el precio tendría que subir, pero no ha sido así.

A pesar de las amenazas, los operadores han vuelto a usar el fútbol como arma para defender su cartera e intentar captar nuevos clientes

Los derechos en esta ocasión tienen un reparto distinto, y para tres años. En manos de operadores sólo está el denominado "Partidazo" de Primera y Segunda división, en manos de Movistar más concretamente, que de nuevo tiene la obligación de compartir el canal que emite dichos partidos. El grueso de partidos de Primera los tiene beIN Sports, mientras que la Segunda se emite a través de un canal propio de La Liga que tendrán todos los operadores (nadie quiso pagar los derechos).

Y la historia se ha vuelto a repetir, a pesar de las amenazas. En esta ocasión Movistar ha optado por otra vía: incorporar el fútbol (o parte) en todas sus Fusión+. Orange y Vodafone han optado por calcar sus precios de la pasada temporada, al menos para quienes contraten este mes, aunque como ocurrió en el pasado, esos precios que "sólo" están disponibles en el mes de agosto seguramente sigan vigentes en septiembre.

¿Una pelea beneficiosa para todos?

Precios bajos, lo que buscan los usuarios. Aparentemente esta pelea de precios entre operadores no podría ser más que beneficiosa para los usuarios, aunque lo cierto es que en el fondo no todo es tan bonito. Muchos mencionaron en los pasados meses que las subidas de los packs convergentes y/o tarifas móviles tenían un claro motivo: financiar los costes de los derechos del fútbol. Y claro, con Movistar subiendo su Fusión+ a todos a cambio de fútbol, guste o no, razón no les falta.

Claro que los paquetes de fútbol no han subido, ya lo han hecho las tarifas convergentes

Ahora, lo que no podemos decir tan seguros es que el dinero que los operadores están invirtiendo en el fútbol lo estén quitando de los presupuestos para desplegar redes, fijas o móviles, de nueva generación. Movistar ya tiene fibra a mano de más de 15 millones de hogares y el 4G de Vodafone ya alcanza el 95% de la población española, por lo que de ahí no parece estar saliendo el dinero.

Por tanto, que los precios del fútbol sigan en las cotas de la pasada temporada puede ser beneficioso para quienes siguen dicho deporte, aunque seguramente sean más los que no estén tan interesados en poder ver el fútbol televisado, y que a pesar de ello ya paguen (o ya pagarán) más por los que sí están interesados.

En Xataka Móvil | Comparativa precios definitivos para ver todo el fútbol en la temporada 2016/2017

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio