Compartir
Publicidad

El CEO de Foxconn confirma su deseo de fabricar pantallas LCD en Estados Unidos

El CEO de Foxconn confirma su deseo de fabricar pantallas LCD en Estados Unidos
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La política internacional vive días intensos. El pasado viernes Donald Trump juró su cargo como el 45º Presidente de los Estados Unidos en un discurso en el que volvió a reiterar su idea de poner su país por delante de todo el resto de intereses. Y ya hemos visto como algunas marcas de automóviles han reaccionado a sus amenazas de aranceles si fabricaban en México y la tecnología no se mantendrá al margen.

Masayoshi Son, fundador y propietario del banco japonés Softbank que a su vez tiene importantes inversiones en grandes empresas tecnológicas, se reunió el pasado mes de diciembre con Trump, ya como Presidente electo, y parece que de esa reunión saldrá algo. Terry Gou, CEO de Foxconn, ha confirmado que su empresa tiene el deseo de levantar en Estados Unidos una planta de Sharp en la que se construirían paneles LCD.

Aunque todo apunta a que los paneles OLED reemplazarán a los LCD en los terminales de gama alta, al LCD todavía le queda mucha vida en las gamas de smartphones más humildes. Y para cubrir la demanda de este tipo de paneles Foxconn tiene planes ya avanzados de llevarse una planta de fabricación de Sharp a Estados Unidos, que contentaría a Donald Trump y su discurso.

El deseo, que no promesa, de levantar una planta de LCDs en Estados Unidos era algo que ya estaba en las conversaciones entre los CEO de Foxconn y Softbank, pero que se ha dado a conocer a pesar de que, supuestamente, ellos no lo querían así. La inversión prevista para llevar a cabo el plan está cifrada en 7.000 millones de dólares, creándose entre 30.000 y 50.000 empleos.

Foxconn ya está en Pensilvania

La fábrica de Sharp no sería la primera operación de Foxconn en Estados Unidos, ya que el conglomerado tecnológico ya tiene operaciones en el estado de Pensilvania, que sería el candidato a ser beneficiado por la nueva inversión de la compañía taiwanesa. Antes de decidir finalmente la ubicación de la planta, la empresa analizará el entorno, las condiciones sobre el terreno.

No quiere decir todo ello que Foxconn vaya a trasladar una planta de otro lugar del mundo a Estados Unidos, pero sería una vía para satisfacer las ansias de Trump por contentar a sus seguidores. Durante su campaña ya pudimos escucharle decir como quería obligar a Apple a trasladar su producción a Estados Unidos, algo que de momento parece lejos de ser posible.

Vía | Reuters
En Xataka | Donald Trump se estrena como presidente de EE.UU., y el smartphone que usará es un misterio

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos