Publicidad

No es oro todo lo que reluce en el streaming de vídeo sin consumo de datos de T-Mobile

No es oro todo lo que reluce en el streaming de vídeo sin consumo de datos de T-Mobile
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Cuando además del móvil el mercado de las tarifas de datos es también uno en el que cada vez es más difícil ser el elegido, John Legere, CEO de T-Mobile da un paso adelante con su programa Binge On y poniendo a disposición de los usuarios de la operadora el streaming sin consumo de datos. Pero este nuevo plan implica algo más en cuanto a las tarifas vigentes hasta el momento y, sobre todo, en cuanto a qué plataformas están disponibles.

Concretamente, esta modalidad incluye 24 servicios de vídeo en streaming, entre los cuales podemos destacar Netflix, recién llegado a España, así como otras que probablemente nos suenen como TNT, ESPN, Hulu y HBO Go. ¿La gran ausente? YouTube (tanto su servicio normal como el de pago, YouTube Red). Según cuentan desde T-Mobile el servicio de vídeo por antonomasia no ha obtenido la certificación técnica a tiempo para el lanzamiento, pero tanto la compañía como la operadora se hallan en negociaciones para que también forme parte de Binge On.

Éste, de hecho, es uno de los puntos polémicos de este lanzamiento. El hecho de poner estas barreras tecnológicas como requisito para formar parte de Binge On crea que haya una diferencia de trato en los medios habiendo pues algunos que se ven beneficiados, lo que ha hecho que de nuevo salten las alarmas en cuanto a neutralidad en la red.

Una iniciativa que además parece muy atractiva a priori para los usuarios, pero que si se ve más allá del mero hecho de poder ver aparentemente sin limites todo el vídeo que se quiera desde cualquier lugar vemos que la experiencia puede no ser la esperada. A priori, pensar en ofrecer este servicio tal cual sería un despropósito para las compañías por lo caro que les saldría, teniendo en cuenta que, según lo que pese el contenido (es decir, la calidad) bastan 15 minutos de vídeo para consumir hasta 3 GB de datos. Y es justo ahí donde radica el "secreto" de Binge On.

No puede ser: aquí hay truco

Según se mire, haberlo haylo. Como comentábamos, la clave para que T-Mobile se pueda permitir este servicio se basa en la calidad del vídeo ofrecido. El streaming que los clientes del servicio podrán ver en sus dispositivos será a 480p, algo lejos de los 1080p que muchos usuarios ya ponen como requisito mínimo de calidad en la actualidad.

Esta "calidad DVD", como lo expresa la compañía, es suficiente según ésta para que se pueda disfrutar de este contenido en el smartphone (dispositivo que probablemente sea donde más se recurra a este servicio). No obstante, entre sus planes figura el mejorar la calidad a medida que las nuevas redes de conexión mejoren. También aclara que si se usa Binge On conectado a una red wifi no habrá reducción de la calidad.

Esto es así sobre el papel, pero en la práctica esta reducción de la calidad puede suponer una experiencia nefasta para los usuarios. De hecho hace poco lo veíamos con el caso de los clientes de Movistar al usar Netflix, y desde el propio servicio reconocían estar teniendo problemas de rendimiento en el streaming con la red de la operadora en horario de máxima audiencia, afirmación que se sumaba a las numerosas quejas de los usuarios por ralentización en la emisión y calidad pobre.

Por qué unos sí y otros no

John Legere

Cuando hablamos de neutralidad en la red se hace referencia a que no haya parcialidad para cierto contenido, es decir, que todo el tráfico de internet se trate sin diferencias. Y el lanzamiento de Binge On ha detonado algunas alarmas a este respecto, ya que el movimiento de T-Mobile iría en contra de este principio al no actuar del mismo modo con todos los servicios.

Esto se plantea por parte de usuarios y medios, como BGR, planteando el efecto de que esta selección de contenidos se extienda a otros proveedores. En el caso de Binge On se trata de una barrera para los servicios más modestos que no tienen los requisitos técnicos para trabajar en la iniciativa de T-Mobile, quedándose fuera.

Este juego con los limites de la neutralidad no es nuevo para compañía de Legere, ya que las críticas ya surgieron al lanzar Music Freedom el año pasado, que permitía disfrutar de servicios de música en streaming también sin consumo de datos, y a las cuales el CEO responde directamente, aunque de manera escueta y parco en explicaciones:

Cualquier servicio que cumpla los requisitos técnicos será incluido. Esto no es un problema de neutralidad.

Aclara que si en adelante observan que éstos son demasiado complejos, T-Mobile los ajustará (sin explayarse más), y que no exigen ningún pago a los servicios por la incorporación ni los clientes pagan para acceder a ellos. John ya tuvo que explicarse tras expresar que se mantuviese la red abierta sin dejar que la FCC (la Comisión Federal de Comunicaciones norteamericana) acabase con la competición con una "legislación demasiado apasionada", aclarando que estaba a favor de los principios de no discriminación de la neutralidad en la red.

Más datos y más dólares en la factura

Evidentemente este nuevo servicio no es gratuito y tiene un sobrecoste en las tarifas que la compañía ofrecía hasta el momento. Los 30 dólares que previamente costaba la tarifa de datos ilimitados ahora tiene un coste de 45 dólares, la cual si se contrata con el pack “Simple Choice” tiene un coste de 95 dólares.

A cambio, la operadora dobla la cantidad de datos disponibles cuando los clientes utilizan su móvil como punto de acceso a internet, ofreciendo 14 GB (frente a los 7 GB previos) y regalando un alquiler mensual de una película del servicio Vudu (a partir del 2016). Una oferta para nuevos clientes, ya que los antiguos pueden continuar con su tarifa actual, con la opción de ampliar a los 14 GB pagando 15 dólares sobre su cuota actual.

Las tarifas con cantidades de datos limitadas también han sufrido cambios, con precios algo más altos aunque compensando en cantidad de datos. Para los nuevos clientes, el “antiguo” plan de 3 GB por 60 dólares al mes pasa a estar por 65 dólares pero doblando volumen (esto es, 6 GB), y la tarifa de 70 dólares que incluía 5 GB ahora es de 10 GB por 10 dólares más (80 dólares). Sólo en el caso de quienes tengan contratado el plan familiar (Family Match) verán doblada su cuota de datos sin sobrecoste.

Quién podrá disfrutar del streaming sin consumo

En CNet aclaran que no todos los clientes actuales de la operadora podrán disfrutar de Binge On de manera automática. Serán aquellos que se suscriban a un plan de datos de al menos 3 GB al mes. No obstante, explican que aquellos que hayan optado por el plan de 1 GB tendrán acceso al streaming optimizado, permitiendo un ahorro del consumo que según la compañía equivale al triple de vídeo que hasta el momento.

Actualmente la compañía se sitúa a nivel nacional en tercer lugar por debajo de Verizon y AT&T. Con este movimiento, T-Mobile busca traerse a más usuarios y además anticiparse a sus rivales en ofrecer este servicio. Veremos si logra ser un cebo suficiente como para acercarse a éstos y si logra salvarse de nuevo de los problemas a nivel legal. Algo que también podría volverse en su contra es la reducción de calidad del contenido, ya que de cara al usuario significaría un aumento en la tarifa a costa de un empeoramiento en el servicio.

Imagen | Geekwire, T-Mobile
Vía | The Verge
En Xataka Móvil | Deutsche Telekom sigue queriendo vender T-Mobile

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir