Compartir
Publicidad

Euskaltel compra R, comienza un nuevo proceso de consolidación

Euskaltel compra R, comienza un nuevo proceso de consolidación
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Se podría decir que estaba cantado, pero hoy ya hay fumata blanca. Euskaltel llevaba meses preparando su salida a bolsa, con el objetivo de "liderar el siguiente proceso de consolidación del mercado de las telecomunicaciones en España" y no ha pasado ni un mes y ya tenemos noticias del primer movimiento.

Euskaltel y R se "integran", aunque entrando en detalle será la cablera vasca la que compre a la gallega. La operación valora en 1.155 millones de euros a R, cuyos actuales dueños percibirán una parte de dicho valor en efectivo y otra en acciones de la compradora. Lo que sí han querido dejar ambas partes es que se mantendrán sus identidades, marcas incluidas.

Si alguien pensaba que el mercado de las telecos español estaba reduciéndose demasiado, debido a las compras de ONO por parte de Vodafone y de Jazztel por Orange, ahora tendrá algo más de lo que preocuparse. Ya sabíamos que las tres cableras del norte (Euskaltel, R y Telecable) estaban llamadas a fusionarse o a ser vendidas, y parece que ese proceso va a ser rápido.

El 1 de julio Euskaltel salía a bolsa y solo 22 días después ha dado su primer gran paso, con la compra de R. El precio a pagar es 10.9 veces el beneficio bruto de la cablera gallega, un baremo bastante habitual en este tipo de operaciones. La oferta ya ha sido aprobada por ambos consejos de administración, pasando CVC (el fondo de inversión dueño de la mayoría de R) a ser el segundo accionista de Euskaltel, solo tras Kutxabank.

Las marcas Euskaltel y R seguirán vivas

Aunque algunos podrían pensar que se crearía una nueva marca para englobar a los actuales, no se dará ese paso. Euskaltel y R seguirán siendo las enseñas de la empresa en Euskadi y Galicia respectivamente, asegurándose también que se mantendrá el "carácter local", la estructura y empleados de cada operador.

La nueva Euskaltel-R tiene 725.000 kilómetros de cable y fibra enterrados en las calles de Euskadi y Galicia, llegando al 85% de los hogares vascos y al 63% de los gallegos, una cobertura envidiable por cualquier otro operador. Entre ambos suman más de 715.000 clientes particulares, 570 millones de euros anuales de ingresos y 265 millones de euros de beneficio antes de impuestos.

Telecable en el punto de mira

Y si alguien piensa que esto acaba aquí, mañana mismo podría tener razones para pensar que no es así. Mañana es el día en el que Carlyle, accionista mayoritario de Telecable, cierra el plazo para recibir ofertas por su participación en la cablera asturiana, y todo apunta a que Euskaltel habría presentado su propia oferta, con muchas papeletas de ser aceptada.

De esa manera, en cuestión de días veríamos como las cableras que nunca se llegaron a integrar en ONO se juntan. ¿El objetivo? Podríamos pensar en unir fuerzas para hacer frente a Movistar, Vodafone u Orange, aunque también se podría pensar en una venta en conjunto a uno de los tres grandes operadores.

Los territorios de estas cableras son los únicos en los que ONO no tenía presencia, por lo que Vodafone es una clara candidata. Los británicos ya han digerido la compra de la gran cablera, mientras Orange todavía está en proceso de integrar Jazztel y Movistar es el operador que más avanzado tiene el despliegue en Galicia, Asturias y Euskadi. Hagan sus apuestas.

En Xataka Móvil | Algo se mueve en las cableras del norte

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio