Publicidad

Algo se mueve en las cableras del norte
Mercado

Algo se mueve en las cableras del norte

Publicidad

Publicidad

Consolidación. Esa es una palabra que gusta mucho por Europa, tanto a los altos mandatarios como a los grandes operadores. Siempre están comparando el número de operadores y el tamaño del mercado a un lado y al otro del charco, cuando no añaden también a China, un mercado que merecería un análisis exhaustivo.

Y tras dos años convulsos 2015 se cerrará en España con la reducción del mercado de las telecomunicaciones a tres grandes actores, sin tener en cuenta el cuarto operador que se haga con las "sobras" de Jazztel. Pero no debemos olvidarnos de que en el norte quedan tres cableras que acaparan buena parte del mercado fijo y móvil de sus respectivas regiones. Aunque algo se mueve también en ellas.

Tanto R como Telecable y Euskaltel son poseedoras de la licencia para tender una red de cable, licencia única por demarcación. El resto de demarcaciones cayeron en manos de operadores que acabaron formando, por fusiones o compras, la que hasta hace poco conocíamos por ONO. En los accionistas de estos operadores las empresas locales y las cajas públicas siempre han tenido una gran presencia, pero la crisis económica ha provocado muchos cambios.

De las cajas públicas a fondos de inversión

La única cablera de la cordillera cantábrica que mantiene una mayoría accionarial de empresas de su tierra es Euskaltel, en la que las tres cajas vascas a través de Kutxabank mantienen un 49.9% e Iberdrola un 2%. En los otros dos casos son fondos de inversión sus mayores accionistas, los estadounidenses CVC en el caso de R y los británicos Carlyle en Telecable.

Actual reparto de acciones de Euskaltel Actuales accionistas de Euskaltel

Su caracter local ha hecho que estos operadores cuenten con una cobertura de Banda Ancha fija de alta velocidad envidiable por cualquier otro operador. Su presencia ha permitido la llegada del Internet de verdad a muchas localidades que sin ellos difícilmente habrían visto cable o fibra en sus calles, aunque poco a poco los grandes operadores están empezando o ya tienen desplegada su fibra en las grandes urbes de los territorios de estas tres compañías.

En los últimos datos de cuotas de mercado por regiones publicados de la CNMC (un poco anticuados ya que son de 2013) ya veíamos como Euskaltel y Telecable tenían algo más del 40% del mercado de Banda Ancha fija de Euskadi y Asturias respectivamente mientras que R tenía un 34% en Galicia, y seguramente sus cuotas hayan subida en este tiempo. Entre los tres operadores suman también más de 800.000 líneas móviles, gracias sobre todo a las más de 400.000 líneas de Euskaltel.

La salida de Euskaltel a bolsa como detonante

Obviamente las cableras del norte no son ajenas a todo lo que pasa en este mercado. Son los pequeños David en un país con tres Goliat, con importantes redes fijas pero dependientes para poder ofrecer telefonía móvil y saben que tarde o temprano tendrán que mover ficha. Y el operador de más tamaño de los tres, Euskaltel, parece ser quien quiere liderar esos movimientos.

El operador que más crece de los tres, también es el que más posibles clientes tiene en su región, tiene intención de salir pronto a bolsa. Aunque no se ha especificado las condiciones de ese importante movimiento, en distintas ocasiones sus dirigentes se han pronunciado en el sentido de querer liderar una nueva consolidación, que podría pasar por la compra o fusión con el resto de cableras.

Los fondos de inversión son más de querer cash que de hablar de fusiones

Además esa salida a bolsa, que se podría dar durante el verano, se da con la noticia de que Carlyle, accionista mayoritario de Telecable, está buscando comprador para sus títulos. ¿Blanco y en botella o aparecerá alguien de por medio? Los fondos de inversión habitualmente entran en este tipo de compañías para al de unos años hacer caja con la venta, así lo hicieron con ONO. Carlyle pagó en su día 340 millones de euros y se conformaría con 540 millones de euros ahora.

Ese precio podría parecer demasiado elevado como para que Euskaltel pueda afrontarlo, más después de los más de 200 millones de euros de multa que le tocó pagar por su divorcio de Orange, y CVC no estará interesado en fusiones, quieren cash. La salida a bolsa podría dotar a los vascos de recursos para la oportunidad de comprar Telecable, aunque antes tendremos que conocer los detalles de esa operación.

¿Carne de cañón para los grandes operadores?

Si no hay movimientos de compras o fusiones entre los del norte, no hay noticias recientes de las intenciones de R, podemos girar la mirada hacía los grandes operadores. Orange y Vodafone tienen compras recientes (en el caso de los franceses todavía por cerrar) lo que en principio les descarta, aunque la compra de alguno de estos operadores les haría crecer rápidamente en territorios donde no tenían gran presencia, o directamente no estaban, sus comprados.

Descartados, en principio, esos dos operadores por sus fuertes desembolsos recientes podemos mirar hacía Movistar. Podría ser una compra interesante para llegar a las poblaciones pequeñas donde las cableras tienen presencia y la fibra del ex-monopolio todavía no llega, pero la rentabilidad de esa red dependería del precio de compra.

Que nadie descarte que Yoigo se interese por alguna (o todas) las cableras del norte

Ya hemos hablado de los tres grandes operadores presentes en España, parece que no hay comprador claro pero esperad, no deberíamos descartar al cuarto operador móvil. Las cableras por sí solas no serían un gran negocio para Yoigo, pero si se logran hacer con la red de fibra de la que se tendrá que librar Orange y con el alquiler de la red de ADSL completa de Jazztel, las redes de cable del norte serían el complemento perfecto.

TeliaSonera, la empresa matriz de esta compañía, llegó a colgarle el cartel de "en venta" pero tras no encontrar un comprador que pusiese una oferta interesante sobre la mesa decidió seguir en la pelea. Y pesar de que últimamente Yoigo está anotando buenos números la falta de una buena oferta convergente es una pesada losa a su espalda, por lo que las "sobras" de Jazztel y las cableras del norte podrían ser de gran utilidad para ellos. Otra cosa es que tengan suficiente dinero en caja para afrontar tanto desembolso.

Movimientos habrá, más pronto que tarde

Con este panorama nos podemos sentar a esperar movimientos, aunque es probable que la salida a bolsa de Euskaltel sea sólo el comienzo. No tienen porque producirse compras o movimientos exclusivamente entre las tres cableras, pero es probable que cualquier operación tenga como protagonista a un actor patrio, ya que resulta difícil imaginar que entre un nuevo operador extranjero.

A pesar de su tamaño tanto Euskaltel como Telecable y R cuentan con buenos resultados, creciendo en el mercado móvil gracias a la estrategia de captar las líneas de los clientes de fijo, y su precio puede no ser demasiado alto según para quien. Hagan sus apuestas.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir