Compartir
Publicidad
La estrategia de Motorola: de dos a seis gamas de teléfonos para cubrir todas las necesidades
Motorola

La estrategia de Motorola: de dos a seis gamas de teléfonos para cubrir todas las necesidades

Publicidad
Publicidad

Motorola ha pasado por muchas fases en el mercado de la telefonía móvil. Antes de la era smartphone era una de las marcas de más prestigio y que más vendían (como no recordar el V3 que a tanta gente enamoró con su extremada delgadez). El cambio que supuso la llegada de Android y los iPhones fue abrupto e impactó en la compañía, aunque supieron abrazar el sistema operativo de Google pronto, creando interesantes smartphones, que no impidió que perdiesen buena parte de su cuota de mercado a favor de Samsung o HTC.

Y tras menos de tres años en manos de Google, bajo cuyo seno nació la exitosa línea Moto G, Motorola acabó en manos de Lenovo, que ha decidido volver a explotar la iconica marca, dejando atrás esa de los Moto by Lenovo. Y la apuesta de los chinos por la marca americana es más fuerte que nunca, ya que tras la presentación del Moto X4 ya son 11 los smartphones Motorola presentados este año, y es probable que todavía veamos alguno más.

El primer Moto G inició una nueva era

Moto G original

La nueva era Motorola nació en 2013 con el primer Moto G. Hasta entonces la compañía había tenido exitosos smartphones Android (los primeros los lanzaron en 2009) pero Google decidió en septiembre de 2012 que Motorola debía abandonar hasta 30 mercados, en los que se incluía España. El cierre fue casi fugaz, porque a pesar de que las infraestructuras locales se habían desmontado los smartphones Motorola volvieron a estar disponibles de manera global a finales de 2013.

Aquel año Motorola sentó las bases de una nueva gama de teléfonos que a pesar de su contenido precio, unos 200 euros, podía ofrecer todo lo necesario para el usuario medio. El Moto G fue todo un superventas, no tenía rival por entonces, y el Moto X apareció para intentar repetir el éxito un peldaño por encima. Motorola abría dos gamas mientras mantenía los Droid para ciertos mercados.

El primer Moto G cosechó un éxito que Motorola no ha podido volver a repetir

En 2014 el número de nuevos smartphones Motorola Moto se quedó en tan solo tres, con el Moto G 4G, el Moto G de segunda generación y el nacimiento de los Moto E, que se situaban un peldaño por debajo, buscando a los usuarios de presupuestos más ajustados. En 2015 ya vimos como los lanzamientos crecían hasta sumar siete nuevos smartphones, con la renovación de las tres gamas existentes hasta entonces. Eso sí, Motorola cada vez lo tenía más complicado, ya que la competencia apretaba a su gama estrella, la Moto G.

Moto Z, la necesaria gama alta, con modularidad

El año pasado, en 2016, no solo vimos crecer el número de nuevos lanzamientos hasta nueve, también llegaron dos nuevas gamas, aunque una de ellas ha pasado bastante desapercibida. Mientras los Moto G y Moto E seguían renovándose, llegaba el Moto Z como referente, el buque insignia que hasta ese momento le faltaba a la marca y que llegaba con una apuesta diferente, por la modularidad. El Moto M, una apuesta intermedia entre los Moto G y Moto X, de momento no ha salido de Asia.

Ya en este 2017, hemos visto como la gama Moto G aumentaba hasta tener cuatro representantes, mientras que por debajo de la moto E (también renovada) nacían los Moto C. Los Moto Z también se han renovado, siguiendo con su apuesta por la modularidad, mientras que el Moto X4 llega para poner al día ese escalón grande que hay entre los Moto G y Moto Z.

La intención de Motorola con su creciente catálogo, que ha pasado de dos terminales en 2013 a 11 en los que llevamos de 2017 y de dos a seis gamas en estos cuatro años, parece clara: tener un móvil para cada tipo de usuario. Con precios que van desde los 99 euros del Moto C hasta los 799 euros del Moto Z2 Force, hay un Motorola para cada tipo de usuarios. Aunque también hay otros muchos smartphones.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio