Compartir
Publicidad

Palos para selfies, ¿qué modelo comprar?

Palos para selfies, ¿qué modelo comprar?
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Este verano habrá un elemento imprescindible más en nuestros bolso de playa. Y no será un gadget, pero los usaremos siempre en simbiosis con uno, en concreto nuestro teléfono móvil. Puede que aún os riáis al verlo o que desconfiéis de su utilidad y penséis que es una moda más, pero lo cierto es que los palos de selfie han venido para quedarse y que una vez se cruza uno en vuestras vidas veis que, a parte de su gracia, es realmente práctico.

Si hasta ahora has pasado sin que uno de estos simples artilugios caiga en tus manos pero la curiosidad empieza a picarte de manera considerable, puede que ya te decidas a ir mirando productos y precios. Por nuestra parte te recomendamos en primer lugar que revises todos los criterios a tener en cuenta para la compra, y agrupamos en esta lista los principales modelos para que elijáis el que más se adapta a vuestras exigencias.

Si el precio es lo (único) importante: Tarion Pod Monopod

Según de qué generación seáis recordaréis más o menos aquellas antenas extensibles (y algo endebles) en coches, teléfonos inalámbricos o radios. Bien, el Tarion Pod Monopod viene a ser el equivalente de estas antenas hecho stick, la mínima expresión de palo de selfies, y por eso sólo te costará 6,99 euros. Éstas son sus características:

  • Materiales: mango de plástico o silicona y parte extensible de metal.
  • Peso: 200 gramos.
  • Extensión: hasta 1,2 metros.
  • Cabezal: es el típico que solemos encontrar en trípodes económicos (sostiene por presión) y pueden acoplarse teléfonos de hasta 8,5 centímetros de ancho.
  • Disparador remoto por cable: se conecta al jack de audio.
  • Compatibilidad: dispositivos iOS y Android.
  • Disponible en naranja (mango de plástico) azul o rojo (estos dos con mango de silicona).
  • Este stick está disponible en Amazon [] (no tiene opción de Premium). Aunque no se especifica el aguante, obviamente con ese precio no podemos esperar que soporte el peso de los terminales más grandes, así que si apreciáis vuestro terminal, no queréis asumir riesgos y el precio no es vuestra prioridad puede que os interese seguir mirando.

    Los más ligeros

    Con 186 gramos el Rollei Selfie Stick se lleva la pole de los palos menos pesados, construido en aluminio y midiendo 30,5 centímetros plegado. Eso sí, no es el que más se extiende, quedándose en 94,5 centímetros. En este caso se conecta por bluetooth al teléfono y su batería (que, según el fabricante, se carga en una hora y dura aproximadamente un día) se recarga por USB.

    Rollei Selfie Stick

    El enganche permite acoplar teléfonos o cámaras de hasta 500 gramos, y es compatible con terminales Android e iOS. No es tan asequible como el anterior, en parte por estar hecho con materiales de más calidad (siendo, por tanto, más robusto), y lo encontramos por 49,99 euros (más envío) en su web oficial. Podemos elegir entre negro, azul, naranja o verde e incluye una cinta y un arnés.

    Una alternativa económica al Rollei Stick y que se mantiene en peso es el Leapcama Selfie Stick. En este caso está hecho con fibra de carbono y pesa 190 gramos. También funciona mediante bluetooth teniendo los botones de control integrados (encendido, ajuste focal para Android y disparo). La batería tarda una hora y media en cargarse y aguanta unas 40 horas con uso exigente y 6 días en reposo.

    Leapcama

    Se alarga hasta 1 metro (24 centímetros plegado) y puede encajar terminales de entre 40 y 70 milímetros de anchura (el fabricante indica que soporta hasta 3,5 kilogramos de carga). Incluye varios accesorios como trípodes (uno de ellos de bolsillo), y aunque puede adquirirse en su web oficial, lo encontraréis a menor precio en Amazon por unos 26 euros.

    Si buscas algo como el Leapcama Selfie pero necesitas acoplar también tu cámara (tornillo de ¼ pulgada), tienes el Wolder miStick ALU PRO como alternativa, también con sus 190 gramos de peso. En este caso se alarga un poco más, llegando a los 114 centímetros, y también funciona por bluetooth, aunque con un mando a parte. El soporte para móviles engancha terminales de hasta 75 milímetros de ancho. Fabricado en aluminio y plástico, está disponible por 34,90 euros e incluye un pequeño trípode.

    Wolder Selfie Stick

    Para los seres de la arena y el agua salada

    Como os decíamos al principio, este objeto será otro must en nuestro capazo playero, pero no todos se construyen con resistentes al agua salada. Tendremos que optar, por ejemplo, por el Quik Pod (el palo de selfie genuino), que además hace las veces de trípode, y sirve tanto para teléfonos como para cámaras GoPro, aunque tendremos que tener en cuenta que es parco en funciones con respecto a otros:

  • No incluye ni disparador ni controles por bluetooth.
  • Es ligero (110 gramos) pero sólo se estira hasta 74,9 centímetros)
  • Resiste salpicaduras, pero no es waterproof
  • A favor: es robusto y soporta gadgets de hasta 454 gramos
  • Disponible por 29,95 euros
  • Quik Pod

    Casi con el doble de extensión (hasta unos 134 centímetros) la alternativa al Quik Pod es el DigiPower TP-QPXT. Comparte robustez y resistencia al agua con el anterior, pero desafortunadamente también lo de no incluir el disparador remoto, si bien incluye un set de accesorios para llevarlo y enganchar tanto una cámara GoPro como un smartphone. En este caso sí es waterproof, y aunque su coste es de 69,99 dólares (unos 62 euros) lo podemos encontrar en Amazon a mejor precio.

    Digipower Stick

    Para los de autorretrato nivel pro

    Si en vuestro perfil de usuario entra sí o sí una GoPro y vuestras selfies van a ser en todo tipo de escenarios, es mejor que optéis por alguno de los que os proponemos a continuación. Son sticks más robustos, alguno impermeable, con disparador remoto e incluyen los enganches para que alternes entre los dos dispositivos.

    Una opción es la “versión pro” del Leapcama Stick que veíamos anteriormente, en este caso fabricado en aluminio y con un peso de 200 gramos. Aguanta hasta 2,5 kilogramos y se prolonga hasta 123 centímetros (43,5 plegado). Es impermeable y el mango está hecho con goma antideslizante. Los controles se realizan desde un mando que puede acoplarse al palo o utilizarse por separado.

    Es compatible para smartphones Android, iOS y BlackBerry (el enganche es universal, por presión) e incluye un accesorio para acoplar cámaras compactas y GoPro. Además, dispone de una rosca de ¼ pulgada para poder acoplar el stick a un trípode. Lo encontramos en su web por el bajísimo precio de 7,5 euros (más envío) en su web.

    Algo más económico resulta el XCSOURCE Profesional, un stick robusto de 280 gramos de peso también con mango antideslizante y de aluminio, aunque en este caso sólo llega a 81 centímetros de extensión (46 centímetros plegado). Tiene el anclaje de tipo mariposa y es compatible con dispositivos iOS y Android (pero no incluye el disparador remoto). Lo podemos comprar en la web oficial por unos 19 euros pero lo podemos encontrar por 15,99 euros en Amazon.

    Incluimos a modo de apunte a colación de las GoPro el 3-Way, un stick que por desgracia sólo servirá para estas cámaras y no para smartphones, pero cuyas características os pueden resultar interesantes si no os importa invertir exclusivamente para este gadget. Se trata de un brazo articulado, robusto y waterproof, aunque es algo más corto en extensión (50,8 centimetros). Otra pega es el precio, dado que sube a los 73,99 euros.

    3-Way

    El último de este grupo de sticks es el Polaroid Monopod. Si bien tampoco incluye el disparador remoto y hay que tirar de temporizadores de cámaras (porque es sólo compatible para éstas), la propuesta de la entrañable Polaroid es adjuntar una especie de retrovisor para que visualicemos en la medida de lo posible el resultado de la instantánea (esto es algo de vital importancia para algunos usuarios, reconozcámoslo).

    Como indicábamos, por nuestra parte correrá el conseguir y acoplar un enganche para smartphones porque el palo está diseñado sólo para cámaras (ya sean compactas o GoPro), así como si queremos algún disparador remoto, aunque ambos productos son muy económicos y se encuentran fácilmente en cualquier web de compra on-line. El Polaroid Monopod se encuentra por 21,99 euros en Amazon.

    Bonus: el Belfie Stick

    Las apariencias engañan y a las bromas no son tal. La máxima expresión del narcisismo en cuanto a palos de selfie se refiere viene con el Belfie Stick, un palo diseñado para que hagamos las mejores tomas de nuestras posaderas, del que os hablamos hace unos meses. Compatible con iOS, Android y Windows Phone, de momento sólo podréis hacer la pre-reserva. Se espera que vuelva a haber disponibilidad para finales de este año y rondará los 79,99 dólares (unos 70 euros), convirtiéndolo en uno de los palos menos asequibles.

    Belfie Stick

    En Xataka | Palo para selfies: definitivamente a favor
    En Xataka Móvil | Guía para comprar un palo de selfie

    Temas
    Publicidad
    Comentarios cerrados
    Publicidad
    Publicidad
    Inicio