Compartir
Publicidad
Publicidad
Cómo conectar un smartphone (y una tableta) a un televisor
Multimedia

Cómo conectar un smartphone (y una tableta) a un televisor

Publicidad
Publicidad

Los teléfonos móviles se han convertido en potentes centros multimedia capaces de reproducir multitud de formatos de imagen y sonido, de navegar por Internet y acceder a infinidad de servicios de ocio online. Sin embargo, sus reducidas pantallas hacen difícil poder disfrutar de estos contenidos con la máxima calidad audiovisual, de ahí que muchas veces resulte interesante conectarlos a otras de más pulgadas.

¿Es muy complicado ver el contenido del smartphone en un televisor de gran formato? Pues no. Afortunadamente la tecnología ha simplificado mucho esta tarea en los últimos años, dándonos múltiples opciones, tanto cableadas como inalámbricas que nos facilitan compartir contenidos en una tele, sea esta smartTV o convencional.

La opción más directa: un cable HDMI

Mhl 650 1200

La opción más sencilla y directa pasa por conectar el teléfono a través de un cable a uno de los puertos HDMI del televisor. Pero ¿cómo lo hago si mi smartphone no tiene una toma HDMI? Tranquilos que es lo más normal del mundo. Aunque algunas tabletas sí vienen con este tipo de salidas de serie (en formato mini o micro), en los móviles no suele ser habitual.

No obstante, se suele dar la opción de adquirir algún tipo de adaptador externo (por ejemplo en el caso de Apple para pasar de Lightning a HDMI), aunque lo más habitual en móviles de los últimos años es que tengan un puerto compatible con el estándar MHL, o lo que es lo mismo, con el Mobile High-definition Link.

Se trata de un tipo de conexión surgido en 2010 que permite transmitir vídeo con calidad 1080p sin comprimir (sonido a 192 kHz y 7.1) desde teléfonos y tabletas a pantallas y equipos de vídeo (por ejemplo proyectores) más grandes utilizando solo 5 pines. La conexión MHL permite recargar el móvil conectado proporcionando 5 voltios y 500 mA al mismo tiempo que se realiza la transmisión de vídeo y audio, así como usar el mando a distancia del televisor para controlar las funciones del teléfono.

Mhl

Como vemos, es la opción más directa. Solo hay que enchufar el cable en el móvil y en la tele (en un puerto compatible con MHL) y como mucho activar la opción de pantalla externa en el terminal seleccionando además la entrada de vídeo que corresponda en el televisor si no se activa automáticamente. Es importante asegurarnos de que el móvil es compatible y sobre todo de elegir un cable de calidad para evitar posteriores problemas de interferencias y cortes en la imagen o sonido.

¿El principal inconveniente de esta forma de conexión? Pues que al utilizar un cable estamos limitados con su longitud y probablemente tengamos que andar levantándonos del sofá para hacer cualquier cosa con el teléfono.

Estándares inalámbricos

Redes Dlna Portada 750x400

La siguiente gran opción para ver el móvil en pantalla grande pasa por utilizar alguno de los estándares inalámbricos que están disponibles en el mercado e implementados tanto en los teléfonos como en los televisores y otros equipos multimedia domésticos. Los tres más utilizados y extendidos son: DLNA, Miracast y Airplay, cada uno con sus particularidades, ventajas e inconvenientes.

  • DLNA:

Las siglas DLNA son la abreviatura de Digital Living Network Alliance, un estándar al que están suscritas más de 250 empresas de tecnología y cuya misión es poder compartir contenidos en red desde cualquier dispositivo, sin importar la marca o modelo. Los equipos compatibles pueden ser de todo tipo, incluyendo routers, televisores, discos duros, teléfonos móviles, ordenadores, etc., aunque necesitan estar conectados a una red local por WiFi o Ethernet.

En general hay tres tipos básicos de equipos con diferentes roles dentro de una red DLNA: un servidor en el que alojar los archivos multimedia (un disco duro de red, un ordenador, o el propio móvil etc.), un reproductor que reproducirá los contenidos (en nuestro caso el teléfono) y un renderizador (una pantalla o equipo de sonido). Al estar todos ellos dentro de la misma red, la detección debería ser automática (o casi) y solo hay que seccionar en el terminal por qué dispositivo queremos reproducir el archivo de vídeo o de sonido.

  • Miracast:

DLNA está muy bien para reproducir vídeos en la tele y escuchar la música del móvil en un equipo estéreo o una barra de sonido. Sin embargo, si lo que queremos es visualizar todo el escritorio del teléfono en la pantalla grande, tal cual lo vemos en nuestro móvil, entonces la opción más recomendable pasa por el estándar Miracast.

Miracast es un protocolo que permite mandar vía un enlace WiFi Direct la pantalla del dispositivo móvil en tiempo real a un televisor o monitor compatible. Surgió con Android 4.2 y para que funcione necesitamos que el móvil o tableta ofrezca esta posibilidad y que la TV tenga WiFi y sea compatible.

Permite transmitir inalámbricamente contenido de audio y vídeo con calidad hasta FullHD y audio 5.1 a una TV o proyector compatible que servirá de pantalla clonada de nuestro dispositivo móvil. Aunque el nombre genérico de la tecnología es Miracast, las compañías lo suelen camuflar bajo otros nombres, como por ejemplo Samsung y su AllShare Cast.

  • Airplay:

A pesar de que tecnologías como DLNA llevaban ya un tiempo en el mercado, en 2010 Apple sorprendía lanzando su propia versión de un protocolo similar que servía para hacer prácticamente lo mismo pero que sería incompatible con el resto. Fue bautizado como AirPlay y llegaba de la mano del sistema operativo iOS 4.2.

Bigscreen Large Airplay

AirPlay permite enviar desde el teléfono cualquier contenido multimedia que tengamos almacenado, tanto música como vídeos. Además, también se envía información sobre lo que estamos reproduciendo: títulos de canciones, artistas, álbumes, tiempo transcurrido y restante, etc. El problema es que no es un estándar que haya tenido mucha acogida entre los fabricantes de televisores (sí entre algunos de equipos de sonido), por lo que para sacarle partido necesitamos contar con algún dispositivo extra que nos haga de intermediario, como veremos en el siguiente apartado.

Centros multimedia, sticks HDMI y otros dispositivos

Los nuevos modelos de televisores inteligentes suelen venir de serie con alguno o varios de los estándares anteriormente comentados, permitiendo seleccionar desde el móvil la opción correspondiente para compartir la pantalla o los contenidos sin tener que hacer mucho más.

Sin embargo, si tenemos una tele algo más antigua y queremos compartir contenidos de forma inalámbrica, probablemente necesitemos hacernos con un reproductor externo que actúe como intermediario. En el mercado podemos encontrar multitud de dispositivos diseñados para este fin, cada uno con sus ventajas e inconvenientes. Algunos de los más populares son lo siguientes:

  • Chromecast: El dispositivo más popular de Google que recientemente ha alcanzado la versión 2 ofreciendo un renovado diseño, un nuevo procesador más potente y una configuración de tres antenas para WiFi AC de doble banda. Permite hacer screen mirroring directo desde terminales Android compatibles pudiendo disfrutar de los juegos y aplicaciones del teléfono en pantalla grande.
Chromecast 650 1200

Además, en una de sus últimas actualizaciones se ha añadido la función AllCast a la iTunes store, con lo que también es posible transmitir hasta un Chromecast contenidos almacenados en un iPhone e iPad, así como compartir archivos desde servicios como Dropbox y Google Drive.

  • Apple TV: Indispensable para sacar el máximo partido a nuestro móvil o tableta iOS a la hora de conectarla al televisor ya sea reproduciendo contenidos sueltos o viendo el escritorio en pantalla grande. La última versión realiza una búsqueda de contenidos en todos los servicios disponibles (iTunes, HBO, Showtime, Hulu ...) y nos los presenta independientemente de dónde procedan. Si vivimos dentro del Universo Apple, es un dispositivo que no puede faltar en el salón.
Apple Tv650 1200
  • Amazon Fire TV: Compatible con señales de vídeo 4K y pensado para llevar los juegos hasta la tele, si tenemos un terminal Android 4.2 o superior podremos ver su pantalla directamente en la tele gracias a Miracast.

  • Roku: Otro interesante set-top box que en su última versión introduce conectividad WiFi AC y posibilidad de ver vídeos 4K y hacer screen mirroring en teléfonos Android y Windows Phone.

Roku 1366 2000
  • Sticks HDMI y otros dispositivos: En los últimos dos años también han proliferado los sticks HDMI pensados para ayudarnos a enlazar el móvil con el televisor de gran formato del salón. Suelen ser más baratos que los set-top boxes, aunque también tienen menos potencia y opciones más limitadas. No obstante, son una buena opción para dotar de funcionalidades DLNA y Miracast a un televisor que se ha quedado anticuado.

    ¿Algún dispositivo en concreto? Pues hay muchos, ya que multitud de marcas están implementando este tipo de funcionalidades en sus equipos. Por ejemplo tenemos desde sticks como el Miracast Video Adapter de Belkin, el Lenovo Cast, incluso hay reproductores de Blu-ray que nos ofrecen esta función.

Un mar casi infinito de aplicaciones

Chromecast Unnamed2

Ya hemos visto las opciones más comunes para ver contenidos del móvil en nuestro querido televisor. Sin embargo, nos falta un pequeño detalle para dejarlo todo funcionando: excepto en algunos casos concretos de equipos de la misma marca, tenemos que instalar alguna aplicación en el teléfono que nos permita controlar el proceso.

Aquí las opciones son casi infinitas, ya que por cada dispositivo tendremos una o varias aplicaciones disponibles y además existen en las tiendas de cada plataforma apps de terceros que nos permiten enviar contenidos y replicar el escritorio del móvil si contamos con terminales compatibles. Es decir, tenemos básicamente por un lado las aplicaciones del set-top box, el stick, el smart TV o el dispositivo que utilicemos y por otra las apps genéricas que funcionan con cualquier terminal compatible con Miracast y/o DLNA.

Las primeras suelen ser mucho más concretas y pensadas para las funcionalidades específicas de nuestros equipos. Es el caso, por ejemplo, de la app de Chromecast o de los sistemas integrados de Samsung para sus televisores y smartphones, que se autodetectan y sincronizan prácticamente sin intervención del usuario siempre que sean compatibles con Smart View.

En el segundo grupo tenemos las aplicaciones genéricas, creadas por terceros desarrolladores y pensadas para ser compatibles con una mayor gama de terminales móviles, aunque a veces adolecen de una mayor dificultad de configuración y/o son de pago. ¿Algún ejemplo? Pues muchos. Una de las más populares es iMediaShare, multiplataforma (iOS y Android) y soporta una gran variedad de marcas y modelos de móviles y televisores (Samsung, LG, Sony Bravia, Philips, Panasonic, Toshiba, Sony PlayStation, Xbox, Apple TV, WD TV Live, etc.)

También tenemos otras muchas opciones como My nScreen que además de compartir contenidos permite funcionar como mando a distancia, AllConnect - Play & Stream, TCL nScreen Pro o AllCast. ¿Cuál es mejor? Bueno, eso ya va un poco en gustos, ya que en teoría todas están diseñadas para hacer lo mismo pero cada una tiene sus particularidades.

¿Todavía necesitas más información? Pues echa un vistazo a los siguientes artículos en los que hemos tratado todos estos temas con anterioridad:

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos