Publicidad

Los Google Pixel 4 dicen adiós al lector de huellas y la seguridad queda en manos del reconocimiento facial

Los Google Pixel 4 dicen adiós al lector de huellas y la seguridad queda en manos del reconocimiento facial
12 comentarios

Publicidad

Publicidad

La presentación de los Pixel se ha convertido, por méritos propios, en una de las más importantes del ecosistema móvil. Tal vez los teléfonos de Google no rivalicen en ventas con los de su competencia, al menos por ahora, pero suelen marcar el camino a seguir en diversos aspectos, como el de las actualizaciones y, por supuesto, en el de la fotografía.

Pero hoy, con la llegada de los Pixel 4, ha habido un detalle que Google no ha mencionado y que puede indicar que el mercado cambiará pronto. Los Pixel han tenido lector de huellas desde su primera generación y en ésta tocaba que se moviesen de la espalda a la pantalla. Pero no lo han hecho, en lugar de moverse han desaparecido. Google ahora lo confía todo al reconocimiento facial.

Reconocimiento facial ¿sin hardware?

Motion Sense

Esta ausencia del lector de huellas para primar el reconocimiento facial sólo la habíamos visto en Android en gamas muy económicas y por una cuestión de costes. Hablando de gamas medias y altas, el camino había sido el lógico dado el avance de la tecnología de reconocimiento de huellas. Los modelos han ido llevando sus lectores a la trasera de las pantallas, bien optando por soluciones ópticas o por soluciones de ultrasonidos.

Todos los gigantes en Android, sin excepción, han ido apostando por pantallas OLED y por lectores de huellas tras las mismas en sus últimas generaciones. Hasta Google. Hemos usado "en Android" de forma consciente pues hay otro gran fabricante que prescindió hace relativamente poco de los lectores de huellas. Fue Apple y dio el salto con la llegada del iPhone X del pasado año.

Google es el primer gran fabricante Android en borrar el lector de huellas de la configuración de un tope de gama

El equipo de Apple colocó FaceID en el frontal de su iPhone X, una tecnología de reconocimiento facial mediante la combinación de software y hardware que hizo que TouchID desapareciese para siempre. Ahora Google ha tomado el mismo camino y ha borrado el lector de huellas del diseño de sus nuevos Pixel 4. Ahora la biometría de los Pixel depende única y exclusivamente del reconocimiento facial.

Desconocemos si Google empleará su nuevo Motion Sense en alguno de los procesos de reconocimiento facial de los Google Pixel 4, o si lo confiará todo única y exclusivamente a sus algoritmos de inteligencia artificial que operan junto con su cámara frontal. Pero el hecho es que se acabó poner el dedo sobre el Pixel 4 para que nos reconozca. Nuestro rostro es nuestro nuevo pasaporte, también para los pagos móviles.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir