Compartir
Publicidad
Publicidad

ZTE Axon M en tres claves: el móvil que quiere marcar el camino de la industria

ZTE Axon M en tres claves: el móvil que quiere marcar el camino de la industria
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

ZTE parece querer ir por libre en el mercado mundial de los smartphones. Todavía no se ha sumado a la tendencia de eliminar casi por completo de la frontal de los móviles los marcos y cuando los conceptos que hemos visto hasta ahora de pantallas flexibles eran finas pantallas que incluso se podrían enrollar y meter al bolsillo, nos presentan el ZTE Axon M, un móvil más que flexible plegable, de dos pantallas.

Ese es el camino que cree la marca china que debería recorrer el mercado, móviles con dos pantalla que al ser desplegadas pueden alcanzar el tamaño de un tablet. Una idea cuanto menos original, aunque ya vimos algún teléfono con ese concepto hace años, que viene acompañada por un hardware de gama alta. Conozcamos los detalles de este ZTE Axon M en tres claves.

Ficha técnica del ZTE Axon M

ZTE Axon M

Pantalla

5,2 pulgadas FullHD (426 ppp)
Cristal 2.5D
Protección Gorilla Glass 5

Procesador

Qualcomm Snapdragon 821 (4 núcleos x 2,15 GHz)
GPU Adreno 530

RAM

4 GB

Memoria interna

64GB más microSD de hasta 256GB

Cámara

20 megapíxeles
f/1.8, PDAF, doble flash LED
Vídeo: 4K a 30 fps, 720p a 240 fps

Sistema operativo

Android 7.1.2 Nougat

Batería

3.180 mAh
QuickCharge 3.0

Otros

Wi-Fi ac
Bluetooth 4.2
USB tipo C
Jack audio 3,5 mm

Dimensiones y peso

150,8 x 71,6 x 12,1 milímetros
230 gramos

Precio

¿?

La doble pantalla y sus usos

Modos de uso del ZTE Axon M

Sin ninguna duda, la primera clave que hemos de tratar a la hora de hablar del ZTE Axon M es su doble pantalla. La idea que quiere transmitir o potenciar la marca es que nos ofrecen un dos en uno: una tablet (por tamaño de pantalla) cuando el móvil está desplegado y un móvil al plegarlo, aunque su grosor, superior al centímetro, nos hará sentir algo más que un móvil al uso en el bolsillo.

¿Y para qué podemos querer dos pantallas? ZTE ha transmitido cuatro usos posibles, cada uno con su modo:

  • Modo dual: un modo en el que podemos tener una aplicación en cada pantalla funcionando simultáneamente, para por ejemplo ver una serie en una y atender al correo en otra.
  • Modo extendido: se usan las dos pantallas para una sola aplicación, con una imagen que cubriría toda la superficie, de 6,7 pulgadas.
  • Modo espejo: las dos pantallas reproducen el mismo contenido, para que un grupo grande (imaginamos por ejemplo ponerlo en una mesa con cada pantalla mirando para un lado) pueda ver a la vez.
  • Modo tradicional: plegado, para usarlo como si de un móvil normal se tratase.
Modo espejo

Los modos que se ofrecen pueden resultar útiles en ciertas circunstancias, aunque nos quedamos (de momento) con la duda de cómo se aprovecharán las pantallas en el modo extendido, por la necesidad de adaptar las aplicaciones a una resolución o relación de aspecto tan extraña. Además la mayor duda es, ¿tanto necesitamos esos modos como para sacrificar algo tan crítico como el grosor del móvil? No parece que vaya a ser el más cómodo de llevar encima.

Una sola cámara, porque la puedes girar

Cámara ZTE Axon M

Si la pantalla que tiene la cámara puede cambiar de posición sin que la perdamos de vista... ¿para qué poner dos cámaras? Eso han pensado en ZTE, optando por poner una buena, en apariencia al menos, cámara principal que hace las veces de cámara frontal, una idea que nos recuerda a modelos del pasado, como el Oppo N1 (aunque en su caso lo único que giraba era la cámara).

La apuesta por una única cámara, que se puede usar perfectamente para selfies, es arriesgada pero puede salir bien

Ojo que la decisión de ZTE puede ser acertada, aunque habrá que ver cómo de cómodo es manejarse con esa cámara frontal en una posición a la que no estamos acostumbrados. La cámara cuenta con 20 megapíxeles, apertura f/1.8, PDAF, doble flash LED y además permite grabar vídeo en 4K a 30 frames por segundo y a cámara lenta, 720p a 240 frames por segundo. Nos podremos apoyar también en múltiples modos automáticos para distintas escenas así que lo dicho, una idea diferente pero que puede salir muy bien.

¿Un Snapdragon 821 a estas alturas?

El ZTE Axon M es sin ninguna duda un smartphone de gama alta, que igual no compite directamente contra los mejores clásicos porque su idea es distinta, y para ello cuenta con especificaciones a la altura, como la mencionada cámara, cuatro gigas de memoria RAM o 64 GB de memoria interna. Lo que nos ha llamado la atención es que se cuente con el Snapdragon 821, un procesador de gama alta de 2016, para un smartphone que llegará a las tiendas a finales de 2017.

No es un mal procesador el Snapdragon 821, pero a estas alturas se ha quedado algo "viejo" ya

Ya se cuestionó en parte que LG lo usase en su G6 cuando sus rivales directos estaban anunciando móviles con el Snapdragon 835, por lo que más se va a cuestionar está decisión más de medio año después. Llamativo aunque no tiene porqué suponer una losa, porque el Snapdragon 821 sigue siendo un gran procesador, pero quedará sobre la mesa la duda de si será suficiente para la multitarea que plantea ZTE con las dos pantallas.

Versiones y precios del ZTE Axon M

Zte Axon M

El ZTE Axon M llegará primero a Estados Unidos gracias a un acuerdo exclusivo con la operadora AT&T. Posteriormente pondrá rumbo a Japón y China, mientras que a Europa no llegará hasta 2018 y parece que no será lanzado en Latinoamerica. Del precio tampoco hemos podido conocer detalles, aunque lo esperamos por encima de los 600 euros.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos